Empresas y finanzas

El vicepresidente de los supermercados independentistas Bonpreu intenta frenar la escisión

  • Recurre ante la Audiencia de Barcelona la sentencia que fuerza la división
Entrada a un supermercado de Bonpreu. Imagen de Luis Moreno
Madrid

Josep Font, vicepresidente de Bonpreu y propietario del 50% del capital de la cadena de supermercados catalana, ha presentado un recurso ante la Audiencia Provincial de Barcelona para intentar frenar la división de la compañía en dos. Tal y como informó elEconomista el pasado 19 de noviembre, la magistrada Marta Cervera, titular del juzgado de lo mercantil número 8 de la Ciudad Condal, ha desestimado la demanda presentada por el empresario contra su hermano Joan, rechazando su supuesto derecho al traspaso del 50% y dando así por válida la escisión.

La juez considera que "al haber una diferencia superior al 25% en las valoraciones estamos ante la existencia de una irregularidad que invalida las valoraciones, que no pueden tomarse en cuenta". Fuentes jurídicas próximas a Josep Font explican, sin embargo, que en esta sentencia se ha ignorado un laudo arbitral previó que admitía que ante la falta de acuerdo entre las partes en la gestión se podía ejercer el derecho de separación.

En este sentido, los estatutos de la sociedad contemplan tres posibilidades: la separación de las partes mediante la venta de uno de ellos al otro; la escisión de la compañía o la división en lotes.

Desacuerdo

Aunque cada uno de los hermanos es propietario a partes iguales de la compañía de distribución, Josep Font está descontento con la gestión que está llevando a cabo en la misma su hermano como presidente ya que, a pesar de su fuerte crecimiento, Joan Font ha rechazado el reparto de dividendos de forma consecutiva desde el ejercicio 2013/2014. En los tres últimos años, su facturación ha subido un 35% y el resultado neto se ha triplicado, hasta 37,2 millones de euros, pero el vicepresidente considera que no se está retribuyendo como se debería a los accionistas, por lo que exigió a su hermano que le comprara el 50%.

Ante la falta de un acuerdo económico, Joan Font se negó e inició los trámites para la división en dos de la empresa. El pasado mes de marzo, la sociedad patrimonial de Josep Font, Espai d'Inversions, presentó una demanda reclamando su derecho a la venta de su 50%, por el que exigía el pago de 530 millones de euros a Bon Preu Holding, la sociedad cabecera de la cadena de supermercados, de acuerdo a un informe encargado a Grant Thornton, pero el juez dio la razón a su hermano.

La controversia nace, sin embargo, de la valoración que han hecho hasta cuatro auditores de la compañía en dos rondas -un experto por parte en cada una de ellas-, que arrojan resultados con diferencias de más del 25%. En la última, de hecho, Grant Thornton estableció que Bon Preu valía 1.100 millones de euros y KPMG unos 600 millones.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.