Empresas y finanzas

El auditor advierte de incertidumbres y riesgos en el plan de viabilidad hasta fin de año de 'La Tagliatella'

  • La dirección dice que su continuidad está garantizada hasta el 31 de diciembre
  • El consejo baja su retribución un 98% en el último año

Aunque no cuestiona el principio de empresa en funcionamiento, el auditor advierte de riesgos e incertidumbres a corto plazo en el plan de viabilidad de Amrest, la empresa propietaria de La Tagliatella y uno de los mayores franquiciados en Europa de marcas como Burger King, KFC, o Starbucks entre otras.

La empresa asegura en su último informe anual de cuentas, que "dado el análisis de la información disponible, las circunstancias actuales y las incertidumbres sobre el futuro", el consejo de administración garantiza la viabilidad de la compañía "durante un periodo de al menos un año", hasta el próximo 31 de diciembre.

No obstante, KPMG señala en su auditoría que teniendo en cuenta la evolución de la pandemia y las pérdidas registradas hasta ahora, "consideramos el riesgo asociado a la evolución por parte de los administradores de la aplicación del principio de empresa en funcionamiento una cuestión clave de nuestra auditoría", advirtiendo de que existe una "incertidumbre inherente en la realización de proyecciones de tesorería en las actuales circunstancias" que podrían tener un impacto en las cuentas anuales.

Según el auditor, "existe un riesgo de que el valor contable de las Unidades Generadores de Efetivo (UGE) sea superior a su valor recuperable en aquellos establecimientos en los que se produzca una reducción del númer ode clientes".

De hecho, y a pesar de garantizar su viabilidad hasta fin de año, los propios administradores ponen de manifiesto que "dada la impredecibilidad del posible impacto de la pandemia, existen incertidumbres que ponen en entredicho la capacidad del grupo para seguir como empresa en funcionamiento".

En este sentido, además de alertar de la imposibilidad de calcular los gastos futuros de explotación, Amrest resalta que es posible que algunos establecimientos "tengan que cerrarse debido al empeoramiento de la economía" y la falta de acuerdo con los propietarios de los locales para bajar la renta de los mismos. Según dice, "esta situación también puede perjudicar las actividades empresariales y los resultados de explotación". Pero no solo eso. "Terminar el contrato de alquiler pertinente en condiciones rentables puede resultar imposible" y, además, "el cierre de los restaurantes franquiciados está sujeto a la aprobación del franquiciador y no es seguro que pueda obtenerse".

Como consecuencia de la crisis sanitaria y el cierre temporal y la reducción significativa de espacios y horarios de actividad, la empresa cerró el último ejercicio con una caída de la facturación del 22%, hasta 1.522 millones de euros, sumando unas pérdidas de 183,7 millones de euros, frente a un beneficio neto el año anterior de 66,9 millones.

Amrest admite en sus cuentas que está expuesta al riesgo de liquidez debido al posible incumplimiento de sus compromisos financieros y a la hipotética reclasificación de la deuda a corto plazo, por lo que los vencimientos podrían limitarse a solo doce meses. No obstante, el grupo recuerda también que al final del año pasado obtuvo de sus bancos financiadores y los bonistas una dispensa para poder incumplir determinados compromisos (covenant) relacionados con el apalancamiento y los ratios de cobertura para el cuarto trimestre de 2020 y los tres primeros trimestres de este año. Durante dichos periodos, esos compromisos se sustituyeron por la obligación de mantener un nivel de liquidez mínimo de 80 millones de euros, que se reducirá a 50 millones durante el tercer y el cuarto trimestre de este año.

Amortización

En este mismo sentido, el pasado mes de octubre la compañía anunció asimismo que había amortizado parcialmente el préstamo sindicado que mantiene con distintas entidades, mediante el abono de 56,8 millones, lo que le permitía afrontar futuros vencimientos. A 31 de diciembre del último año, la deuda financiera de la compañía se elevaba en total a 770,8 millones de euros, de los 676 millones eran a largo plazo y el resto a corto.

La cifra supone un incremento de 50 millones respecto al año anterior, pero es que además hay que tener en cuenta que el grupo ha recibido avales estatales tanto en España como en otros países por un importe de casi 80 millones.

La previsión de los analistas, según el consenso de mercado que recoge FactSet, es que las ventas de la compañía experimenten este año una significativa recuperación, elevándose hasta 1.861 millones, ligeramente por encima incluso del nivel de 2019. Sin embargo, la empresa seguiría en números rojos, con un pérdidas estimadas en 19,2 millones de euros. La deuda neta se elevará, sin embargo, hasta 1.125 millones, de acuerdo con estas mismas previsiones.

Amrest ha creado un grupo de trabajo de efectivo "para controlar de manera estricta y diligente los pagos y las relaciones con los proveedores, además de gestionar la liquidez del grupo y sus entidades". Así, la dirección de la compañía asegura que "se están tomando medidas en varias áreas para reforzar la posición en términos de liquidez y reducción de los efectos adversos del Covid-19". En todos los países donde opera la empresa se han establecido equipos de crisis para coordinar, en la misma línea, todas las acciones.

Baja su retribución un 98%

Amrest Holdings ha reducido la retribución del consejo de administración un 98% en el último ejercicio, desde 16,7 millones hasta únicamente 363.000 euros debido a la crisis causada por la pandemia y la necesidad de garantizar la máxima liquidez posible a la compañía. Y del mismo modo también, la alta dirección ha pasado de recibir en 2019 una remuneración de 10,4 millones a solo 4 millones de euros en el último ejercicio, lo que supone un 55% menos. Amrest es el operador de restaurantes cotizado líder en Europa con una cartera de marcas presentes en  25  países. 

El grupo  opera  más  de  2.300  restaurantes  bajo  marcas franquiciadas como  KFC,  Pizza  Hut, Starbucks  y  Burger  King,  así  como  marcas  propias  como  Sushi  Shop,  La  Tagliatella,  Bacoa  y  Blue  Frog.  La compañía ha anunciado esta misma semana que Luis Comas, quien ha estado liderando la marca La Tagliatella, será ascendido a nuevo director general con efectos desde julio en sustitución de Mark Chandler.

comentarios3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Porquerías
A Favor
En Contra

Me asombra que la gente pueda salir fuera a comer semejante bazofia, o que encargue las porquerías que le traen en moto después de pasar alrededor de los tubos de escape de media ciudad.

Puntuación 10
#1
Vip
A Favor
En Contra

Empresa mal gestionada por gente de dudosos valores morales.

Puntuación 9
#2
Usuario validado en elEconomista.es
aviamquepasa
A Favor
En Contra

Muy buena marca, pero es que en estos tiempos difícilmente un restaurante es rentable, esperemos que pase rápido

Puntuación 3
#3