Empresas y finanzas

Las incidencias por impago del alquiler se disparan un 68% con la segunda ola del Covid

  • Las incidencias se elevan hasta el 5,9% desde el mínimo de 3,5% de septiembre
  • Los arrendadores se muestran más precavidos ante el aumento de la morosidad

La segunda ola de la pandemia y las consiguientes medidas de confinamiento a nivel nacional y regional están provocando que se dispare el número de incidencias por impago en el mercado del alquiler.

A partir de la tercera semana de septiembre, fecha en la que este indicador mostró su dato más bajo desde que estallase la pandemia, con una cuota de impagos del 3,5%, las comunicaciones por falta de pago se han incrementado un 68,4% hasta situarse en el 5,9% sobre el total de los contratos monitorizados por el Fichero de Inquilinos Morosos. 

"Aunque el dato de la cuarta semana de noviembre aun es provisional a la espera de que cierre el mes, la tendencia con la que está incrementando las comunicaciones nos hace prever que en esta semana el 5,9% de los contratos monitorizados comunicarán algún problema de impago", explica Sergio Cardona, Director de Estudios y Calidad de Fichero de Inquilinos Morosos.

La evolución de los impagos durante 2020 ha ido pareja al desarrollo de la enfermedad en España

Tal y como puede observarse en los datos que presenta Fichero de Inquilinos Morosos, tras la finalización del primer estado de alarma, las incidencias se estabilizaron hasta llegar a mostrar cifras muy similares a las semanas previas al confinamiento.

Con el incremento de los contagios en otoño, y la aplicación de nuevas medidas restrictivas, las comunicaciones por falta de pago se han vuelto a disparar. Los datos reflejan como las limitaciones tienen un claro reflejo en las incidencias de impago: "tanto en marzo como ahora, semanas después de que entren en vigor las medidas, los inquilinos se encuentran con serios problemas para pagar las rentas del alquiler", explica Cardona.

Una tendencia que se espera que siga al alza durante las siguientes semanas. A la espera de ver cómo evolucionan las notificaciones por falta de pago en lo que resta de año, "las previsiones que manejamos para las últimas semanas del año indican a que las incidencias seguirán subiendo durante el mes de diciembre", adelantan desde el Departamento de Estudios y Calidad de Fichero de Inquilinos Morosos.

Según los fatos de FIM, el pico máximo de incidencias se registró en la segunda semana de mayo, cuando el 12,2% de los propietarios notificaron problemas de impagos. 

Los arrendadores, más precavidos

Desde que comenzó el segundo estado de alarma, de media uno de cada 20 contratos monitorizados a través de la herramienta de FIM Control ha reportado una incidencia de impago. Ante esta tesitura, los arrendadores están siendo más precavidos y, tanto profesionales como particulares, analizan más concienzudamente la situación financiera de los candidatos antes de decantarse por uno, según explica la compañía.

"Es importante que los arrendadores sean conscientes que muchos de los retrasos en el pago de las rentas derivan en casos de morosidad. Estamos viendo como cada vez muestran un mayor interés por saber la probabilidad que tienen de que se inquilino deje de pagar", explican desde Fichero de Inquilinos Morosos.

Desde que finalizó el confinamiento general de la población en el mes de mayo, se han incrementado un 24% más de solicitudes de informes de informes de riesgo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin