Empresas y finanzas

El Corte Inglés gana un 25% más, pero no impide que el jeque suba al 11%

Foto: eE

El jeque qatarí Sheik Hamad Bin Jassim Bin Jaber Al Thani sumará otro 1% de capital de El Corte Inglés y alcanza una participación total en la compañía del 11% tras conocerse el miércoles los resultados empresariales del grupo en los que se incumple el compromiso de crecimiento anualizado del ebitda del 12%.

Según sus resultados empresariales, El Corte Inglés obtuvo un ebitda de 1.054 millones en 2017, un 7,4% más que el año anterior, una cifra con la que se queda lejos de lo comprometido con el jeque. A pesar de ello, fuentes de la compañía defienden "la buena gestión" que les ha permitido crecer en todas las líneas de la cuenta de resultados, con "un fuerte incremento del beneficio".

Respecto a la cifra de negocio, el grupo ha aumentado sus ventas un 2,8%, hasta rozar los 16.000 millones de euros en 2017. Concretamente esta magnitud se situó en los 15.935 millones, mientras que el beneficio neto creció un 24,9% hasta alcanzar los 202 millones de euros. "Nos sentimos muy orgullosos de seguir siendo el primer almacén de Europa y el tercero del mundo por lo que hemos escalado en el ranking a nivel mundial" declaran fuentes de la compañía. Además destacan que esta mejora "está motivada por las nuevas medidas de crecimiento que han tenido un impacto muy positivo y muy rápido manteniendo la contención del gasto".

Asimismo estas cifras reflejan una mejora de las cifras financieras por cuarto año consecutivo y destaca que, por primera vez en una década, ha mejorado el margen bruto.

Por sectores de negocio, el grupo mejoró sus números en prácticamente todas sus insignias, tanto en ingresos, como en beneficio bruto. El comportamiento más negativo lo registró Bricor, con una cifra de negocio de 85,2 millones de euros, lo que supone un 22,9% menos que el año anterior por lo que "continúa en un proceso de reordenación interno". Por su parte, Seguros registra un volumen de ventas de 165,2 millones de euros y cae un 39,7% respecto al año anterior "por el comparativo de un ingreso extraordinario y no recurrente del ejercicio previo".

Con un comportamiento positivo se sitúan el resto de líneas de negocio del grupo con Sfera al frente de los beneficios.

La firma de moda sumó un 9,4% en 2017 respecto al año anterior con unas ventas de 270,96 millones de euros y con un ebitda que aumentó en un 27,2% hasta alcanzar los 40,8 millones de euros. Según fuentes de la compañía, estos buenos resultados se han visto reforzados por la apuesta en 2017 por el diseño en las colecciones de moda y las líneas de productos básicos a precios "altamente competitivos" y en la estrategia de internacionalización, con una presencia en 16 países y con especial mención a México donde ya cuenta con 45 tiendas.

Aunque por líneas de actividad, el gran almacén sigue siendo el principal formato comercial del grupo. Durante el ejercicio 2017, los centros comerciales de El Corte Inglés alcanzaron una cifra de negocio de casi 11.400 millones de euros, un 3,2% más respecto al año precedente y con una aportación del 71,5% al consolidado.

El compromiso del grupo es mantener este crecimiento sostenido, en el caso de las ventas y mejorar de forma significativa el ebitda a pesar de que "se trata de un mercado complicado pero que ayudados por la situación de crecimiento económico del país y las medidas implementadas se puede conseguir" aseguran.

Y, como uno de sus puntos fuertes, para lograr sus objetivos desde la compañía aseguran que se conseguirán gracias al hecho diferenciador de "ser un grupo muy diversificado en el que se generan sinergias entre sus negocios".

"Somos el único operador que trabaja todas las categorías y todas las marcas. Esto nos ayuda a que cuando un negocio tiene peor comportamiento se compensa con otro de los negocios. Además trabajamos en todos los sectores y en todas las categorías de precio lo que nos ha convertido en el almacén líder europeo y en tercer lugar al nivel mundial".

Entre los acontecimientos más destacados del ejercicio 2017 destaca la fusión societaria entre El Corte Inglés e Hipercor, aprobada en la junta general de accionistas del año pasado y que tiene como objetivo mejorar y complementar la oferta comercial de cara al cliente, al mismo tiempo que se aprovechan las sinergias entre ambos formatos tanto en el área de compras como en el de ventas.

"No hay nada sobre la mesa y ni ningún plan para salir a bolsa. Tampoco hay un compromiso con el socio qatarí"

En el ámbito del gobierno corporativo, durante 2017 se han puesto en marcha nuevos mecanismos que permitirán la adaptación a las mejores prácticas de buen gobierno. En este sentido han creado el Código Ético, el Canal Ético y el Estatuto de la Función de Cumplimiento Normativo. La puesta en marcha de estas prácticas no tiene relación con un posible interés de querer cotizar en bolsa, subrayan fuentes de la compañía.

"No hay nada sobre la mesa y ni ningún plan para salir a bolsa. Tampoco hay un compromiso con el socio qatarí". El grupo se da un plazo de dos años para adaptarse al cumplimiento de la normativa de Buen Gobierno, como haría cualquier sociedad cotizada y cuando estemos adaptados a este funcionamiento, nos plantearemos la salida a bolsa" destacan.

Estrategia de crecimiento

La estrategia de crecimiento de El Corte Inglés en los próximos años se basa en "reforzar los pilares básicos y las cosas que hemos sabido hacer bien". Para ello, el grupo ha apostado por la omnicanalidad y la digitalización como factor de diferenciación con la venta de sus productos a través de dispositivos móviles, como tablets, en sus propias tiendas físicas que se realizan con la ayuda de los vendedores y que permitirán la compra de productos que no estén disponibles en el espacio físico y que se envían directamente al domicilio deseado. También se ha realizado una fuerte apuesta por el Big Data para conocer las prácticas de sus consumidores y mejorar sus resultados de ventas.

Un recorte del 30% en los gastos financieros

En enero de 2018, El Corte Inglés cerró la refinanciación de 3.650 millones de euros, a través de un sindicato de bancos. Con este paso, ahora la compañía ha ganado músculo financiero, ya que el primer vencimiento de deuda no se producirá hasta 2020. Concretamente, ese año finaliza un préstamo puente de 1.200 millones. En 2023, les vencería, además, un préstamo por 1.450 millones y una línea de crédito de 1.000 millones.

No obstante, la compañía espera continuar crecimiento a través de la generación de caja, uno de los métodos con los que el grupo puede reducir su deuda mediante la venta de algunos activos. En la refinanciación se ha eliminado la garantía inmobiliaria, por lo que el grupo podría desprenderse en inmuebles "no estratégicos", según explican fuentes de la compañía. El Grupo contaría con una cartera inmobiliaria de 17.000 millones, de acuerdo con las últimas tasaciones, pero no se plantea llevar a cabo una operación similar a la impulsada por algunos bancos, conocida como lease-back, en la que estos activos se traspasan a un inversor y el propietario se queda como inquilino.

Por el momento, la refinanciación afrontada en 2017 no ha tenido un efecto importante sobre el pago de intereses, que apenas se redujo en 15 millones de euros el ejercicio pasado. Sin embargo, en la compañía sí que anticipan una mejora más significativa este año, que estiman en una reducción del 30%. Asimismo, mantiene abiertas nuevas vías de financiación, como es el programa de pagarés que tiene en el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF) y que amplió de 300 a 500 millones el ejercicio pasado.

El objetivo a medio plazo del grupo sería reducir su deuda al nivel aproximado a las dos veces su beneficio bruto de explotación. Es decir, teniendo en cuenta la cifra alcanzada el anterior ejercicio, supondría colocar el endeudamiento en el nivel de los 2.000 millones; lo que supondría reducirla aproximadamente un 40% respecto a los niveles actuales. Fuentes de la compañía no se comprometen con ninguna fecha.

Mayor internacionalización de marcas

El grupo espera continuar con el progreso de internacionalización que ha iniciado a través de la venta en el exterior de sus marcas propias. Además de las enseñas en alimentación, la compañía ha comenzado a alcanzar acuerdos para distribuir en el exterior otras marcas, concretamente de moda deportiva.

En concreto, acaba de iniciar una prueba piloto en alrededor de 80 tiendas de la alemana Karstadt para la campaña de otoño-invierno de 2018. La firma afrontará adaptaciones de producto y de tiempos de producción, además de optimizar la cadena de suministros para este nuevo proyecto. Desde El Corte Inglés explican que este modelo que están "ensayando" puede ser el anticipo de otros acuerdos para crecer en el exterior sin la necesidad de poner en marcha nuevos centros propios, que tiene en España y Portugal, pero también en otros países con la marca Sfera. Zapatería, alimentación y textil, son tres de los productos en los que ve una mayor proyección internacional.

Con Sfera, el grupo de distribución fue especialmente activo el año pasado creciendo en México, donde ya ha alcanzado las 45 tiendas. La insignia está presente en 16 países y su aportación el año pasado al grupo fue de 271 millones; alrededor de un 9% más que durante 2016. Otra de las marcas en las que El Corte Inglés cuenta con una importante presencia internacional es Viajes, que opera 130 oficinas fuera del mercado español.

El grupo destaca, además, su fuerte posición en el sector y destaca que, al cierre de 2017, era la empresa de grandes almacenes más grande de Europa y que ocupaba el tercer puesto en el ranking mundial. En cuanto a su aportación económica, el grupo calcula que generó un valor de 16.175 millones el año pasado, considerando su aportación a proveedores, empleados o a la Administración pública.

El grupo hace hincapié en que el año pasado registró un pequeño aumento de la plantilla, que cifra en 388 nuevas contrataciones, manteniéndose como el primer empleador de España.

Un modelo mixto entre centros e Internet

El negocio en Internet de El Corte Inglés continuó creciendo el año pasado. De acuerdo con los datos de la compañía, en 2017 el crecimiento del negocio online superó el 20%, después de mejorar otro 25% el ejercicio previo.

El grupo insiste en defender su modelo de negocio en Internet, que combina la venta en centros con la venta online y que permite a las marcas que apuestan por el grupo contar con un doble escaparate para sus firmas. La apuesta por Internet le ha servido para incrementar un 32% el número de pedidos y un 26% la facturación.

El Corte Inglés reafirma este modelo mixto, insistiendo en que Amazon o Alibaba están optando por buscar espacios físicos en los que ofrecer sus productos. "Es la necesidad del cliente de experimentar el producto", explican fuentes de El Corte Inglés.

En paralelo, el grupo también pretende modernizar sus centros en España e irá sustituyendo los centros de pago por terminales móviles en las que los clientes podrán no solo abonar sus compras, sino también consultar el stock y pedir tallas o modelos que no se encuentren presentes en el establecimiento. El compromiso del grupo es hacérselos llegar a casa o al centro desde el que lo solicitan en pocas horas.

No obstante, esta modernización del sistema de relación con el cliente será paulatina. "Tenemos que ir acostumbrando poco a poco a los clientes de mayor edad", explican desde el grupo. Los más jóvenes ya están más especializados, por lo que es un cambio más sencillo para ellos. Respecto a su posición en el ranking de tiendas en Internet en España, fuentes de El Corte Inglés señalan que son el primer establecimiento online.

La compañia también esta renovando sus centros comerciales, para lo que destina aproximadamente unos 350 millones de euros por cada año. Actualmente, está afrontando mejoras en sus establecimientos de Diagonal, en Barcelona, y en Marbella.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin