Empresas y finanzas

Feijóo exige un plan de rescate para los astilleros como en Holanda o Alemania

  • Reclama que la SEPI salve a Barreras y pide trabajo para Navantia
  • Maroto dice que los astilleros son buenos candidatos para los fondos de la UE
Almudena López, consejere delegada de Pymar, Reyes Maroto, ministra de Industria, Raül Blanco, secretario general. En las pantallas: Núñez Feijóo, presidente de Galicia y el Lehendakari Urkullu

Los astilleros privados están cerca de cerrar un año agridulce. Si bien el sector ha logrado subir un 14% el importe promedio de los contratos y ha sumado 17 buques nuevos a la cartera pedidos, lo que supone tres millones de horas de trabajo y 460 millones de euros, algunas empresas lo están pasando realmente mal por la falta de financiación.

"El lanzamiento de las líneas de avales ICO-Covid ha sido fundamentales para la industria pero se avecinan tiempos muy difícil que la industria está más que dispuesta a enfrentar porque no nos rendimos. No sabemos cómo hacerlo", ha señalado Almudena López del Pozo, consejera delegada de Pymar, la asociación de los astilleros privados, en la junta de accionistas celebrada hoy en presencia de la ministra de Industria, Reyes Maroto, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, y el lehendakari, Iñigo Urkullu, dos de la CCAA donde más peso tiene este sector.

La industria naval privada tiene una cartera de 51 buques por 2.090 millones 

Núñez Feijóo ha coincidido con López del Pozo en reconocer el alto grado tecnológico y la gran capacidad exportadora y de creación de empleo de calidad que tiene el sector naval, pero ha señalado en voz alta que no está pasando por un buen momento y ha reclamado al Gobierno que incluya a la industria de los astilleros en los planes de rescate, activando medidas financiación que garanticen su solvencia y les permitan sobrevivir y competir a nivel internacional.

"Necesitamos medidas para proteger al sector del shock económico producido por el coronavirus. Alemania y Holanda están blindado a su industria naval"

"Necesitamos medidas para proteger al sector del shock económico producido por el coronavirus. Alemania y Holanda están protegiendo a su industria naval y nosotros debemos blindarla también facilitando el acceso adecuado al fondo del solvencia y a las ayudas del fondo europeo de reconstrucción (Next Generation EU). Alemania y Holanda inyectan a sus astilleros solvencia y liquidez y nosotros no podemos fallarles ahora. Debemos trabajar juntos y el Gobierno Central debe buscar fórmulas para que puedan competir en igualdad", ha asegurado Núñez Feijóo durante su intervención en la junta de accionistas, que se ha celebrado online. El 90% de la cartera de pedidos se exportan.

El presidente de Galicia ha pedido en concreto que la SEPI rescate al astillero privado Barreras, que no acaba de superar su problemas financieros. La propia Xunta es la que ha planteado que la empresa viguesa se acoja al fondo del solvencia para poder afrontar los problemas de gestión y terminar el crucero de mega lujo que está haciendo para Ritz Carlton, que asumió hace poco el control del astillero. La firma, además, debe dinero a la industria auxiliar.

"Debemos aprovechar la oportunidad que suponen los fondos europeos de reconstrucción para acometer proyectos a gran escala que garanticen su competitividad", dice Feijóo

Feijóo ha solicitado ayuda también para el astillero de Navantia en Galicia, que se ha quedado sin carga de trabajo para los próximos dos años después de que el pedido de las fragatas F110 se haya retrasado hasta finales de 2022, cuando estaba previsto que se iniciara en 2018. Lleva tres años sin activarse pese a tener un presupuesto anual de 250 millones asignado. Así, ha planteado que se le encargue la construcción de un buque de aprovisionamiento en combate por unos 150 millones para mantener la actividad hasta que lleguen las fragatas, y que se impulse su transformación para poder ser más competitivos en España y en el extranjero. La industria de la región tiene en cartera y construyéndose unos 21 buques valorados en 900 millones de euros.

En cuanto al fondo de reconstrucción de la UE, Feijóo, Urkullu y López han coincidido en que sería deseable destinar un porcentaje de los fondos al sector de la construcción naval, que ha apostado por el desarrollo del hidrógeno como medio de propulsión para eliminar las emisiones de CO2 y es una empresa muy tecnológica, que genera integración sectorial y empleo de calidad debido a la fuerte industria auxiliar que mantiene. "El objetivo es definir un marco de futuro para el sector siendo necesario establecer mecanismos de ayuda que den certezas y seguridad a la industria naval. Debemos aprovechar la oportunidad que suponen los fondos europeos de reconstrucción para acometer proyectos a gran escala que garanticen su competitividad", ha señalado Feijóo.

"Apostamos por el desarrollo de la Agenda Sectorial como hoja de ruta eficaz para la reactivación del sector", explica la ministra Matoro

La ministra Reyes Maroto ha señalado por su parte que los astilleros tienen un horizonte de recuperación a medio plazo debido a que se mantienen los pedidos y los contratos de mantenimiento y ha recordado todas las ayudas, líneas de financiación y planes plurianuales que el sector tiene a su disposición para impulsarla digitalización y las nuevas tecnologías. En este punto, si que ha reconocido que el sector es un buen candidato para beneficiarse de los fondos de reconstrucción europeos. "El compromiso del Gobierno con la industria naval, a la que ha acompañado a lo largo de la pandemia con ayudas específicas como las de Cesce, IDAE o FIEM", ha recalcado la ministra, que apuesta por el desarrollo de la Agenda Sectorial como hoja de ruta eficaz para la reactivación del sector.

El País Vasco cerrará 2020 con un aumento de la cartera de pedidos del 56%

Por su parte, Urkullu ha sacado pecho de la industria naval vasca y del éxito de la alianza de las instituciones regionales con Pymar. "El modelo de colaboración público-privada, con la participación de Pymar, se ha demostrado eficaz. La actividad de contratación a los astilleros vascos no ha cesado y la cartera de pedidos ha alcanzado los 14 buques, por un importe total de 536 millones de euros. Esto supone un 56% más que hace un año; una muy buena noticia para la economía, el empleo y el futuro del sector", ha explicado el lehendakari. La industria tiene una cartera de 51 buques por 2.090 millones de euros.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin