Empresas y finanzas

Las aerolíneas cifran en 200.000 millones de dólares las pérdidas por la pandemia

  • Las pérdidas han borrado los beneficios de 9 años
  • Lo más positivo, el aumento del transporte de materiales
Foto: Archivo.

Ya hay una estimación de los efectos de la pandemia en las aerolíneas: el sector espera que las pérdidas acumuladas durante la crisis superen los 200.000 millones de dólares. Y aún queda un camino por recorrer, ya que las restricciones que aún quedan sobre los viajes seguirán reduciendo a un mínimo los viajes de empresa y de larga distancia, según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).

Las compañías del sector esperan registrar pérdidas de 11.600 millones de dólares el próximo año, según calculó la IATA en su reunión anual, celebrada este lunes en Boston. El organismo comercial también aumentó su estimación de pérdidas para este año y revisó al alza el déficit para 2020.

Los 201.000 millones en pérdidas netas acumuladas durante lo peor de la pandemia han eclipsado los cerca de nueve años de ganancias de la industria, según las cifras de la IATA. Aunque los viajes nacionales y regionales han comenzado a recuperarse, ha habido poca recuperación en las rutas comerciales transcontinentales, que resultan cruciales para muchas aerolíneas.

EEUU está listo para abrir sus fronteras a los visitantes transatlánticos el próximo mes, pero otros mercados de larga distancia siguen estancados, especialmente los que conectan Asia con Europa y América del Norte.

"La magnitud de la crisis de Covid-19 para las aerolíneas es enorme", dijo el director general de la IATA, Willie Walsh, en la mayor reunión altos cargos de la industria en más de dos años. "La gente no ha perdido el deseo de viajar, como vemos en la sólida capacidad de recuperación del mercado nacional. Pero las restricciones, la incertidumbre y la complejidad están frenando los viajes internacionales".

Objetivo: sostenibilidad

Las aerolíneas se enfrentan a un desafío adicional: responder a las demandas de que la industria reduzca más rápidamente su huella de carbono. La presión, que comenzó antes de la pandemia, no ha hecho más que aumentar en los últimos meses. IATA aceleró el lunes sus objetivos, estableciendo una meta de emisiones netas cero para 2050.

Se espera que el tráfico de pasajeros, la cantidad de personas que vuelan por distancia recorrida, alcance el 40% de los niveles prepandémicos este año, aumentando al 61% en 2022, cuando el total de viajeros debería ser de 3.400 millones, una cifra similar a la de personas transportadas en 2014, pero aproximadamente una cuarta parte por debajo del número de 2019.

Para ayudar en la recuperación, Walsh pidió a los gobiernos que simplifiquen las complejas restricciones de viaje y permitan que los viajeros vacunados se muevan libremente entre países. "Las restricciones fronterizas le dieron a los gobiernos tiempo para responder en los primeros días de la pandemia", dijo. "Casi dos años después, esa justificación ya no existe".

Las pérdidas de este año totalizarán casi 52.000 millones, según la IATA, empeorando los 48.000 millones estimados en abril, por las restricciones mantenidas este pasado verano. Las pérdidas de 2020, por su parte, se revisaron al alza, hasta los 138.000 millones, 12.000 más de lo estimado inicialmente.

Recuperación de EEUU

Entre las regiones del planeta, la asociación pronostica que solo los operadores de Norteamérica volverán a obtener ganancias el próximo año, con casi 10.000 millones en ingresos netos. Las aerolíneas europeas registrarán pérdidas por unos 9.200 millones de dólares, según la IATA, mientras que los operadores del Medio Oriente, que dependen en gran medida de las rutas intercontinentales, acumularán un déficit de 4.600 millones de dólares.

Walsh, ex consejero delegado de IAG, ofreció cierto optimismo y dijo que el sector "ha pasado el punto más profundo de la crisis" y que "el camino hacia la recuperación está a la vista".

Los vuelos nacionales, que se benefician de la eliminación de las restricciones internas en una cifra cada vez mayor de países, casi volverán a los niveles de pasajeros previos a la pandemia el próximo año, dijo la IATA.

Sin embargo, el transporte de bienes se espera que registre una demanda un 8% superior a 2019, y que supere el 13% más en 2022, aprovechando la sacudida de las cadenas de suministro y la congestión de las rutas marítimas.

Walsh dijo que las aerolíneas seguirán necesitando medidas de apoyo salarial por parte de los gobiernos hasta que los viajes internacionales se recuperen a gran escala.

Se prevé que las aerolíneas recuperen la capacidad más rápido que el rebote del tráfico, lo que perjudicará los niveles de ocupación de asientos. Se espera que el factor de carga promedio de pasajeros sea de alrededor del 67% este año, aumentando al 75% en 2022, todavía muy por debajo de la cifra récord del 83% establecida en 2019.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.