Empresas y finanzas

Trump da la puntilla a Boeing al vetar los vuelos del 737 MAX en EEUU

  • Ryanair prevé recibir 47 aviones de este modelo a partir de abril

El presidente de EEUU, Donald Trump, ha dado la puntilla a Boeing al ordenar suspender "inmediatamente" los vuelos de los aviones 737 MAX 8 y 9. La decisión de líder republicano llega poco después de haber "obtenido nueva información sobre el accidente de Etiopia" y contradice el dictamen de la Administración Federal de Aviación (FAA), que unas horas antes había decidido mantener al modelo operativo al no haber detectado "problemas sistemáticos en el avión". "La seguridad de los ciudadanos americanos es nuestra principal preocupación", dijo Trump tras dejar en tierra el modelo del fabricante.

Así, las cosas, parece que la conversación que mantuvo el martes con el consejero delegado de Boeing, Dennis Muilenburg, no ha sido suficiente para convencerle de la seguridad del modelo. El ejecutivo buscaba evitar que se suspendieran sus vuelos en EEUU, como finalmente ha pasado. La noticia llevó a la firma a caer otro 3% en bolsa aunque luego se dio la vuelta y acabó cerrando con leves subidas, mientras Airbus firmó otro máximo.

n un comunicado, la empresa ratificó su " plena confianza " en la seguridad del modelo , aunque alegó que, tras varias consultas con autoridades aeronáuticas y de transporte de EE.UU. decidió solicitar que se dejen en tierra los 371 aviones MAX.

"Estamos haciendo todo lo posible para comprender la causa de los accidentes (...), implementar mejoras de seguridad y ayudar a garantizar que esto no vuelva a suceder", aseguró el presidente de la compañía, Dennis Muilenburg.

La decisión de Trump, que llega después de que Canadá se sumara al veto internacional, es muy significativa ya que aviva las dudas sobre los problemas de seguridad del nuevos modelos del avión de corto y medio radio y sus sistema de control de maniobra (MCAS), alejando la teoría de que China y Europa han usado el accidente para su propia guerra comercial. Y es que, la medida no solo afecta a la imagen del fabricante, también golpea a las aerolíneas norteamericanas, que se van a ver obligadas a paralizar más de 72 aviones de este modelo (United, Southwest y American), lo que les llevará sufrir un caos por las cancelaciones de vuelos y la reestructuración de las rutas y a dejar de ingresar millones cada día.

Canadá, cuya aerolínea de bandera tiene 24 Boeing 737 MAX 8, aseguró que ha adoptado la medida después de haber recibido informaciones que sugieren similitudes entre los accidentes de Etiopía e Indonesia. En ambos casos los aviones perdieron el control a los 15 minutos de haber despegado.

Así, lejos de calmarse, el problema para el sector y para el fabricante parece agravarse y puede llegar a costarle pedidos y retrasos en su calendario de entregas, lo que afectará de lleno a los resultados financieros. No en vano, Vietjet, Kenya Airways, Flydeal y Lion Air han anunciado que están revisando pedidos del 737 MAX por 50.200 millones. Por su parte, Utair Aviation va a exigir garantías adicionales.

¿Retraso en las entregas?

En Europa, la crisis del Boeing 737 MAX 8 y el veto de la Agencia de Seguridad Aérea (AESA) al uso de este modelo hasta nueva orden tiene tres víctimas colaterales: Ryanair, Air Europa y Norwegian. La aerolínea noruega es la que más está notando las primeras consecuencias del cierre del espacio aéreo ya que se ha visto obligada a dejar en tierra 16 aeronaves 737 MAX. La firma de bajo coste ha confirmado así que la crisis del modelo de Boeing reduce un 1% su capacidad mientras que los analistas de DNB calculan que perderá entre 580.000 euros y 1,54 millones por cada día que tenga los aviones parados. Aunque, la firma ha anunciado que solicitará al fabricante que la indemnice, por lo que ese riesgo está potencialmente cubierto, lo cierto es que esta crisis, tanto reputacional como de seguridad del modelo, amenaza sus planes de renovación y ampliación de la flota de corto y medio radio. Un riesgo que también sobrevuela a Ryanair puesto que la aerolínea ha dejado en manos de la familia 737 MAX el futuro de su flota, de su crecimiento y su productividad.

Tanto la irlandesa como la noruega tienen previsto empezar a recibir unidades de la aeronave investigada en abril y sumar a lo largo del año 47 y 16 aparatos respectivamente para "operar nuevas rutas y las ya existentes" con el objetivo de que "crezca la oferta de asientos". Una recepción que se puede retrasar o verse afectada si la UE no levanta a tiempo el veto o si finalmente se exigen garantías extra de seguridad al fabricante norteamericano. Así, mientras la suspensión de las licencias de vuelo siga vigente en Europa, las aerolíneas no pueden recibir los aviones, ya que no podrían llegar desde EEUU. Air Europa está en una situación similar ya que ha comprado 20 aparatos 737 MAX 8 y también estaba previsto que se empezaran a recibir en abril. Por su parte Ryanair ha adquirido 135 aviones de este modelo para reemplazar 85 aviones y Norwegian prevé tener una flota de MAX de 104 aparatos. Este modelo al tener más asientos y consumir un 20% menos permite a las aerolíneas reducir los costes unitarios y rentabilizar los vuelos.

La AESA ha asegurado que mantendrá la suspensión hasta que se determinen las causas del segundo accidente y se garantice la seguridad de las operaciones.

¿Un problema de formación?

La investigación abierta por las autoridades de Etiopía, la Administración Federal de Aviación (FAA) de EEUU y Boeing todavía no ha determinado el origen del accidente por lo que no se sabe si debe a un fallo humano por falta de formación, tal y como apuntan expertos consultados por este diario, o a un fallo técnico en los sensores y en el sistema de control de maniobra conocido como MCAS. En este punto, tras el accidente de octubre de 2018, la FAA revisó los sistemas de producción del MCAS, los procedimientos de calibración de los aviones, el mantenimiento del avión y las instrucciones de verificación funcional en el ángulo de ataque, sin encontrar problemas. Así, solo ordenó a Boeing implementar mejoras en la activación del MCAS y en la señal del control de maniobra y del ángulo de ataque, así como la puesta en marcha de una serie de planes para actualizar los requisitos de entrenamiento de los pilotos y los manuales.

La FAA dio hasta abril de este año para que se implementaran las mejoras y aun así ha tenido lugar otro accidente con las mismas características. Así, todo apunta a un problema con el MCAS y la corrección del ángulo del avión durante el despegue, ya que el morro tiende a elevarse demasiado por la nueva situación de los motores con respecto al ala. Y es que, al ser más potentes y grandes, los motores están situados un poco por encima del ala y no por debajo, como en el 737-800 o los Airbus. Si el morro se eleva demasiado, el avión puede entrar en pérdida y el MCAS se ha diseñado para compensar el desvío. Al ser una tecnología nueva, los pilotos no la conocen y no saben manejarla por lo que pueden reaccionar mal a ella.

50.200 millones de euros

Varias aerolíneas, entre ellas Vietjet, Kenya Airways, Lion Air y Flydeal, han anunciado que están revisando sus pedidos de los aviones Boeing 737 MAX por unos 50.200 millones de euros. Lion ha asegurado que está pensando en contratar los aviones de Airbus mientras que Vietjet va a esperar a la resolución de la investigación para tomar una decisión definitiva. Otras van a pedir garantías adicionales de seguridad.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum2
forum Comentarios 2
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Juan
A Favor
En Contra

El típico underbooking de estas fechas, han bajado demasiado los precios y ahora toca anular vuelos.

Puntuación -2
#1
JonS
A Favor
En Contra

Una muestra más del cinismo habitual, donde los intereses económicos (de la Boeing, de los USA, en este caso) pueden más que los que deberían ser supremos, que son lo son los de la seguridad de pasajeros y tripulación. Trump, proteccionista a ultranza de Boeing, como era de esperar, no ha tenido más remedio que dar su brazo a torcer cuando todo el mundo (Europa, etc.) han ido contra el 737 Max. Vamos, el cinismo habitual.

Puntuación 0
#2