Empresas y finanzas

Siemens Gamesa anuncia el cierre de las fábricas de La Coruña y Cuenca y el despido de 266 trabajadores

  • Las plantas se han quedado pequeñas para el tamaño de los equipos actuales

Siemens Gamesa Renewable Energy ha anunciado el despido de 266 trabajadores en sus plantas de Cuenca y As Somozas (La Coruña), 51 en la primera y 215 en la segunda. Esta segunda instalación llevaba meses en el alero, con perspectiva de cierre este enero, pero no así la primera. El Gobierno central y los de Castilla-La Mancha y Galicia ya han expresado su rechazo a la decisión.

La empresa dirigida por Andreas Nauen ha informado de su intención de iniciar un procedimiento de despido colectivo, previo al cierre de las dos instalaciones, con una escueta nota remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Una nota de prensa complementa esa información

El cierre de la fábrica de Somozas se debe a la falta de pedidos de las palas del modelo de turbina SG 2.X-114 que produce la planta y a la imposibilidad que tiene de fabricar de manera competitiva los modelos más grandes que demanda el mercado. La firma no tiene ningún pedido confirmado para este modelo de pala en España en 2021 y no hay previsión de que haya ningún proyecto con ese modelo en un futuro, por falta de demanda.

El mercado español, como el mercado global en general, demanda turbinas más grandes que la planta de Somozas no puede producir de forma competitiva porque sus costes son mayores que los de otras fábricas. Además, en el caso de las turbinas de mayor longitud de SGRE, con una demanda significativa en los próximos años, sería imposible fabricarlas en la planta de Somozas por limitaciones de espacio y de transporte.

La empresa, los sindicatos, el Gobierno central y el autonómico mantuvieron una reunión a mediados de diciembre para tratar de buscar una solución, en la que la Administración mostró su disposición a ayudar a la compañía a mantener y transformar el centro productivo, pero sin alcanzar ningún acuerdo concreto

Con relación a la planta de Cuenca, su actividad se dividía entre la reparación de palas y el suministro a la planta de Aoiz. Suspendida esta segunda, los costes de la primera no le hacen competitiva, porque la tendencia del mercado es la sustitución de palas en lugar de la reparación y porque también tiene problemas de espacio para palas grandes,

La compañía explica que en breve se pondrá en marcha un Expediente de Regulación de Empleo y que las negociaciones con los representantes de los trabajadores comenzarán en los próximos días, de acuerdo con la regulación vigente.

Mejora de la competitividad

Esta decisión se encuadra en las distintas acciones que Siemens Gamesa ha puesto en marcha para mejorar la competitividad, sobre todo en su negocio Onshore, y ser rentable de forma sostenible. Durante el año 2020 perdió 918 millones de euros y está adaptando su organización y su estructura de costes para recuperar competitividad; prevé destinar unos 500 millones de euros a conseguirlo.

"Necesitamos volver a la senda de la rentabilidad de forma urgente, y la única forma de hacerlo es con medidas como esta y otras que hemos puesto en marcha en el negocio de Onshore en el último año y medio. Hemos analizado todas las opciones, pero hemos llegado a la conclusión de que no hay alternativa posible. Son medidas duras, pero necesarias para reconducir la situación de la compañía y garantizar su sostenibilidad y el empleo de los más de 24.000 empleados de Siemens Gamesa, unos 4.400 de ellos en España", afirmó Lars Bondo Krogsgaard, consejero delegado de Onshore en Siemens Gamesa. "Haremos todo lo posible durante las negociaciones con los sindicatos por minimizar el impacto que esta decisión tiene sobre nuestros empleados", añadió.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud