Empresas y finanzas

Un operador de carga que puede romper la baraja

  • FedEx, UPS y DHL tienen un número de aviones inalcanzable para los rivales
  • La baza del precio puede ser clave al aunar todos los procesos

Correos impulsará el corredor aéreo de carga entre España, China y Latinoamérica con una compañía propia. La empresa postal pública lleva años acusando la caída del número de cartas y buscando alternativas a su negocio tradicional. Tras un primer proyecto piloto de la mano de un acuerdo comercial con Iberojet, la antigua Evelop, aprovechando los aviones parados por la caída de pasajeros como consecuencia del Covid, Correos ha visto la oportunidad de seguir creciendo en este negocio a través de la creación de una newco, una nueva compañía que realizará el proceso completo de transporte desde China hasta Europa y Latinoamérica, incluyendo desde las aduanas hasta la última milla.

Este movimiento puede romper la baraja con la que actualmente juega la carga aérea en España y Latinoamérica. Este tablero, dominado por apenas un puñado de actores, contará próximamente con Correos, que aportará una estructura, sobre todo en lo que a la última milla se refiere, que no tienen en resto de players. Todo ello, al tiempo que los volúmenes de carga aérea recuperar sus cifras con respecto a antes de la pandemia e incluso las superan impulsadas por los problemas que han sufrido otros modos de transporte, como el caso del cierre de puertos o el aumento de los precios de los fletes marítimos.

En cifras, la carga aérea representa menos del 1% del comercio mundial en volumen, pero el 35% en valor, según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), por lo que este trozo del pastel al que aspira Correos es muy relevante.

La compañía tiene que jugar la baza de los costes, pues el hecho de que pueda desarrollar el 100% de los procesos que implica el movimiento de mercancía con origen en China sin depender de un tercero le da la posibilidad de reducir de forma relevante el coste para las compañías, pudiendo plantarle cara a los gigantes que tradicionalmente vienen haciendo este tipo de transporte desde Asia.

No son todo luces. FedEx, UPS y DHL, los tres principales operadores en este segmento, disponen de unos 1.000 aviones que les permiten realizar miles de vuelos cada día. A ello hay que sumar las compañías de pasajeros que utilizan parte de la bodega de sus aviones para realizar trayectos mixtos, complementando sus ingresos en algunas rutas concretas. Correos, por su parte, lanzó un proyecto piloto con solo dos aeronaves cuya transformación es, por ahora, simple, lo que le impide utilizar la totalidad de la capacidad de carga de estas aeronaves. Pero como piloto, este es el inicio del proceso, por lo que su influencia real estará supeditada a la dimensión que, con el paso de los meses, tome el proyecto.

Correos tampoco es la única que en los últimos meses ha visto en la carga aérea un nicho de negocio por explorar. Airbus también lanzó un proyecto para transportar carga de gran tamaño en sus Beluga Super Transporter y el gigante Maersk compró hace unos meses la alemana Senator International con el fin de aumentar su capacidad de carga aérea y llegar a duplicarla gracias a sus cargueros Boeing. El mercado está cada vez más disputado y se divide entre gigantes, pero cubrir todos las partes del envío puede ser clave.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin