Empresas y finanzas

El grupo Blackstone alcanza los 23.000 millones de euros invertidos en España

Imagen: Dreamstime

El acuerdo alcanzado esta semana para adquirir la mitad de la cotizada Testa por 948 millones de euros ha elevado las inversiones realizadas por el grupo Blackstone en España a unos 23.000 millones de euros, en una andadura que comenzó hace 15 años y que se ha acelerado en el último lustro.

BBVA, Santander y Merlin accedieron el lunes a vender a Tropic -gestora inmobiliaria de Blackstone- el 50,01 % de la socimi Testa Residencial, que posee más de 10.600 viviendas en alquiler, por una cantidad que supone valorarla en 1.895 millones.

Incluía una prima del 2,1% sobre el precio de los títulos de Testa en el MAB del fin de semana pasado, que era de 14 euros cada acción, un valor que tras el abordaje de Blackstone ha mantenido su tradicional estabilidad, con ligeros alzas: el martes aumentó a 14,1 euros y este viernes cerró a 14,2.

Poca volatilidad cabe en unos títulos concentrados en pocos dueños, ya que Santander mantiene el 29,05% y Acciona otro 20%, y ambos tienen una oferta de Tropic por sus participaciones, de momento, con las mismas condiciones.

Si las autoridades de competencia aceptan la entrada de Blackstone en Testa, y una vez finalicen los pagos ya comprometidos -en septiembre de 2019-, la inversión total del grupo neoyorquino en España rondará los 23.000 millones de euros.

El máximo responsable de Blackstone para España y Portugal, Claudio Boada, explicó en el Congreso el 27 de junio que sus inversiones habían llegado a 22.000 millones, si incluían la opa que por esas fechas lanzaban por una inmobiliaria con 46 hoteles, Hispania, por más de 1.900 millones.

En julio, además, Blackstone se hizo con los activos logísticos de la socimi Lar España, por 120 millones, y con la sede del grupo Planeta en la Diagonal barcelonesa, por 210 millones.

The Blackstone Group, fundado en 1985 por exdirectivos de Lehman Brothers, "es hoy día la mayor firma de inversión del mundo, con activos que suman 450.000 millones de dólares", dijo a los diputados Boada, cuyo padre, homónimo, presidió el Instituto Nacional de Industria (INI) durante la dictadura franquista.

El grupo aterrizó en España en 2003 e hizo operaciones de capital riesgo, como la compra de la conservera murciana Miguel Vivancos (Mivisa).

Fue en 2013 cuando se enfocó en el mercado inmobiliario, tras la llegada como "senior adviser" de Boada, quien debutó con una compra parcial del gigante francés Gecina a través de Metrovacesa.

Desde entonces, las inversiones inmobiliarias han supuesto casi la totalidad de las entradas de capital de Blackstone en España, por unos 18.000 millones sin contar Hispania y Testa.

Un gigante diversificado

A nivel mundial, en cambio, el sector inmobiliario es solo una de las cuatro patas de Blackstone, y supone 120.000 millones de dólares.

Las otras tres son el capital riesgo (111.000 millones), los fondos de crédito y deuda (140.000) y los "hedge funds" o fondos de inversión alternativa (79.000), según han informado a Efe fuentes de Blackstone.

Fidere, otra socimi de Blackstone, compró en 2013 a la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS) de Madrid 5.315 inmuebles -1.860 pisos, más garajes y trasteros- por 128,5 millones de euros, cuando era alcaldesa Ana Botella.

Tres demandas ha presentado contra esa venta de viviendas sociales en alquiler el equipo de la alcaldesa desde 2015, Manuela Carmena, mientras el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció la semana pasada la personación del Estado en esa y otras reclamaciones contra "los fondos buitre".

Blackstone subraya que ese caso representa menos del 0,6 % de sus inversiones en España.

Las mayores fueron las operaciones Hércules, Empire, Buffalo y Quasar, nombres de algunas de las carteras inmobiliarias de bancos adquiridas entre 2014 y 2017.

La primera al FROB por los activos de Catalunya Caixa; la segunda al Sabadell; la tercera al BBVA, y la cuarta, la mayor, a Santander por el 51 % del portafolio del Popular.

Albirana, Torbel, Anticipa, Corona, Fidere y Aliseda son algunas de las sociedades con las que opera Blackstone en España, con en torno a 12.500 viviendas en alquiler, a las que puede sumar las 10.600 de Testa.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.