Energía

Aluvión bursátil de empresas de renovables en España

El salto al parqué bursátil de algunas compañías españolas con intereses en renovables está cada vez más cerca. El negocio de las energías limpias exige un gran desembolso de capital y las empresas quieren conseguir fondos para afrontar sus planes de crecimiento y, así, aprovechar el gran interés de los inversores por reforzar sus posiciones en los negocios relacionados con la energía verde o la comercialización de electricidad. Ya está disponible la nueva edición de elEconomista Energía

Acciona es una de ellas. La compañía anunciaba el pasado febrero las líneas maestras de la salida a bolsa de más del 25% de su negocio de renovables este año, con la intención de duplicar su actual potencia verde en 2025 y alcanzar 20 GW. Su participación del 33,6% en el fabricante de aerogeneradores Nordex, no formará parte de la nueva cotizada.

La empresa repartirá dividendos de acuerdo con la práctica del mercado y usará los fondos obtenidos con la salida a bolsa para sanear su balance. La energética, cuya oferta se dirigirá fundamentalmente a inversores institucionales, ha contratado a Uría Menéndez y Davis Polk para dar este paso. La nueva filial se financiará en los mercados de capitales de forma independiente, con la intención de mantener una posición mayoritaria a medio plazo.

Capital Energy, principal ganador de la subasta de renovables celebrada el pasado enero donde se hizo con 620 MW eólicos, ha dado el primer paso para su salida a Bolsa transformándose en sociedad anónima. La compañía, que cuenta con una cartera de proyectos renovables en España y Portugal que ronda los 38 GW de potencia, ha contratado a Goldman Sachs y UBS para llevar a cabo su salto al mercado y facilitar la financiación de su plan de crecimiento hasta 2030.

Capital Energy busca fórmulas para convertirse en el primer operador 100% renovable verticalmente integrado de la Península Ibérica. Hace una semana, la compañía propiedad de Jesús Martín Buezas emitía un bono de 50 millones suscrito por el inversor francés Eiffel Investment Group. Gracias a esta operación, la compañía ha obtenido recursos para seguir impulsando la puesta en marcha de cinco instalaciones en España -cuatro eólicas y una solar-, que suman cerca de 170 MW de potencia.

Opdenergy podría ser la primera

Opdenergy también se prepara para intentar dar el salto. Podría ser en abril cuando la empresa, que actualmente está ejecutando un ambicioso plan de crecimiento para posicionarse globalmente como Productor Independiente de Energía, coloque en el parqué más del 25% de su capital. Para ello, ha contratado a Santander, Citi y Rothschild. La firma, que cuenta con 350 MW propios en operación y construcción y el objetivo de alcanzar los 4,5 GW en 2023, daba un paso previo el pasado febrero, cuando la Junta de Accionistas aprobó su transformación en sociedad anónima.

Repsol es otra de las compañías españolas que está valorando la posibilidad de sacar a bolsa su negocio de renovables. La energética ha contratado los servicios de JP Morgan, LinkLaters, Freshfields y Uría Menéndez para enfilar esta salida, pero la operación aún no está decidida, ya que también baraja como opción dar entrada a algún socio o inversor para crecer en el negocio de renovables.

Repsol entró con fuerza en renovables en noviembre de 2018 tras adquirir activos de Viesgo. Desde entonces, ha ido incrementando su cartera con nuevas compras y ha puesto la generación limpia entre sus prioridades, a fin de alcanzar los 15 GW conectados en 2030. En 2020 ponía en desarrollo 6 proyectos renovables en el país y, para este 2021, la compañía aumentará un 13% su inversión en renovables. En su apuesta por la descarbonización, la compañía también ha acelerado su inversión en movilidad eléctrica, biocombustibles avanzados, captura y uso del CO2 para crear combustibles sintéticos, y ha puesto el foco en el hidrógeno renovable.

En diciembre de 2020, EiDF Solar anunciaba su inminente salida al BME Growth. Casi cuatro meses después, la compañía que dirige Fernando Romero ha finalizado el plazo de suscripción para la ampliación de capital, cifrada en 12 millones de euros, y se encuentra inmersa en proceso administrativo y documental requerido para su salida al MAB (escriturar la ampliación de capital e inscripción en el Registro Mercantil). La valoración de la compañía ronda los 60-70 millones. La previsión es que el proceso e incorporación oficial al BME Growth y las acciones estén cotizando en un plazo de dos meses desde el cierre de la ampliación.

Factorenergia y Ecoener también están en las quinielas. La primera, que trabaja en el desarrollo de su Plan Estratégico para crecer exponencialmente en los próximos cinco años, está evaluando distintas alternativas a medio y corto plazo, una de las cuales podría ser su salida a bolsa. La segunda, también podría estar valorando esta opción para crecer. En septiembre de 2020, la compañía española generadora de energías renovables emitió un bono verde mixto por importe de 130 millones, destinados a financiar proyectos hidráulicos y eólicos en Canarias y Galicia. Ecoener podría haber contratado a Société Générale para hacer su debut en bolsa. Greenalia, por su parte, dará el salto al continuo en 2022.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.