Empresas y finanzas

Repsol mantendrá su producción en Venezuela aunque haya sanciones

  • La petrolera confía en participar en la recuperación
Foto: Archivo.

El director financiero de Repsol, Antonio Lorenzo, mantuvo el pasado jueves una reunión con varios analistas financieros en la que se mostró tranquilo sobre la posible imposición de sanciones a Venezuela.

Según explican los analistas de Banco Sabadell, "aun en el caso de que las sanciones de EEUU se trasladen a otros países de Europa y Venezuela no pueda exportar crudo, la demanda interna es suficiente para mantener la producción en niveles actuales", indican.

Sobre la crisis política de Venezuela, Repsol no contempla escenarios pesimistas; esperan que se resuelva tarde o temprano y jugar un papel de importancia en la recuperación del país.

A día de hoy Repsol mantiene un cash flow (flujo de caja) neutral en Venezuela y el capital empleado se sitúa en 795 millones de euros, frente a los más de 2.000 millones que tenía anteriormente y que ha ido reduciendo a lo largo de los últimos años para poder contener los riesgos del país.

La cotización de la petrolera además se ha mantenido al alza a lo largo de la semana, pese a los problemas que atraviesa Venezuela desde la proclamación de Juan Guaidó como presidente interino.

Repsol llegó a Venezuela en 1993 para desarrollar el negocio de exploración a través de diversos proyectos a lo largo de todo el territorio. Desde entonces, gestiona varios activos de crudo y gas en fase de desarrollo y producción, lo cual ha permitido tener una amplia experiencia en crudo mediano, crudo liviano, gas asociado y no asociado. Varios ejemplos de ello son el gas offshore en el Campo Perla, los proyectos de desarrollo de crudo en Petrocarabobo y la exploración y explotación de hidrocarburos gaseosos en el bloque Quiriquire.

Resultados positivos

En el encuentro con los analistas, la petrolera reafirmó su apuesta estratégica de nuevas inversiones con horizonte 2020, pero siempre ligadas a los requisitos de rentabilidad marcados por la empresa.

Para los resultados de 2018, la petrolera mantiene la previsión conocida: un ebitda ajustado de 7.500 millones de euros y por encima del dato de consenso de 7.200 millones. La deuda financiera neta a final de 2018 se situará en los 3.500 millones de euros, también en línea con lo esperado por el Sabadell tanto por el pago de Viesgo como por el anticipio de impuestos conocidos.

La petrolera prevé un impacto positivo por la entrada en vigor de la nueva normativa IMO en enero del año próximo y también para este ejercicio 2019 donde esperan que en el segundo semestre se empiece a descontar la cercanía de esta nueva normativa que exige el uso de carburantes más limpios para la navegación marítima, indican.

Repsol, además, espera concentrar este ejercicio las paradas de mantenimiento propias del año y las de 2020. Estas paradas pueden llevar la utilización a niveles de 85-90% en 2019 (frente al 94,2% esperado para el cuarto trimestre de este año) y volver a plena utilización en 2020. Esta situación provocará un impacto en resultados del orden del 3% a nivel consolidado.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin