Empresas y finanzas

La pugna Mediaset-Vivendi amenaza con obstaculizar la fusión en Holanda

  • "Vivendi sería irracional si abandona el proyecto paneuropeo de MFE"
  • La fusión necesita que el 95% de los accionistas acepten el canje
  • Crearán una plataforma digital única para dar la batalla

Massimo Musolino, director general de Mediaset España, y Marco Giordani, director financiero del Grupo Mediaset, fueron los encargados de desgranar ayer por la mañana los primeros detalles de la fusión de sus compañías en un gran holding holandés. Un momento histórico para la cadena de Fuencarral, que no estuvo protagonizado por su consejero delegado, Paolo Vasile.

La operación, que según los directivos pondrá a la nueva Mediaset "en el centro de Europa" y le dará músculo para crecer y plantar cara a gigantes como Netflix, no está garantizada al cien por cien, puesto que necesita que el 95% de los accionistas acepte el canje de los títulos en un momento en el que la relación con su segundo accionista, Vivendi, sigue bastante tensa. En este punto, Mediaset ha confirmado que no ha hablado con el grupo francés sobre la operación, mientras que la propia Vivendi rechaza "realizar comentarios sobre la transacción de Mediaset".

"No hemos hecho la operación pensado en Vivendi. Estamos haciendo algo para crear valor y ellos deberían saber apreciarlo. Si optan por salir, por ejercer su derecho de retiro, simplemente porque la idea nos les gusta, estarían actuando de forma irracional. Si van a ser irracionales, que lo sean, habrá otros actores que serán racionales y se querrán quedar con su participación. No será un problema", explicó Giordani.

No hay que olvidar que la firma francesa y la italiana mantienen una relación complicada desde que la primera rompiera el acuerdo de compra de la tele de pago de Mediaset en 2016 y se hiciera con casi el 30% de las acciones, lo que fue interpretado como un intento de tomar el control de la compañía de forma hostil.

Y es que si el grupo audiovisual francés, que tiene un 28,8% de la televisión de los Berlusconi, decide ejercer su derecho de retiro, el nuevo holding paneuropeo MFE le tendría que pagar en efectivo unos 920 millones de euros por su participación (2,7 euros por acción), una cantidad que está muy por encima de los 180 millones que ambas compañías han fijado como tope dentro de las condiciones suspensivas para ejecutar la fusión.

"El importe en efectivo a pagar por Mediaset y Mediaset España, en su caso, a los que ejerciten sus derechos de separación u oposición a la fusión no excederá, en conjunto, de 180 millones, en línea con operaciones previas similares", recoge el documento.

De aceptar el canje , Vivendi se quedaría con una participación de 23% de MFE, un peso que no refleja su poder real dentro de la cadena italiana, ya que la compañía solo tiene el 9,8% de los derechos de voto después de un conflicto abierto por Mediaset por su participación en Italia Telecom.

"Es muy práctico para desarrollar soluciones y alternativas ante el avance de la competencia y proteger el futuro de la compañía"

En el caso de que Vivendi quisiera ejercer su derecho de retiro, Mediaset se vería obligada o bien a encontrar un tercer accionista que quisiera ocupar su lugar, algo que ha apuntado el directivo, o a conseguir que los demás inversores le compraran su participación si quisieran salvar la operación. La única participación que está asegurada de momento es de la de los Berlusconi, que se quedarán con un 35% de MFE. También habría que convencer a los minoritarios.

En cuanto al futuro de la relación del holding con el grupo de televisión alemán ProSieben, del que compró en 9,6% hace unas semanas, Giordani se ha limitado a asegurar que sólo quieren las acciones para "trabajar en proyectos con ellos". "Es muy práctico para desarrollar soluciones y alternativas ante el avance de la competencia y proteger la gestión y el futuro de la compañía". Así, no ha aclarado si el nuevo grupo está pensado en aumentar su peso en el capital o si la firma alemana podría llegar a entrar a su vez como accionista para crear una relación de participaciones cruzadas y reformar su alianza sin tener que lanzar OPAs.

La segunda de Europa

En esta línea, la fusión de las dos Mediaset persigue generar economías de escala en áreas cruciales como cobertura y alcance de la audiencia, creación y distribución de contenidos, plataformas AdTech y para adquirir y atraer contenidos y plataformas de OTT. 

Los directivos italianos han explicado que de la fusión de Mediaset Italia y España surgirá el segundo grupo audiovisual europeo con unos ingresos publicitarios de 3.100 millones de euros y una audiencia de 107 millones de personas y un dividendo mínimo del 50% del beneficio neto del nuevo grupo, que pagará sus impuestos en Italia. En este punto, han asegurado que mantendrán la independencia de los contenidos aunque tratarán de ahorrar en producción y de crear sinergias con lo que compren fuera mientras estudian si es rentable apostar por las producciones propias para vendérselas a terceros, un proyecto que ya ha puesto en marcha Atresmedia con éxito.

"Habrá una sola plataforma digital aunque tenga distintas marcas"

Así, en la división en la que más van a ahorrar es en la de desarrollo tecnológico ya que la transición la harán conjunta. "Habrá una sola plataforma digital aunque tenga distintas marcas", explica Mussolino, dejando ver que se mantendría la identidad de MItele y Mediaser play. Ahondar en esta línea de negocio y apostar por el modelo OTT es fundamental para el grupo ya que les permitirá competir con los gigantes online. En este punto, no ha cerrado la puerta a compras de tecnología ni a la entrada en el grupo de compañías de otros países.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0