Empresas y finanzas

El Corte Inglés reorganiza su suministro y reduce a la mitad el número de proveedores

  • El proceso se ha acelerado como consecuencia de la pandemia
  • La empresa cuenta actualmente con 31.488 empresas suministradoras
  • Hay una apuesta clara por España en la estrategia de compras

El Corte Inglés ha llevado a cabo el mayor proceso de reorganización de su historia en la cadena de suministro. Con el objetivo de mejorar la eficiencia en las compras del grupo, el gigante español del comercio ha completado una consolidación que ha permitido reducir el número de proveedores prácticamente a la mitad, desde los 58.117 que había a 28 de febrero de 2020 a los 31.488 con que se ha quedado al cierre del último ejercicio este mismo año, justo cuando se ha iniciado la senda de la recuperación.

Aunque la empresa asegura que la caída en el número de proveedores está influenciada también por el impacto de la pandemia del Covid-19, que ha provocado el cese de una parte importante de la actividad comercial, especialmente en Viajes El Corte Inglés, admite también que una parte significativa obedece al "proceso de consolidación de proveedores que el grupo puso en marcha hace tres años". Entre 2018 y 2019 el número se mantuvo prácticamente estable y ha sido ahora cuando, en parte a la pandemia, la consolidación se ha acelerado.

Volumen de compras

Con un volumen de compras en el último ejercicio de 8.377,9 millones de euros, un 23,5% menos debido precisamente a la caída de la actividad por el cierre de las tiendas y las reestricciones, El Corte Inglés mantiene una apuesta firme por España, donde concentra el 77% de los proveedores y el 84,8% del total de su volumen de compras. Son en total 7.104,2 millones de euros, frente a lo 677 millones en compras de mercancía en otros Estados de la Unión Europea y 596,47 millones en países extracomunitarios.

Elección minuciosa

Esta apuesta por los proveedores locales se ha afianzado además con el programa MÑ Hecho en España en el ámbito de la moda y los complementos para prendas de marcas propias como Emidio Tucci, Énfasis Black o Gloria Ortiz. Según explican desde El Corte Inglés, "este proyecto, que aúna los atributos de sostenibilidad de producción local y responsable, añade valor a nuestras marcas propias".

"La cadena de suministro es el punto de partida para satisfacer las necesidades del cliente. Por esta razón, realizamos una elección minuciosa de nuestros proveedores para que cumplan con las mejores prácticas de producción responsable que redundan en nuestro compromiso de calidad. Mantenemos una relación de confianza y colaboración con nuestra cadena de suministro, lo que nos permite impulsar el desarrollo de las economías locales allí donde estamos presentes", asegura el grupo.

Además de la central de Madrid, El Corte Inglés, que ha seguido los principios del Call to Action de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) con 2.647 auditorías a las fábricas que le suministran mercancía en el último año, cuenta con oficinas de compras en Lisboa (Portugal), Nueva York (Estados Unidos) ,Tánger (Marruecos), Estambul (Turquía), Hong Kong y Shanghai (China), Daca (Bangladesh), Karachi (Pakistán), Ho Chi Mihn (Vietnam) y Nueva Delhi (India).

Terceros países

En su último informe anual, la empresa que preside Marta Álvarez destaca que "en el ámbito de retail, la mayor parte de los proveedores de marca propia se encuentran en terceros países" y que "en este sentido, la pandemia ha puesto de manifiesto el gran esfuerzo que ha realizado el grupo para mantener las relaciones comerciales con nuestros proveedores en estos países, asumiendo los pedidos realizados previamente, a pesar del cese de una parte importante de nuestra actividad por las medidas establecidas.

El Corte Inglés asume la supervisión de las buenas prácticas en aspectos Ambientales, Sociales y de Buen Gobierno (ASG), así como el respeto de los Derechos Humanos en toda la cadena de suministro, a través de diferentes herramientas como análisis de riesgos, auditorías o formación, entre otras.

Así, los proveedores deben superar el proceso de homologación del grupo, que comienza con el examen de su desempeño en materia de cumplimiento legal y que se amplía a un análisis de solvencia financiera.

Obligaciones

"Además, deben asumir y aceptar como propios los Principios de Actuación del Grupo a través de su adhesión a la Carta de Compromiso de El Corte Inglés, lo que les vincula con nuestro Código Ético", explican desde la compañía.

Tras las dificultades del pasado ejercicio como consecuencia de la pandemia, El Corte Inglés ha registrado en su primer trimestre fiscal -entre marzo y mayo de este año- un ebitda positivo de 81 millones de euros, 276 millones de euros más que en el mismo periodo de 2020, gracias al incremento de las ventas del 50,2%, hasta alcanzar los 2.511 millones de euros, pese al mantenimiento de las restricciones y la falta de turismo procedente del extranjero.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin