Empresas y finanzas

Bonpreu se enfrenta a su división en dos en marzo por una guerra familiar

  • El presidente del grupo ha rechazado la compra del 50% que tiene su hermano

La cadena de supermercados catalana Bonpreu se enfrenta a su división en dos nuevas compañías el próximo mes de marzo por la guerra familiar desatada entre los hermanos Joan y Josep Font, presidente y vicepresidente de la compañía respectivamente.

Cada uno de ellos es propietario del 50% de la cadena, pero Josep Font está descontento con la gestión de la misma ya que, a pesar de su fuerte crecimiento, su hermano ha rechazado el reparto de dividendos desde el ejercicio 2013/2014.

En los tres últimos años, la facturación de la compañía ha subido un 35% y el resultado neto se ha triplicado, hasta 37,2 millones de euros, pero el vicepresidente considera que no se está retribuyendo como se debería a los accionistas, por lo que exigió a su hermano que le comprara el 50%.

Ante la falta de un acuerdo económico, Joan Font se negó e inició los trámites para la división en dos de la empresa. El pasado mes de marzo, la sociedad patrimonial de Josep Font, Espai d'Inversions, presentó una demanda reclamando su derecho a la venta de su 50%, por el que exigía el pago de 530 millones de euros a Bon Preu Holding, la sociedad cabecera de la cadena de supermercados, de acuerdo a un informe encargado a Grant Thornton.

Valoraciones

El problema de fondo es que frente a la valoración del cien por cien hecha por ésta última firma, po run importe total de 1.061 millones de euros, Baloo d'Inversions, la sociedad de Joan Font, encargó otra a KPMG, que valoró el cien por cien del capital el pasado mes de enero en solo 601 millones, por lo que el acuerdo no fue posible. Ante ello, el pasado 12 de febrero, Baloo comunicó por gurofax a Espai d'Inversions que iniciaba el proceso de escisión previsto en los estatutos, poniendo en marcha de hecho el pasado abril la separación por lotes.

En una sentencia dictada el pasado 2 de noviembre, a la que ha tenido acceso elEconomista, la magistrada Marta Cervera, titular del juzgado de lo mercantil número 8 de Barcelona, desestimó la demanda presentada por Josep Font contra su hermano Joan, rechazándo su supuesto derecho al traspaso del 50 por ciento y dando así por válida la división de la compañía. La juez considera que "al haber una diferencia superior al 25 por ciento en las valoraciones estamos ante la existencia de una irregularidad que invalida las valoraciones, que no pueden tomarse en cuenta". Según dice, "lo que está claro es que no puede hacerse una tercera o cuarta ronda de valoraciones, pues el espíritu de la cláusula es resolver el conflicto y no caer en una espiral absurda que lo perpetúa".

Y es que, anteriormente a las valoraciones llevadas a cabo por Grant Thornton y KPMG, Josep y Joan Font habían encargado otras dos más con resultados igualmente dispares. Mazars fijó un precio de 960 millones por el cien por cien de la empresa por encargo de Josep Font y Faura-Casas lo rebajó a solo 380 millones ante una petición similar por parte de su hermano. En los estatutos de la sociedad se contempla la posibilidad de que uno de los socios pueda exigir al otro que le compre su participación en el caso de que haya una discrepancia continua en la gestión, pero ante la falta de un acuerdo económico es cuando se ha puesto en marcha la separación en dos de la compañía.

Desde Bonpreu rechazaron ayer hacer ningún tipo de comentario, asegurando que "se trata de una cuestión de los accionistas, que no afecta para nada a la marcha de la compañía ni al negocio".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum3
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 3
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Fidel
A Favor
En Contra

Una cadena de supermercados catalanes separatistas donde la haya, todo lo tienen etiquetado en catalán, al preguntarle a una empleada porque no etiquetaban también en castellano me dijo que estábamos en cataluña y hay quedo la cosa, me fui claro.

Puntuación 8
#1
Lo que hay que ver
A Favor
En Contra

Me alegro que tengan problemas y si cierran mejor. Que ellos con su ADN superior se coman sus productos. Basura de gente, basura de región, basura de negocio y basura de estelada o trapo para limpiarse las partes bajas

Puntuación 5
#2
Cristina
A Favor
En Contra

Que gentuza, son veneno, terminaran mal.

Puntuación 1
#3