Empresas y finanzas

Un estudio de la sanidad irlandesa detecta contagios por covid en un vuelo

  • El sector aéreo resta valor al informe y asegura que faltan datos concluyentes
Avión sobrevolando

Un estudio elaborado por la sanidad irlandesa (Department of Public Health) y publicado por el diario europeo de enfermedades infecciosas (Eurosurveillance) señala sin titubeos que no solo se dan contagios por coronavirus durante los vuelos, sino que "los viajes aéreos han acelerado la pandemia mundial, contribuyendo a la propagación de la enfermedad por covid-19 en todo el mundo".

"Este estudio es uno de los pocos que han demostrado hasta ahora la transmisión en vuelo del SARS-CoV-2 con una amplia transmisión hacia adelante. Los patrones de propagación en vuelo merecen un estudio más a fondo", señalan los autores del artículos, entre los que se encuentran miembros del centro de vigilancia de protección a la salud.

"Este estudio es uno de los pocos que han demostrado hasta ahora la transmisión en vuelo del SARS-CoV-2 con una amplia transmisión hacia adelante"

Las conclusiones del estudio A large national outbreak of COVID-19 linked to air travel, Ireland, summer 2020, publicadas el pasado 22 de octubre, han sido recibidas con mucho recelo por parte del sector aéreo, que critica que los autores se precipitan a la hora de poner en duda la seguridad sanitaria en los aviones ya que se trabajan con muy pocos datos que no son concluyentes y no se deja claro si los filtros HEPA, que limpian el aire de virus, y el sistema de recirculación funcionaban correctamente. "No explica el ambiente o las condiciones en las que se desarrolla el viaje y tampoco desvela el número vuelo o la compañía, algo que si se ha hecho en otros estudios sobre contagios de Sars en aviones", explican fuentes del sector.

Lo que sí se señala el artículo es que nueve de los 13 pasajeros contagiados este verano, presuntamente, durante el vuelo llevaban mascarilla, uno de ellos no porque era un niño y de los otros tres no tiene información. El estudio asegura que los pasajeros contagiados provienen de distintos continentes, que muchos de ellos entraron en contacto por primera vez dentro del avión y que no estaban todos sentados juntos. El vuelo, con una duración de siete horas, registró una ocupación del 17%. Los miembros de la sanidad irlandesa no son capaces de señalar cuál es el paciente cero pero aseguran que el virus era el mismo en personas que no tenían relación previa.

"La secuenciación y el análisis del genoma completo se realizaron en cinco muestras disponibles, que provienen de un caso que viaja desde un continente, tres casos que viajan desde un continente diferente y un caso que viaja desde un tercer continente. Las cinco muestras se identificaron como pertenecientes al linaje viral B.1.36 del SARS-CoV-2 (nomenclatura Pangolin 2.0.7)", recoge el estudio.

Para los autores del texto, coliderado por Nicola Murphy y Máirín Boland, del departamento de salud pública de Irlanda, el hecho de que pueda haber transmisiones del virus a bordo obliga a los países a intensificar las medidas de rastreo de los pasajeros que llegan y la realización de test antes y después para evitar una posible propagación. No en vano, aseguran que los 13 casos que viajaban en el mismo vuelo se tradujeron en un brote de 56 contagios en distintas zonas del país.

Un informe del Departamento de Defensa de EEUU señala que el riesgo de contagio a bordo es mínimo

Las patronales internacionales no se han querido pronunciar sobre el informe, que despierta muchas dudas, pero la semana pasada IATA se hizo eco de un informe elaborado por el Departamento de Defensa de EEUU que constata que el riesgo de transmisión del Covid-19 a bordo de los aviones es casi inexistente. Este estudio se ha elaborado tras realizar cientos de pruebas con aerosoles. Así mismo, IATA informó que desde principios de 2020 se han reportado 44 casos de COVID-19 en los que se cree que la transmisión se asoció con un viaje de vuelo, de los 1.200 millones de viajes de pasajeros en 2020.

Las pruebas de Departamento de Defensa (US Transcom) mostraron que el aerosol con el supuesto covid se "diluyó rápidamente por las altas tasas de intercambio de aire" de una cabina de avión típica. Las partículas permanecieron detectables durante un período de menos de seis minutos. Además, los modelos de avión probados eliminaron las partículas entre 5 y 6 veces más rápido que lo especificado para un quirófano. La EASA también ha determinado que los vuelos son seguros y que las medidas sanitarias implantadas (uso de mascarillas, filtros HEPA) ayudan a minimizar el riesgo de trasmisión del virus dentro de un avión, algo que, de momento, se ha dado en muy muy pocas ocasiones.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin