Empresas y finanzas

Renfe quita la cafetería y el 'business' de cinco AVEs para lanzar el bajo coste

  • Ordena a Talgo remodelar los trenes S112 para elevar hasta un 12% la capacidad
Madridicon-related

Renfe ha dado el primer paso para lanzar su servicio de bajo coste antes de que se liberalice el transporte ferroviario de pasajeros y el gigante francés SNCF entre en nuestro país a competir con su low cost Ouigo. A la espera de que lleguen a finales de 2020 los primeros Avriles de gran capacidad, el operador presidido por Isaías Taboas ha encargado a Talgo transformar hasta cinco trenes de alta velocidad de la serie S112 en convoyes "mono-clase" (todo turista) para que puedan realizar a partir de abril del año que viene los primeros servicios de bajo coste entre, previsiblemente, Madrid y Barcelona, la ruta más atractiva de la red española. Así, el primer tren remodelado, que actualmente cubre las rutas Madrid- León, Madrid-Valladolid, Huesca o Málaga por Ciudad Real, se entregará en marzo de 2020 y el último en julio de ese mismo año.

En concreto, el fabricante español tendrá que convertir los tres vagones de la clase business de cada tren en coches turista con una composición de las butacas 2+2 y dos mesas de tertulia en el centro del habitáculo. A su vez, se desmontarán las cocinas y los gallyes, donde trabaja el personal de atención a bordo, puesto que no se darán comidas ni se venderán alimentos por los asientos y por lo tanto no será necesario tener el mismo número de trabajadores a bordo, lo que reducirá los costes operativos.

El objetivo es aumentar la capacidad de cada convoy de alta velocidad en un 12% hasta las 408 plazas (43 más). Talgo también tendrá que desmontar la cafetería de cada tren y crear un sala diáfana donde se colocarán cuatro maquinas de vending, papeleras, enchufes y zonas para guardar las maletas tipo trolley. En este punto, hay que recordar que la anterior presidencia de Renfe puso sobre la mesa empezar a cobrar por llevar maletas y otra serie de servicios, como elegir los asientos, tal y como actualmente hacen las aerolíneas de bajo coste en todo el mundo.

"El tren mono-clase es un nuevo concepto de tren que optimiza el producto de alta velocidad para adaptarse a nuevas exigencias del mercado: inmediatez, personalización, servicios y pagar exclusivamente por los atributos que necesita. Estará diseñado para responder a la demanda de servicios más personalizados para los jóvenes y las familias que aún viajan en coche", explica la compañía ferroviaria en una clara referencia al nuevo servicio de bajo coste que tiene previsto lanzar para hacer frente a la entrada de competidores en el mercado y aumentar la base de clientes en la alta velocidad, que en los cuatro primeros meses del año ha transportado 7,03 millones de pasajeros, un 4% más que en el mismo periodo de 2018.

El Consejo de Administración de Renfe ha aprobado la entrada de la compañía en la alta velocidad en Francia

Así, el contrato también incluye pintar los vagones con los colores de la marca bajo la que se englobará el servicio de bajo coste, vinililar los coches con el nombre y logo de la misma y cambiar las fundas de las butacas por unas de piel (cuero), que también tendrán una disposición distinta. La mesa de tertulia se pondrá en la zona central y desde ahí las butacas estarán enfrentadas una mitad con otra.

El concepto de tren 'mono-clase' se adapta a las nuevas exigencias del mercado

Además de aumentar la capacidad y reducir los costes de personal, Renfe quiere incrementar el número de horas que usa el material rodante para reducir los costes unitarios. No en vano, OUIgo asegura que uno de los secretos de sus precios tan bajos es que usan los trenes Alstom unas 13 horas al día y que tienen una gran capacidad (los vagones tienen dos plantas) . "El 65% de los clientes de OUIgo pagan menos de 25 euros por trayecto", sentenció la directora general de la filial de viajeros de SNCF (Voayge), Rachel Picard, en un viaje a España. En este punto, durante la presentación del plan estratégico de Renfe, Isaías Taboas apuntó que podrían rebajar hasta un 40% del AVE con el nuevo servicio.

Negociado sin publicidad

Renfe acaba de aprobar la adjudicación del contrato a Renfe por 9,1 millones de euros sin IVA (11 millones de euros con el impuesto) y un plazo de ejecución de 8,8 meses. La adjudicación ha sido negociada sin publicidad, puesto que Talgo es el fabricante de los AVE y, según explica la firma, es el único fabricante que posee la información y la tecnología para lleva a cabo la transformación. Renfe aprobó la remodelación con un presupuesto de 8,8 millones de euros sin IVA pero las ofertas de Talgo eran más altas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud