Empresas y finanzas

Vall Companys creará el líder alimentario con la cárnica investigada por el jamón

  • La catalana, que tiene ya el 30% de Comapa, aparta al equipo directivo
Foto: Getty.

Vall Companys ha puesto en marcha la creación de un nuevo gigante cárnico de la mano de la empresa madrileña Comapa, la proveedora de productos ibéricos de Carrefour, investigada por un presunto fraude en la venta de jamón en mal estado. La compañía catalana, que tiene ya el 29,83% de Comapa, ha apartado de la gestión a los actuales directivos de la misma, tomando así el mando.

En una primera fase se llevará a cabo una integración de los procesos productivos, sustituyendo por ejemplo la carne que Comapa está importando ahora de Polonia por el porcino español del Grupo Vall. El objetivo final es una integración de ambos grupos, que permitiría la creación de la mayor empresa de alimentación de España, con una facturación de más de 2.200 millones de euros, según las cifras del último ejercicio.

Enrique Gil, director del área de porcino de Vall Companys y desde ahora consejero delegado también de Comapa, ha remitido una carta a los depositarios -las empresas proveedoras que almacenan la carne- en la que explica las decisiones adoptadas por la junta de accionistas el pasado 11 de abril. En el escrito, al que ha tenido acceso elEconomista, Gil asegura que "ha adoptado un relevo en la gestión, que se ha traducido en cambios en el consejo (...), causando baja en los órganos de administración y dirección los señores Jaime y David Álvarez", los máximos ejecutivos. David Álvarez ejercía, en este sentido, como director general.

Los nuevos ejecutivos explican en la carta que su voluntad es "continuar la relación comercial priorizando las mejores prácticas mercantiles" y que "la limitación de movimientos queda totalmente restringida a la aprobación expresa de las personas autorizadas", que son Enrique Gil y Sergio Mompel como gerente.

Una clara advertencia

"La nueva dirección de la compañía se pondrá en contacto con ustedes y les proporcionará las instrucciones correspondientes respecto a la mercancía del Grupo Comapa que se halla depositada en sus instalaciones. A tal efecto, les comunicamos que a partir de fecha de hoy solo serán válidas las instrucciones que les sean dadas directamente por el Sr. Enrique Gil y el Sr. Sergio Mompel", concluye la carta.

Los Álvarez siguen siendo, sin embargo, accionistas de Comapa a través de Fleku Treinta, que tiene el 10,78%. El 42,61% está en manos de la sociedad Les Pedreres, representada por Blai Parés, presidente no ejecutivo hasta ahora de la cárnica madrileña y el 10,77% restante, al margen de la participación de Vall Companys, es propiedad de Inmo Habitat Inversión, una firma controlada por la sociedad suiza Conver Holding.

Prácticas comerciales

Comapa ha sido protagonista en los últimos años a raíz de unas prácticas comerciales muy agresivas, que le han llevado, por ejemplo, a vender en Carrefour jamones polacos bajo la marca Sierra Alpujarra, como si fueran en realidad de Granada, a un precio de hasta 25 euros la unidad.

Su presidente, Blai Parés, está imputado además en un juzgado de Fregenal de la Sierra (Badajoz) por la supuesta venta de jamones en mal estado tras una investigación llevada a cabo el año pasado por la Guardia Civil. Fuentes oficiales de Comapa aseguran ahora que "la voluntad del nuevo equipo directivo y de los nuevos miembros del consejo de adminitración es implementar estándares comerciales sostenibles de acuerdo con los retos del sector".

Razones del relevo

En este mismo sentido, estas fuentes reconocen que "el relevo en la dirección de Comapa se debe a una reorientación en las acciones comerciales debido a las exigencias del sector, incrementando la trazabilidad del producto desde el origen hasta su comercialización".

Una de las primeras medidas que se va a llevar a cabo, en este sentido, es dejar de importar la carne de Polonia, uno de los países más afectados por la peste porcina africana y empezar a utilizar únicamente los cerdos que tiene en España Vall Companys, lo que permitirá un mayor control de la calidad.

En la empresa entienden que en un contexto de aumento de las exportaciones y de apertura a nuevos mercados, como China; es importante empezar una nueva etapa que incremente la profesionalización del grupo, con un plus añadido de certificaciones y trazabilidad.

Aunque en el entorno de la familia Álvarez se asegura que tanto Vall Companys como Comapa están trabajando desde hace tiempo en un proceso de fusión para la integración societaria de ambas compañías, desde la empresa catalana insisten por ahora en mantener la cautela insistiendo en que por ahora Comapa sigue siendo solo una compañía participada.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1
forum Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

marcial
A Favor
En Contra

En un pueblo de Cuenca tienen un matadero con la mayoria de falsos autónomos trabajando, les dá igual que los denuncien, a cotolonia a estafar.

Puntuación -1
#1