Empresas y finanzas

Buffett ya tiene sucesor al frente de Berkshire Hathaway: así es Greg Abel, el nuevo Oráculo de Edmonton

  • Munger lo deslizó durante la junta de accionistas del conglomerado
  • Buffett ha explicado que será su sustituto si le pasa algo
Nueva York

Warren Buffett ha señalado a Greg Abel, vicepresidente de negocios no relacionados con seguros de Berkshire Hathaway, como su posible sucesor cuando renuncie a su cargo. El Oráculo de Omaha ha confirmado que la junta del conglomerado ha dado su visto bueno. Abel desde hace unos años era el candidato favorito para suceder a Buffett.

¿Será un canadiense que extravió uno de sus incisivos la noche antes de su encuentro con un expresidente de Estados Unidos el sucesor natural de una leyenda como Warren Buffett? Finalmente parece que el sucesor natural de una leyenda como Warren Buffett será él Greg Abel, conocido ya como el Oráculo de Edmonton, su ciudad natal.

El primero en levantar la liebre fue Charlie Munger, el vicepresidente de Berkshire, durante la ronda de preguntas de algunos accionistas. Buffett estaba contestando si el conglomerado era demasiado complejo de gestionar y estaba defendiendo que no había problema al tener una estructura descentralizada. De repente Munger entró en la conversación para respaldar a Buffett cuando explicaba la cultura interna de Berkshire: "Greg mantendrá la cultura", en referencia a Greg Abel.

La intervención quedó de lo más natural y dentro de la explicación de lo importante es que Berkshire mantuviera la cultura empresarial después de Buffett y el mismo Munger. Para mucho no pasó desapercibido el comentario sobre Abel. Y hoy ha tenido que confirmarlo Buffett.

Ajit Jain, de 69 años, también fue visto a menudo como una posible elección debido a los elogios de Buffett al jefe de los negocios de seguros. "Ambos son tipos maravillosos", ha explicado Buffett a la CNBC. "Sin embargo, la diferencia de 20 años marca una diferencia real".

"Warren siempre ha buscado gestores que sepan cómo aumentar la cuota de mercado y reducir la proporción combinada, es decir, que logren que la compañía opere de la forma más rentable pero a su vez obtengan un precio completo sin perder volumen", revela a elEconomista Tom Russo, socio y miembro gerente de Gardner Russo & Gardner, con una inversión en Berkshire que asciende a casi los 2.000 millones de dólares. "Hay que ser un genio para hacerlo y en estos momentos, Abel tiene mano libre para tomar este tipo de decisiones", añade.

Ferozmente inteligente, hipereficiente y humilde

Quienes conocen bien al responsable de gestionar la cartera de empresas que incluyen a Duracell, Fruit of the Loom o Dairy Queen, por mencionar algunas, le definen como ferozmente inteligente, hipereficiente y humilde. Es por ello que este contable que se formó en la Universidad de Alberta y militó las filas de PricewaterhouseCoopers, suele recordar con humor una jornada en particular.

Por aquel entonces presidía MidAmerican Energy Holdings, en Des Moines, Iowa, y consciente de que el expresidente de EEUU, George H.W. Bush, estaría en dicha ciudad donde su hijo tenía planeado anunciar su candidatura a la Casa Blanca, logró que el republicano aceptase ser trasladado desde Las Vegas, Nevada, a cargo de la empresa liderada por Abel, quien buscaba debatir un asunto energético con el veterano político.

La noche antes, en su hotel, este ejecutivo cuya afición por el hockey le costó algunos problemas con su dentadura, retiró una corona temporal en uno de sus dientes frontales mientras cenaba en la soledad de su alcoba. Sin percatarse depositó su incisivo en la bandeja, que posteriormente dejó en el pasillo. Más tarde, mientras se cepillaba los dientes, se percató del vacío en su sonrisa. Cuando frenéticamente salió al rescate del azafate, no pudo hacer nada por recuperar su implante. Al día siguiente tuvo que explicar a Bush padre lo ocurrido para justificar la evidente cavidad. Desde entonces, el mandatario se refirió humorísticamente a Abel como el canadiense desdentado.

En sus breves momentos de asueto, tras las agotadoras jornadas supervisando operaciones multimillonarias, Abel hace gala de su obsesión por el hockey. Al fin y al cabo su tío, Sid Abel, es un miembro del Salón de la Fama que jugó para los Detroit Red Wings desde 1938 y posteriormente fue comentarios de televisión. Cuando no entrena al equipo de lacrosse o hockey de su hijo pequeño, fruto de su segundo matrimonio (cuenta con tres hijos adultos del primero), suele salir a la caza de codornices en Georgia con un grupo cercano de amigos.

Buffett ha expresado abiertamente que Abel cuenta con uno de los mismos dones que el mismísimo Oráculo de Omaha, es decir, saber cómo gestionar el capital de Berkshire, que agrupa a más de 80 compañías y también incluye una descomunal cartera en bolsa, que en estos momentos gestionan Ted Weschler y Todd Combs. El canadiense también ha sido el arquitecto del imperio energético de Berkshire mientras Meyer Shields, analista de Keefe, Bruyette & Woods, resaltó en una nota a sus clientes, que la forma en que el multimillonario inversor se refirió a Abel el pasado sábado señalan "contundentemente" que éste tomará su testigo.

Trayectoria

Greg Abel se graduó en 1984 con una licenciatura en Comercio por la Universidad de Alberta en 1984.

Comenzó su carrera profesional como contable en PricewaterhouseCoopers.

Poco después dio el salto a CalEnergy Co que posteriormente se convirtió en MidAmerican.

Berkshire adquirió una participación del 75% en la misma en un acuerdo valorado en 9.000 millones de dólares.

Abel entró a formar parte de Berkshire Hathaway Energy en 1992.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Miguel 1984
A Favor
En Contra

Le deseo larga vida a Warrent Buffet

Pero mi intuición es que berserarie se undira como un castillo de naipes

Puntuación -3
#1