Empresas y finanzas

Dionisio Martínez (Drager): "Si el criterio en el material sanitario es el precio, dependeremos de terceros"

  • "2020 ha sido un año excepcional que no se va a repetir en términos económicos"
Dionisio Martínez. Foto: eE

Drager es uno de los líderes mundiales de fabricación de mascarillas y respiradores. Su director general cuenta cómo se vivió la pandemia y cómo se puede favorecer la reindustrialización de España en los próximos años.

Drager experimentó un gran crecimiento durante 2020. ¿Se mantendrá el ritmo en 2021?

Sinceramente, no. Durante el año 2020 intentamos proveer a todo el sistema sanitario y a la sociedad de todo que necesitaban. Se han dotado ya de muchos medios, la necesidad en 2021 es distinta a la de 2020. Ha sido un año excepcional que no se va a repetir en términos económicos para las empresas y, afortunadamente, para la sociedad.

¿Qué productos fueron los más demandados en España?

Nosotros iniciamos con grandes solicitudes de mascarillas FFP2 y FFP3, que las fabricamos, y de EPI en general. Eso fue en enero y febrero, y a partir de marzo respiradores, que era lo que necesitaba todo el mundo urgentemente.

"En España no se han establecido las condiciones para invertir a medio-largo plazo"

¿Fabrican algo en España?

No. Nuestra fabricación está centralizada. Hubo una aproximación del grupo para apoyar a los países para poder autoabastecerse en el futuro y se ha descentralizado la fabricación en Estados Unidos, Reino Unido y Francia. Me propuse también el poder implementar aquí una fábrica de mascarillas.

¿Y qué pasó?

Todavía no he podido. No se han dado las circunstancias que me solicitaban para poder ejecutar el modelo de negocio. Me he entrevistado con muchas autoridades, ministerios, autonomías... pero no se terminan de dar las circunstancias. ¿Por qué? Es un modelo de sistema sanitario descentralizado, competencias descentralizadas, y es muy difícil ejecutarlo como hemos podido ejecutarlo en otros países. Mi homólogo francés se reunió con el presidente Macron y ha podido llevarlo a cabo. Han puesto una estrategia en la cual la fabricación se descentraliza por parte de nuestro grupo. Se establecen en Francia líneas de producción, autoabastecimiento, toda la cadena de valor.

¿Las administraciones le pusieron trabas a la inversión?

Seguramente no me he expresado bien. Las autoridades están intentando atraer inversión extranjera. Para un grupo extranjero como es Drager, ¿por qué tenemos que invertir en España o Francia? Si tuviéramos la posibilidad de invertir en alguno de los dos países se hace donde se pueda tener mejores condiciones a medio-largo plazo. En España no se han establecido esas condiciones a medio-largo plazo. Si nosotros invertimos para poder vender, yo como empresa local, ya tengo el producto para poder vender. No tengo ninguna ventaja competitiva para fabricarlo aquí. No tengo ningún incentivo para poder fabricarlo aquí.

"Estamos comprando mascarillas FFP2 de origen chino para nuestro sistema sanitario en torno a los 0,2, 0,3 y 0,5 euros"

¿Cuáles son los frenos que tiene España para poder captar esa inversión extranjera, esa fabricación aquí?

Si nosotros, en la descentralización de competencias que tenemos con el régimen autonómico, nos enfocamos más en las políticas propias de cada una de las autonomías, nunca llegaremos a lo que necesita el país. El Ministerio, a través de Ingesa, ha publicado contratos marcos para la compra de equipamiento de protección individual. Dentro de los distintos proveedores el criterio prevaleciente es el precio. Estamos comprando mascarillas FFP2 de origen chino para nuestro sistema sanitario en torno a los 0,2, 0,3 y 0,5 euros. Si nosotros estableciéramos otros criterios para la compra de cierto tipo de equipamiento podríamos favorecer la producción nacional, la industrialización del país. Si no, lo que nos va a seguir pasando es que vamos a seguir dependiendo de fábricas que estén en el extranjero. Nosotros las tenemos en Reino Unido, Francia, Suecia, que pueden proveer a España. El problema lo tenemos en cómo ayudamos a nuestro sistema industrial y socio-económico, cómo aportamos valor adicional, cómo generamos empleo...

La Ley de contratos públicos insta a priorizar por precio en las compras centralizadas o acuerdos marco. ¿Hay que cambiarla?

Si tomamos el precio como criterio principal vamos a seguir dependiendo de terceros países. Lo hemos visto en el caso de las mascarillas. Cuando yo tengo que afrontar un refuerzo del sistema sanitario mis criterios no pueden ser el precio. Mis criterios serán aquellos que estén alrededor del paciente, alrededor de lo que yo necesite como factor determinante para las investigaciones. Fenin ha dicho muy acertadamente datos del paciente, datos de los distintos sistemas que estamos alrededor del paciente. Eso no tiene nada que ver con precio.

Cuando yo tengo que afrontar un refuerzo del sistema sanitario mis criterios no pueden ser el precio

¿Qué siente el CEO de Drager en España cuando ve qué empresas fueron las que trajeron material a España en lo peor de la pandemia?

Tengo sentimientos encontrados. El primer sentimiento que me viene a la cabeza es frustración. De no haber podido hacer más por mi país. De no haber podido, con nuestras fábricas, proveer de tecnología que salva vidas. Con cerca de 400 empleados hemos ayudado a todo lo que nos han pedido hospitales, autoridades y demás. Cuando me pongo en el papel de las autoridades que tienen que solucionar un problema y que las empresas tradicionales como la nuestra no podíamos dar respuesta a toda la necesidad que había, tienen que ir a los mercados para ver cómo proveer de material, en este caso EPI y respiradores, para la gestión del sistema sanitario en la pandemia. Si me pongo en su lugar, ahora mirando hacia atrás, los sentimientos son de soledad, de no saber cómo gestionar en estos entornos la compra de todo este material para poder ayudar.

Se habla desde la patronal de la obsolescencia del parque tecnológico de los hospitales. ¿Cómo se soluciona esto?

Tenemos que analizar un poco el pasado, desde cuándo tenemos esta situación. Si miramos para atrás todo se inicia en la crisis económica, en la cual vamos reduciendo los recursos humanos y materiales de los que se dota al sistema sanitario. Tendríamos que subir un escalón más arriba, ver a dónde queremos ir y desarrollar un plan independientemente del político que gobierne. Se ha visto que hasta la Ley de Salud Pública está desfasada.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

bcn
A Favor
En Contra

En este pais todo depende del coste, mirando poco a la letra pequeña, y las consecuencias futuras, y el valor añadido que de da.

Me voy a lo mas barato. Luego vienen los problemas y las quejas, que acaban en saco vacio, ruido de fondo que en dos dias se acaba.

España no es un pais de medio-largo plazo. Solo vive en el ahora y el luego, pues ya veremos. Que hacen los gobiernos? Da igual naturaleza y tendencia politica, solo piensan a corto y asi nos va a todos.

Puntuación 1
#1