Empresas y finanzas

Blackstone engordará su cartera de pisos en alquiler un 66,6% este año hasta las 25.000 unidades

  • Lo hará a través de sus plataformas Anticipa y Aliseda
  • El fondo confía en el recorrido del mercado español
Eduard Mendiluce, consejero delegado de Anticipa y Aliseda

Blackstone se ha convertido en los últimos años en el mayor propietario de vivienda en alquiler en España a través de la compra de Testa y de grandes carteras de deuda de la banca con colateral inmobiliario como los activos del Popular. Además, el fondo cuenta con sociedades como Anticipa o el servicer Aliseda, a través de las cuales espera incrementar su cartera de activos alquilados en un 66,6 % este año.

Concretamente, a través de estas dos firmas, Blackstone cuenta ya con 15.000 viviendas alquiladas, que según explica el consejero delegado de ambas compañías, Eduard Mendiluce, ascenderán hasta las 25.000 unidades al cierre del ejercicio.

Durante su intervención en la jornada Inmobiliaria organizada por el IESE, Savills AN y Tinsa, el directivo ha explicado que su estrategia de crecimiento pasa por la compraventa y alquiler de viviendas que se mueven entre los 12.000 y 150.000 euros en distintas ubicaciones de España. "Hay 300 ciudades en las que creemos firmemente y en las que tenemos más de 200 unidades lo que hace que el negocio sea eficiente a pesar de que son activos sueltos y no en bloque", explica el directivo que asegura que siguen "creyendo en los fundamentales de España".

Así, Mendiluce ha asegurado que el mercado del alquiler de vivienda tiene todavía en España un amplio recorrido "ya que los precios se desplomaron un 45%  y seguimos 30% por debajo de los precios máximos". Sin embargo, el encarecimiento acelerado que han experimentado los pisos en ciudades concretas ha llevado a hablar de la burbuja del alquiler y el Gobierno se ha planteado intervenir el mercado poniendo límite a los precios y perjudicando a los propietarios institucionales frente a los particulares.

En este sentido, Mendiluce defiende que "en España hay 3,5 millones de casas en alquiler y el mercado institucional pesa solo un 3 por ciento del total, por lo que veo difícil manipular precios". Así, el directivo apunta que sus "inquilinos tienen entre 19 y 36 años y alquilamos a unos 600/700 euros de media al mes. Evidentemente lo nuestro es un negocio, pero aportamos valor al mercado mediante la creación de plataformas de gestión profesionales y si yo lo viera desde el punto de vista de un político apoyaría este negocio al cien por cien por que da solución a muchas familias".

Juan José Brugera, presidente de Colonial, coincide en que en España "el mercado es de particulares y si ha habido un problema de inflación de precios muy concentrado en varias ciudades es por la falta de oferta. No hemos sido capaces de poner suelo en el mercado de manera eficiente y eso ha penalizado al sector".

Santiago Aguirre, presidente, Savills Aguirre Newman, apunta que "se ha instalado por desgracia en la Administración Pública una lentitud que casi dobla a lo que estábamos acostumbrados. Se puede tardan unos ocho meses en conseguir la licencia de obra, más otros seis meses para de licencia de ocupación. Esto solo encarece el precio de las viviendas ya que al final el retraso se traduce en un factor de riesgo dentro del ciclo que repercute en el margen y por tanto en el encarecimiento del producto. Hay que intentar que esta vieja normalidad se corrija".

Tenemos el ratio de vivienda social en alquiler más bajo de Europa con el 1,5%

Además Brugera apunta que otro de los problemas es que tenemos el "ratio de vivienda social en alquiler más bajo de Europa con el 1,5%". El directivo cree que este es un punto desde el que se podría atacar el problema de los precios elevados generando más oferta para las personas que tienen dificultades de acceso a la vivienda y no "regulando los precios del alquiler, ya que estas son medidas que llegan por parte de partidos políticos que hablan de sicavs y de socimis sin saber".

Brugera se refiere así a los cambios en la regulación de las socimis que quiere aplicar el Gobierno, lo que haría que estos vehículos cotizados de inversión inmobiliaria perdieran competitividad respecto al resto de sus homólogos en otros países, como Portugal, donde esta semana se pondrá en marcha las SIGIS, el equiparable a las socimis y que pueden robar capital que ahora está operando en España.

Mercado de oficinas

Brugera, presidente de Colonial, una de las grandes socimis propietaria de oficinas en Madrid, Barcelona y París, cree que este negocio también sigue teniendo recorrido. "Nos enfrentamos a un panorama nuevo donde hay una cierta incertidumbre, pero seguimos en una fase expansiva del ciclo y España está en mejor posición que el resto de Europa", asegura el directivo. 

Brugera apunta que en esta parte del ciclo "el crecimiento será algo menor pero seguirá siendo robusto. Así, aún que el valor de los activos no va a crecer tanto, si tenemos un potencial de rentas importantes que creemos que seguirán con un buen comportamiento en los dos o tres próximo ejercicio. El mercado español está de moda y por eso seguiremos en un comportamiento expansivo del valor bueno".

En esta línea, Ignacio Martos, presidente Ejecutivo de Tinsa, apunta que " por primera vez hay un equilibrio relativo entre oferta y demanda y hay una buena economía que funciona decentemente y vemos que vamos a seguir creciendo de forma moderada con un crecimiento que se extiende desde las principales capitales y las zonas de costa al resto del país".

Martos cree que "la crisis ha reconfigurado el sector en cierta medida y es ahora más profesionalizado. Eso nos ayudará a afrontar cualquier otra crisis".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0