Empresas y finanzas

El banquero Andrea Orcel confirma su batalla legal contra Santander por su fichaje fallido

  • El banco de Ana Botín se echó atrás por no poder asumir un bonus millonario
El banquero italiano Andrea Orcel.

El banquero italiano Andrea Orcel ha asegurado que su fichaje fallido como consejero delegado de Banco Santander le causó una "gran decepción" y ha confirmado la batalla legal iniciada contra la entidad dirigida por Ana Botín por dar marcha atrás en su nombramiento.

A finales del pasado mes de noviembre, el Santander anunció que Orcel se incorporaría como su 'número dos' en marzo de este año, pero menos de dos meses después el consejo de administración del banco decidió no seguir adelante con su fichaje al considerar "inasumible" tener que hacer frente en su totalidad al bonus diferido que se había comprometido a abonarle UBS -de donde procedía el banquero-, estimado en unos 55 millones de euros.

La entidad cántabra reconoció que, tras mantener conversaciones relativas a los términos de la salida de Orcel de UBS, le quedó claro que el coste de compensarle por su retribución diferida a lo largo de siete años y otros beneficios que le correspondían por su puesto anterior sería una suma "significativamente mayor" que la prevista inicialmente en el momento de la comunicación de su nombramiento.

En una entrevista concedida al 'Financial Times' y recogida por Europa Press, Orcel ha roto con su silencio y ha hablado por primera vez sobre la decisión del Santander de rescindir inesperadamente su contratación como mano derecho de Ana Botín. "La primera reacción fue de sorpresa, tristeza y un tremenda decepción. Creo que ni siquiera este término explica bien lo que sentí", ha señalado Orcel, al tiempo que ha asegurado que, por primera vez en más de tres décadas, se encuentra sin trabajo.

"¡Dios mío! Esto es un cisne negro. Esto nunca ha pasado antes", ha aseverado el italiano en declaraciones al rotativo británico, añadiendo que no quiere ser "un rehén de esta terrible situación", por lo que ha puesto el asunto en manos de profesionales legales, confirmado que se está preparando para llevar al Santander a juicio.

"No soy conocido por ser una persona que se vaya o deje pasar las cosas, especialmente cuando creo que lo correcto es no dejarlo pasar. No es solo por mí. Imagina esta situación con alguien que tenga menos visibilidad. No está bien", ha precisado el ejecutivo.

Una amistad especial con Emilio Botín

De hecho, Orcel ha remarcado que todos los términos, económicos y no económicos, "eran muy conocidos". "Esta no es una situación en la que se está contratando a una persona y luego te das cuenta de que es diferente", ha reprochado. "Tenía una relación de cercanía con esta entidad", ha dicho, recordando que tuvo una amistad "especial" con Emilio Botín, si bien ha rechazado comentar sobre lo que éste pudiera pensar al respecto. "No me gustan las especulaciones", ha apostillado.

Orcel ha relatado que cuando el Santander comunicó su decisión, su hija de ocho años acababa de superar un examen para acceder a su nuevo colegio en Madrid y él y su mujer estaban "a días" de realizar el pago inicial para comprar una casa.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en elEconomista.es
thx2000j
A Favor
En Contra

banco estafador a los accionistas del banco popular pura mafia

Puntuación -1
#1