Empresas y finanzas

Deloitte va más allá del teletrabajo: sus empleados decidirán "dónde, cuándo y cómo trabajan"

  • La empresa apuesta por dar total libertad a sus empleados para gestionarse
  • Su apuesta choca con la de otras empresas que se han opuesto a la flexibilidad desde el inicio

Deloitte permitirá a sus 20.000 empleados en el Reino Unido elegir la frecuencia con la que acuden a la oficina, si es que deciden que quieren acudir, incluso cuando acabe la pandemia, lo que la convierte en la última empresa en apostar por el llamado trabajo ultraflexible.

Tras meses en los que el debate sobre el teletrabajo ha sido una constante, especialmente sobre si ayuda o no a mejorar aspectos como la conciliación o la productividad de los empleados, ahora se van viendo distintas formas de afrontar la vuelta a las oficinas.

Y ahí, frente a al apuesta por un modelo híbrido pero que deje claro que la oficina será necesaria -como han apostado algunas de las grandes tecnológicas como Google o Apple-, aparece opciones como la de la consultora Deloitte, que dará total libertad a sus empleados para decidir cómo, cuándo y desde dónde trabajan. Un paso más allá del teletrabajo.

Trabajo ultraflexible: la apuesta de Deloitte

La empresa de contabilidad y consultoría dijo que dejaría que los empleados decidieran "cuándo, dónde y cómo trabajar" tras el éxito del trabajo a distancia durante la crisis de la Covid. Aunque la empresa ha ofrecido un trabajo más flexible desde 2014, el último anuncio significará abandonar su enfoque centrado en la oficina una vez que se levante la fase final de las restricciones el próximo mes.

"Dejaremos que nuestra gente elija dónde necesita estar para hacer su mejor trabajo, en equilibrio con sus responsabilidades profesionales y personales", dijo el director ejecutivo de Deloitte, Richard Houston, en declaraciones a The Guardian.

"No voy a anunciar ningún número fijo de días para que la gente esté en la oficina o en lugares específicos. Eso significa que nuestra gente puede elegir la frecuencia con la que vienen a la oficina, si es que deciden hacerlo, mientras se centran en cómo podemos servir mejor a nuestros clientes", explicaba el directivo.

Esto contrasta con algunos rivales, como PwC, que espera que el personal pase al menos el 40% de su tiempo con sus compañeros en la oficina, ya sea en la oficina o en visitas a clientes, cuando las normas Covid lo permiten.

Goldman Sachs tilda el teletrabajo de "aberración"

En Reino Unido, el debate sobre el teletrabajo sigue presente. Se espera que el ejecutivo de Boris Johnson apruebe una normativa que dé libertad a cada empresa de decidir qué quiere hacer.

Allí, han sido noticia por ejemplo las declaraciones del jefe de Goldman Sachs, David Solomon, que ha calificado el trabajo a distancia de "aberración" y ha afirmado que le preocupa cómo formar a la próxima generación de banqueros si la mayoría del personal trabaja a distancia.

El director general de Morgan Stanley, James Gorman, ha sugerido que los trabajadores no pueden esperar los mismos salarios elevados si evitan acudir a sus puestos de empleo o viven fuera de las grandes ciudades. "Si quieres que te paguen las nóminas de Nueva York, trabaja en Nueva York. Nada de...'Estoy en Colorado... y me pagan como si estuviera en Nueva York'. Lo siento, eso no funciona", afirmó.

Oficinas disponibles, pero no obligatorias

La decisión de Deloitte supondrá reservar la mayor parte de su espacio de oficina para la colaboración entre equipos, la formación y las reuniones con clientes, aunque cada equipo tendrá que asegurarse de que su disposición se adapte a los clientes y al personal, según la empresa.

Según una encuesta reciente, el 81% de los empleados de Deloitte esperaba trabajar desde casa hasta dos días a la semana en el futuro, mientras que el 96% deseaba tener la libertad de elegir la flexibilidad de su trabajo en el futuro.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin