Empresas y finanzas

Deutsche Telekom crece en EEUU a cambio de acoger a Softbank en Europa

  • Una operación a tres bandas permite a la alemana rozar el control de T-Mobile
  • La 'teleco' vende su filial holandesa a Apax y Warburg Pincus por 5.100 millones

Deutsche Telekom aplica estos días la teoría de la manta corta, aquella con la que resulta imposible cubrirse la cabeza sin destaparse los pies. No hay forma de hacer las dos cosas a la vez, igual que no existe resquicio para crecer en Estados Unidos sin sacrificar activos en Europa. Todo tiene un precio y Deutsche Telekom ha decidido ser cada vez más americana y menos europea. Su deuda de casi 130.000 millones de euros le frena para comprar a pulmón nuevas acciones de T-Mobile US y tomar prácticamente el control. Ante esa tesitura, la alemana ha optado por un intercambio accionarial con su socio Softbank y, al mismo tiempo, vender su filial holandesa al capital riesgo.

A priori, todos han quedado contentos: la alemana por apuntalar su futuro en EEUU sin elevar su deuda, la japonesa para poner un pie en Europa, en la mayor teleco del continente; y los inversores por beneficiarse de una jugada ciertamente audaz, con previsiones al alza del dividendo para los tres próximos años.

El primer ejecutivo de Deutsche Telekom, Timotheus Höttges, tiene claro que el futuro de su corporación se proyecta al otro lado del Atlántico, en T-Mobile US. En la actualidad, el tercer mayor operador de telecomunicaciones móviles de EEUU es su unidad más rentable con las tres quintas partes de las ventas de Deutsche Telekom.

En un triple movimiento accionarial, Deutsche Telekom vuelve a cimentar su estrategia sobre los activos de su socio estadounidense Softbank. A primera hora de ayer repuntó un 10% en bolsa. Por un lado, la teleco japonesa ha pactado la transferencia de su 5,3% en T-Mobile US al grupo germano para que este escale desde el 43,1% del capital hasta el 48,4%. Para ello se habilitarán opciones de compra de 45 millones de acciones de Softbank en la estadounidense para su socio alemán a un precio medio de 118 dólares por título, lo que arroja una operación valorada en 4.474 millones de euros.

Para aliviar la tensión de tesorería, Deutsche Telekom ha pactado la entrada de Softbank en la matriz alemana con una participación del 4,5% del capital a través de una ampliación de capital. Así, Softbank hará suyas 225 millones de nuevas acciones de Deutsche Telekom a un precio de 20 euros por título, lo que arroja una valoración de 4.500 millones de euros.

Mayor operación del curso

La jugada a tres bandas de Deutsche Telekom se completa con una de las mayores operaciones europeas del año en el sector de las telecomunicaciones: la desinversión de T-Mobile Netherlands a los fondos Apax Partners y Warburg Pincus por 5.100 millones de euros. De esa cantidad, el 25% (860 millones de euros) corresponde a su socio holandés, la sueca Tele2.

La historia de Deutsche Telekom se remonta a 2018, cuando adquirió el control del negocio holandés de Tele2 en 2018. Sin embargo, el operador nunca pudo alcanzar el liderazgo del mercado, conformándose con un discreto tercer lugar detrás de KPN y Vodafone Ziggo.

Goldman Sachs y Morgan Stanley han actuado como asesores financieros de Deutsche Telekom en la operación holandesa. Cravath, Swaine & Moore LLP y Freshfields Bruckhaus Deringer actuaron como asesores jurídicos.

Los inversores de Deutsche Telekom pueden aplaudir la ofensiva en Estados Unidos con una operación que no requiere movimientos de caja. Por un lado, la alemana canjea papelitos con Softbank, lo que introduce al grupo japonés en el corazón de las telecomunicaciones europeas, a cambio crecer en Estados Unidos. La respuesta en el parqué se hizo sentir desde primera de la mañana con repuntes del 20% para alcanzar un 9,8% al cierre de la sesión. El mercado también ha valorado el anunciado incremento en la remuneración a los accionistas de T-Mobile US de hasta 60.000 millones de dólares desde 2023 y hasta 2025. Al mismo tiempo, Deutsche Telekom y SoftBank emprenden una estrecha colaboración en materia de inversiones y cooperación comercial y tecnológica, que redundará en sinergias y ahorros para las dos compañías.

Por su parte, el fundador de Softbank, Masayoshi Son, se felicitó por el acuerdo de intercambio de acciones, ya que "sustituye una participación residual en el negocio estadounidense por una participación estratégica en Deutsche Telekom". De esa forma, la nipona irrumpe en las telecomunicaciones europeas de la mano de una compañía con presencia en una docena de países del Viejo Continente, incluido Alemania.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.