Empresas y finanzas

La fusión entre Bristol Myers Squibb y Celgene genera un crecimiento del 6% en su primer año

  • La compañía invierte 50 millones en 200 ensayos que se realizan en España

La mayor operación del sector farmacéutico, la adquisición de Celgene por Bristol Myers Squibb por más de 76.000 millones de euros, cumple un año con buenos resultados. Con datos actualizados al tercer trimestre, el crecimiento de la nueva compañía fue un 6% superior al cosechado por las firmas por separado durante el curso anterior, según confirmó a este periódico el director general de la compañía en España y Portugal, Roberto Úrbez.

Dentro de nuestro país, la compañía ha realizado una inversión de 50 millones de euros (en todo el mundo la cifra alcanza los 6.000 millones) para la investigación y el desarrollo de 50 moléculas que se investigan en 200 ensayos clínicos. La mitad de ellos se encuentran en las últimas fases de desarrollo, por lo que los registros de aprobación en las agencias reguladoras comenzarán a verse a lo largo de 2021. Hasta el 80% de todos los ensayos están vinculados con la oncología y la hematología, dos de los pilares que las empresas tenían por separado, pero también los hay en el capítulo de medicamentos huérfanos.

En el campo de los nuevos medicamentos, y los mercados que ante ellos se abren, la nueva compañía ha conseguido la aprobación de 13 nuevas indicaciones, nueve de ellas en Estados Unidos y 4 en la Agencia Europea del Medicamento. En estos momentos, según desveló Úrbez, la compañía negocia con el Ministerio de Sanidad la inclusión de estas novedades terapéuticas en la financiación pública. La más importante es una indicación relativa al cáncer de pulmón no microcítico, donde la compañía espera tener un nicho de mercado amplio, si bien no adelantó cifras.

La compañia también ha comenzado trabajos de investigación para adentrarse en el mercado de las CAR-T, una novedosa terapia para tumores líquidos. En este momento, en España solo hay dos productos de este tipo aprobados (de Novartis y Gilead). "Estamos avanzando en la siguiente generación de medicamentos, pero queremos mantenernos también en nuestras áreas históricas", explicó Úrbez.

Una de ellas es la salud cardiovascular, donde la compañía dispone de un anticoagulante de nueva generación. Además, en este campo, la compañía anunció a principios de octubre una nueva adquisición, la de Myokardia, por valor de 13.000 millones. Con ella incluyó en su cartera el medicamento Mavacamten, una potencial cura para miocardiopatía hipertrófica, una enfermedad cardíaca crónica con alta morbilidad.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin