Empresas y finanzas

Juan Roig gana la partida en los videojuegos con Codigames

  • La firma en la que posee el 20% reparte 15 millones en dividendo
  • Creada y gestionada por dos emprendedores, prevé facturar 95 millones este año
Juan Roig.
Valencia

Codigames, la empresa que ha convertido un videojuego para móvil en que se puede intentar emular a Juan Roig levantando un emporio virtual de supermercados en uno de sus superventas, ya es uno de los mayores casos de éxito del programa de apoyo a startups que financia el presidente de Mercadona.

De hecho, la alta rentabilidad conseguida de la firma la ha convertido en una de las fuentes de financiación de Angels y Lanzadera, los instrumentos a través de los que Roig promueve e invierte en empresas innovadoras. Codigames ganó el año pasado 18,16 millones de euros, un 13% más que en el año anterior y suma tres ejercicios seguidos en beneficios.

Sus accionistas aprobaron destinar 15 millones de euros de ese resultado a dividendos, según reflejan sus cuentas anuales de 2020. Roig, a través de Angels Capital, controla el 20,1% de la desarrolladora de juegos digitales, por lo que vía dividendo su sociedad ha ingresado 3 millones de euros. El resto del accionariado se encuentra en manos de los dos emprendedores murcianos que fundaron la compañía en 2013 y mantienen la gestión, Francisco José Martínez y Zacarías Gómez.

La pandemia del coronavirus no tuvo apenas efectos en el negocio de Codigames, que distribuye sus productos a través de las plataformas de descarga de móviles y mantuvo su fuerte crecimiento de 2019. La compañía aumentó sus ingresos hasta 71,85 millones de euros el año pasado, un 62% más, gracias al lanzamiento de nuevas versiones. Un dinero que genera por dos vías, la publicidad que se incluye en sus juegos y micropagos de los jugadores para obtener recompensas en ellos.

A la par que sus ingresos, también han crecido los gastos ligados a las comisiones y los gastos de posicionamiento que se llevan las grandes plataformas como Google y Apple. En un año se incrementaron de 2,5 millones a más de 10 millones.

El catálogo

Codigames está especializada en el diseño de los denominados juegos de simulación y estrategia que van más allá de los tradicionales de guerras y batallas. En ellos el jugador puede asumir el rol del máximo responsable de todo tipo de empresas e instalaciones, como en el caso de Idle Supermarket Tycoon, en el que a partir de una tienda de ultramarinos el usuario tiene que levantar un gigante de los supermercados y que supera los 10 millones de descargas en la plataforma de Google. La firma ya ha desarrollado 15 juegos que van desde la gestión de un aeropuerto, un parque temático o una prisión, a una cadena de gimnasios, hoteles, universidades o la policía.

Después de llegar a doblar su plantilla el año pasado, hasta los 54 empleados, sus planes pasan por seguir ampliando este año su catálogo. "Los lanzamientos de estos nuevos juegos previstos para 2021 doblan en número a los lanzamientos durante 2020", señala en su informe de gestión. Con esos productos la compañía prevé llegar a una cifra de negocio de 95 millones de euros este año.

Codigames fue una de las empresas que entró en los primeros programas de aceleración de Lanzadera en 2014 y mantiene su sede en el vivero de empresas promovido por el presidente de Mercadona.

Los dos fundadores de Codigames a Caixa Capital Risc, Faraday Venture Partners y la propia Angels Capital de Roig para recomprar la mayoría del accionariado en tres fases entre 2019 y 2020. Una operación con la que recuperaron la mayoría y tras la que solo la firma del propio Roig sigue en el capital del desarrollador de videojuegos. Los inversores habían entrado en 2016 en el capital.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.