Empresas y finanzas

Los hospitales se fusionan para frenar a los seguros

El reciente baile de compras entre grupos hospitalarios responde al plan de Quirón, Vithas y Hospitales HM para acercarse en tamaño a sus principales clientes, las aseguradoras Adeslas, Sanitas y Asisa.

"Por primera vez un grupo hospitalario podrá sentarse a negociar precios de tú a tú con una gran aseguradora de salud". Esta frase de un alto directivo, curiosamente de una compañía de seguros, fue pronunciada en el verano de 2014, justo después de que los hospitales Quirón anunciaran su fusión con el antiguo Capio para formar el primer gran grupo de hospitales privados en España. Fue el primer movimiento de un sector, el hospitalario, que se ha visto históricamente en clara desventaja con sus principales clientes, las grandes compañías de seguros de salud, principalmente Adeslas, Sanitas y Asisa. Estas aseguradoras son las que nutren de pacientes a los hospitales y les fijan una tabla de precios por servicio sanitario realizado, en función del volumen de clientes.

Hasta ahora, estas tres compañías de seguros de salud que dominan el mercado, siguen teniendo un mayor poder a la hora de negociar sus contratos de servicio con los grupos de hospitales, a excepción de Quironsalud, que con sus últimos movimientos ha conseguido superar en tamaño a estas compañías. Adeslas factura más de 2.000 millones de euros y concentra ya el 28 por ciento del mercado de los seguros de salud; Sanitas ingresa más de 1.100 millones y copa el 15 por ciento del sector; y Asisa ya supera también los 1.000 millones de euros de facturación, con el 14 por ciento del mercado. Casi el 60 por ciento del mercado total, entre tres compañías aseguradoras.

Por su parte, entre los hospitales, la atomización es la regla. Las principales compañías fuera de Quironsalud se reparten apenas una cuota de mercado de entre el 2 y el 3 por ciento cada una.

Quironsalud, el único gigante hospitalario, prevé este año una facturación cercana a los 2.500 millones de euros. La firma española, que ha sido adquirida por el grupo alemán Fresenius por 5.760 millones, incluye ya en su red de hospitales clínicas como la Ruber o La Luz, acumulando casi el 30 por ciento de la cuota del mercado hospitalario privado en las grande ciudades de Madrid y Barcelona y acercándose al 10 por ciento del mercado en el resto de España. La compañía dirigida por Víctor Madera ve aún muy de lejos a sus principales competidores.

El grupo Vithas (antiguos hospitales Adeslas y ahora propiedad de la familia Gallardo y La Caixa) quiere formar el segundo gran grupo de hospitales en nuestro país. Para ello, está batallando para sumar a sus 320 millones de facturación los cerca de 180 millones de los hospitales Nisa, el octavo grupo por tamaño. De prosperar la operación, Vithas se convertiría en el único grupo privado capaz de competir, con 20 hospitales, con los 45 centros de Quironsalud.

En esta lucha también se encuentra el grupo HM Hospitales (de la familia madrileña Abarca), con una facturación de unos 300 millones de euros anuales. Los Abarca fueron los primeros en mover ficha en el grupo de los medianos y en 2014 dejó de ser un grupo hospitalario con presencia únicamente en la Comunidad de Madrid, al adquirir en el mes de marzo el grupo gallego Modelo. Ambos grupos -incluso el propio Quirón -se pelean ahora por la valenciana Nisa. Es su única manera de hacer frente al seguro.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin