Energía

Acciona Energía inicia la construcción del mayor complejo eólico de Australia

  • La previsión es completar la construcción del complejo en 2024

Acciona Energía ha iniciado la construcción del complejo eólico MacIntyre, el mayor de Australia, con una capacidad total de 1.026 megavatios y una inversión asociada de 2.000 millones de dólares australianos, lo que supone 1.300 millones de euros.

El complejo eólico está compuesto por dos parques: MacIntyre, de 923 MW, siendo propiedad de Acciona Energía al 70% y de Ark Energy al 30% y en el que han comenzado ya las obras; y Karara, propiedad de la utility pública de Queensland, CleanCo, que será también la encargada de su operación.

Según ha informado la compañía, los parques contarán con 180 turbinas Nordex Delta 4000 de 5,7 MW, la última generación de aerogeneradores lanzada por el fabricante alemán participado por Acciona. De esta forma, Acciona Energía se encargará de la operación del parque eólico MacIntyre, que será su mayor instalación en el mundo y que le permitirá triplicar la capacidad de producción renovable de la compañía en Australia.

Aceleración del proyecto

La previsión es completar la construcción del complejo en 2024, gracias a un plan de aceleración del proyecto en marcha que permita recuperar el retraso provocado por la pandemia de coronavirus y las dificultades de suministro asociadas.

El complejo MacIntyre generará electricidad renovable para suministrar energía limpia a 700.000 hogares australianos y evitará la emisión de tres millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) al año, contribuyendo así a los objetivos de descarbonización de Queensland.

Además, Acciona Energía tiene en desarrollo en este estado una gran planta fotovoltaica en Aldoga, y ha alcanzado un acuerdo con Stanwell para suministrar electricidad renovable procedente de esta instalación a su planta de producción de hidrógeno verde.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.