Empresas y finanzas

El precio del ecommerce: el incremento de las devoluciones le cuesta a los minoristas más de 761.000 millones en EEUU

  • Se espera que los clientes devuelvan cerca del 16,6% de las compras de 2021
  • Tasa media de devoluciones online ha crecido hasta el 20,8%

Los minoristas se enfrentan a un nuevo problema a medida que aumentan las compras online: las devoluciones. Solo en Estados Unidos, los minoristas esperan que los clientes devuelvan cerca del 16,6% de todas las compras que hicieron en el año 2021. Traducido en dinero, las mercancías devueltas ascienden a más de 761.000 millones de dólares.

Esta nueva modalidad, impulsada en gran medida con la llegada de la pandemia, permite a los consumidores comprar prendas y accesorios y recibirlo en casa, ahorrando así colas y demás molestias. En 2021, el ecommerce representó aproximadamente el 23% de los 4,583 billones de dólares del total de ventas minoristas en Estados Unidos, según los datos de la Federación Nacional de Minoristas y Appriss Retail.

El problema llega cuando la prenda en cuestión no se ajusta a las expectativas, la talla elegida es incorrecta, se han pedido varias tallas para comparar, o simplemente se cambia de idea. Estos factores terminan por provocar una avalancha de devoluciones a la que los minoristas tienen que hacer frente, o bien poniendo de nuevo a la venta los artículos o intentar que el fabricante cancele su producción. En muchas ocasiones, los minoristas acaban asumiendo las pérdidas.

La tasa media de devoluciones online se ha incrementado con respecto al año anterior, pasando del 18,1% al 20,8%. Una tendencia que se replica en las compras navideñas. Los minoristas estiman que los consumidores devolverán cerca de 158.000 millones de dólares de los 886.700 millones de dólares de mercancía vendida en noviembre y diciembre.

Entre las categorías con las tasas de devolución más elevadas destacan los recambios de automóviles (19,4%), la ropa (12,2%) y los artículos para el hogar (11,5%). Por su parte, los métodos de pago más populares en las compras online fueron las tarjetas de crédito (22,78%), el efectivo (12,69%) y las tarjetas de débito (7,04%).

Ante esta situación, los minoristas están optando por innovar. Walmart, por ejemplo, ha adquirido la empresa de probadores virtuales Zeekit, con el objetivo de ofrecer a sus clientes la posibilidad de ver cómo les quedarán las prendas antes de adquirirlas. Otros, como Amazon, realizan el reembolso sin que se devuelva el producto, ya que les sale más rentable que los consumidores se queden ciertos artículos.

Devoluciones vs sostenibilidad

En algunos casos, a las compañías no les compensa poner el producto de nuevo a la venta y tampoco donarlo, ya que eso perjudica el valor de su marca. Sonados son los casos de Burberry o Coach, que queman y rompen sus mercancías con el objetivo de acabar con el stock sobrante y evitar que sus productos no terminaran en el mercado ilegal de alta gama. Según publicó la web especializada Mashable en 2016, la cantidad de desechos generados en Estados Unidos a causa de las devoluciones ese año equivalía a rellenar 220.000 camiones de basura.

A raíz de este escándalo, Burberry decidió cambiar de estrategia. En 2017, se alió con Elvis & Krese, una marca con certificación B, es decir, que garantiza que el objeto de dicha empresa es mejorar la sociedad y que cumplen con altos estándares sociales y ambientales. Un año después, la firma británica anunció el fin de la quema de stock sobrante y su donación a Elvis & Krese para que utilice los materiales en la creación de nuevos artículos.

Asimismo, la firma ha cambiado la forma de gestionar las existencias. Ahora, la mayoría de las prendas y accesorios se realizan a medida, a petición expresa del comprador, lo que evita el exceso de stock.

Gracias a estas prácticas y al cambio de mentalidad, Burberry ha conseguido colarse en el ranking de firmas de moda más sostenibles del mercado. Junto a ella se encuentra Gucci, la italiana fue una de las primeras marcas en crear una colección de bolsos 100% sostenible, y Stella McCartney, conocida activista medioambiental que aboga por no utilizar material procedente de animales en sus diseños.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin