Distribución

El inspector sanitario del fraude del jamón: "Vendían embutidos y era comida para perros"

  • Certifica ante la jueza del caso un posible delito contra la salud pública
  • La trama afecta a una veintena de empresas y hay decenas de investigados
Imagen de archivo.

El perito de la Junta de Extremadura ha certificado ante el Juzgado de Instrucción número 1 de Fregenal de la Sierra (Badajoz) que la red empresarial que organizó el fraude del jamón, desmantelado el año pasado por Policía Nacional y la Guardia Civil, cometió un delito contra la salud pública.

En su declaración ante la jueza Francisca Valverde, a la que ha tenido acceso elEconomista Alimentación, el inspector sanitario Miguel Ángel Batalla se mostró contundente: "Estaban manipulando y envasando jamón, lomos y embutidos en condiciones higiénicas lamentables, sin registro sanitario ni trazabilidad alguna. Había un riesgo evidente para salud humana. Era comida para perros", aseguró ante el tribunal.

La investigación que se está llevando a cabo afecta ya una veintena de compañías cárnicas -incluido el gigante Comapa, proveedor de cadenas como Carrefour- y decenas de empresarios que, presuntamente, habrían intentado colocar en el mercado miles de kilos de productos cárnicos caducados, con etiquetas falsas.

Según las primeras estimaciones de la Guardia Civil se calcula que la trama dedicada a la venta de jamones caducados llegó a adulterar las etiquetas de hasta 1.000 toneladas de productos cárnicos, incluyendo lomo y otros embutidos.

"Me encontré una gran cantidad de productos cárnicos curados almacenados allí, en una nave que no tenía la autorización y a la que ni siquiera se podía entrar"

El inspector sanitario explicó ante la jueza que tras recibir una alerta del posible fraude, entró a realizar una inspección en una nave donde se almacenaba producto de la empresa El Fogón Castúo, una de las sociedades investigadas. "Me encontré una gran cantidad de productos cárnicos curados almacenados allí, en una nave que no tenía la autorización y a la que ni siquiera se podía entrar.

Había 300.000 kilos de productos cárnicos por todos sitios, en los pasillos, en los muelles de carga, sin documentación, sin albaranes. Algunos estaban llenos de moho, entre excrementos y cadáveres de rata. Los operarios tenían que pisarlos para pasar de una nave a otra. Intentaban introducirlo en el mercado y no era apto para el consumo humano", explicó el inspector sanitario ante la titular del juzgado extremeño.

Entre las empresas investigadas, al margen de Comapa figuran compañías como Valle de los Valfríos, Cárnicas Jamontanchez, Saraymar, Iberlinares, o Cárnicas Jamontanchez, entre otros. Según Miguel Ángel Batalla, la red de fraude llevaba a cabo "un lavado de cara" a los productos y envasaba al vacío en condiciones no asépticas miles de kilos de lomo y jamón, lo que suponía un peligro real para la salud.

A los acusados se les imputan delitos contra la salud pública, organización criminal y blanqueo de capitales. La Guardia Civil no solo incautó, sin embargo, productos en Extremadura, sino también en otras provincias españolas donde hay igualmente una investigación en curso, como es el caso de Salamanca o Valencia.

La voz de alarma, de hecho, la dio en junio del año pasado la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan), tras un aviso de la Generalitat Valenciana a través del Sistema de la Red de Alerta Alimentaria Nacional en junio del año pasado. En ese momento, la Guardia Civil procedió a la inmovilización de más de cien toneladas de productos cárnicos, en su mayoría jamones, almacenados en el interior de dos naves pertenecientes a un establecimiento ubicado en la localidad de Alzira, que al igual que ocurría con el de Badajoz, carecía de autorización sanitaria, y ni siquiera constaba su inscripción en el Registro General Sanitario de Industrias Alimentarias y Alimentos. Tal y como ha detallado ahora el inspector sanitario de la Junta de Extremadura, esos productos se encontraron también en evidente estado de deterioro y falta de garantías sanitarias.

"Las Autoridades sanitarias de la Comunidad Valenciana ante la existencia de un posible riesgo para la salud pública, han inmovilizado los productos, han procedido al cese de la actividad del establecimiento y han puesto a disposición de la Guardia Civil toda la información. La actuación se está llevando a cabo en todo momento de manera conjunta con la Guardia Civil por tratarse de una actividad ilegal, que no cumple ningún requisito sanitario", aseguró entonces Aecosan en un comunicado.

Comapa, la mayor empresa de la trama, ha registrado un crecimiento espectacular en los dos últimos años, duplicando tanto su volumen de ingresos como de beneficio. De acuerdo con las últimas cuentas remitidas al Registro Mercantil, la firma ha pasado de ingresar 250,3 millones de euros en 2015 a un total de 451,7 millones en 2017. Tan solo ese último año creció ya un 33%. Y en la misma línea también, en este periodo, el resultado de explotación ha pasado de 7,8 millones a 18,1 millones y el beneficio después de impuestos de 15 a 29,7 millones de euros.

Bajo sospecha por productos ibéricos a bajo precio

Cuando el año pasado Aecosan activó la alerta sobre su enseña Oro de la Ermita, que se distribuía en exclusiva en Carrefour, Comapa aseguró que cumplía con todos los requisitos legales de trazabilidad, pero la cadena de hipermercados procedió a la retirada de cientos de jamones, que no se han vuelto a introducir. La empresa, que estaba bajo sospecha desde hace tiempo tras haber sacado al mercado jamones, supuestamente ibéricos, por menos de 80 euros la unidad, argumentó que su enseña se había falsificado por un tercero.

Todo porque Sanidad anunció la retirada de la marca Oro La Ermita y la suya es Oro de la Ermita. Los accionistas mayoritarios de Comapa son la cárnica catalana Vall Companys, dueña de un 28% del capital, y el empresario Blai Parés, que tiene el 40% y ejerce la presidencia de la compañía. Parés está entre los imputados y ha declarado ya ante el tribunal que su labor es únicamente institucional y que no está en el día a día del negocio, negando además de que productos como el jamón puedan caducar.

La Guardia Civil mantiene, sin embargo, que la trama perseguía reducir costes y maximizar beneficio evitando el desembolso a la hora de destruir los productos caducados o en malas condiciones. Además, conseguían nuevos ingresos con la manipulación de las fechas de caducidad de las piezas enteras o bien loncheando los productos e introduciéndolos otra vez en el mercado a un precio muy competitivo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum14

aiomaaa
A Favor
En Contra

Ai mai, los jamones del Carrefú y el Mercadona, asín salen malos siempre!! jaja

Puntuación 17
#1
Carmen
A Favor
En Contra

Vaya susto me ha dado el titular...

Además, comida enmohecida y caducada no es comida ni de perros.

Bien por la Generalitat Valenciana.

Puntuación 8
#2
Juan
A Favor
En Contra

Falta Policia para tanto estafador,no dan a bastos si las leyes fuesen de verdad una y no mas.

Ademas sobra comida en los supermercados la avaricia de los empresarios les lleva a producir en exceso y ha tener las estantrias en los super llenas y muy bonitas.

Puntuación 17
#3
e-tasa.II
A Favor
En Contra

Sí #3, y alguien ve comprar algún jamón en Mercadona o en Eroski? La gente va al gran comercio o a sitios de calidad para gastar más de 60€..

Seguro que llevan ahí 2 años en tienda!! jaja

Puntuación 4
#4
Es la norma en el sector
A Favor
En Contra

Tengo un grupo de amigos que trabajan en mataderos, salas de despieze.... como cuadrilla etc en salamanca. Me cuentan cada cosa.... mezclan animales enfermos con sanos, añaden grasas de más para ahorrar costes, no tiran nada! El veterinario como si no existiese. Eso sí! Ellos cobran 3000 para arriba y boca cerrada

Puntuación 29
#5
Demasiados fraudes
A Favor
En Contra

Demasiados fraudes en comida, deberían cambiar normas. En el tema sanitario triple verificación. Cambio de veterinarios, inspecciones... por Cáceres y salamanca da mucho asco como tratan el género. Insano

Puntuación 26
#6
ANALISTA DE HECES
A Favor
En Contra

17 GOBIERNOS DE MIE RDA QUE NO SE OCUPAN DE N.A.D.A.

SOLO DE ROBAR Y EXPRIMIR AL CIUDADANO DECENTE

Puntuación 36
#7
Cum.fraude
A Favor
En Contra

Aquí todo es por la pela y para la pela, si vas a la ITV no te pasan una, y que si las sillitas, los testigos.. y después subes a un tren o un bus y ni sitio para agarrarse!! jaja

Además de que te meten cebo por ibérico y demás, sólo falta que estén en mal estado!! Por eso hay tantos virus intestianales, con tanta basura que venden!!

Puntuación 17
#8
Zparo.2.0
A Favor
En Contra

Parece que sólo les preocupa cobrar el IVA e irse por la patilla a Bruselas y a Venezuela tirando de avión y coche oficial!!

En vez de crear más puestos con más inspectores, la UCO y la policía está ocupada persiguindo sus chanchullos y a los botarates del procés!! Vaya tela!!

O en vez de tener guardas forestales para cuidar los montes que se queman, mejor dar PERes y subvenciones y mantener parásitos como ellos!! Y luego a por el coche eléctrico que con lo que se quemó en Cantabria han tirado humo para todo el año..

Puntuación 12
#9
marcos
A Favor
En Contra

Vaya,

de dueños catalanes, sociedad y propiedad. Curioso.

Puntuación 5
#10
Usuario validado en elEconomista.es
S Paradox
A Favor
En Contra

Los embutidos que son de todo tipo de animales, menos de gorrino o de vaca, el cordero no se suele usar en eso, son un fenómeno añejo.

En los 70, el catedrático de microbiología de la Unizar, don Rafael Gómez-Lus, estudió con anti-sueros productos en venta. Los había de burro, de caballo, e incluso en algunos no se encontraron indicios de proteínas animales, lo que hubiese hecho las delicias de los vegetarianos o veganos, que no había muchos entonces.

También seguría siendo común que se ponga malo el personal al comer hígado o carne de animales tratados con Clembuterol, sustancia prohibida, que llega a alcanzar concentraciones con efecto farmacológico, ese producto tiene acción anti-asmática.

Puntuación 1
#11
Usuario validado en elEconomista.es
Confidencialista 75
A Favor
En Contra

Típica empresa catalana que oculta su verdadero origen domiciliando a la empresa en Madrid. Pertenece al grupo catalán Osona intensiva S.L. y cuyo domicilio social también ocultan en Atarfe (Granada). PATRIMONIAL LES PEDRERES SL, está detrás de todo este tinglado.

Puntuación 6
#12
A Favor
En Contra

Hay mucha empresa catalana detrás de los ibéricos, quesos etc. Ojo con esto que no es nuevo .Lo que si es nuevo es que ya que no les dejamos independizarse, primero nos roben y luego traten de envenenarnos.

Puntuación 5
#13
seguir seguir
A Favor
En Contra

Que desde que se pueden exportar a China/USA con hueso... y obtener 5 o 6 veces lo que aquí...

...Esta mierda es la que nos van a dar.

Puntuación 2
#14