Empresas y finanzas

Globalvia se lanza al negocio de la movilidad con patinetes y bicicletas

  • Crea una nueva línea de negocio para participar en el "Netflix' de la movilidad"
Fernando Vallejo, director de Innovación y Sistemas de Globalvia

Globalvia ha puesto el foco en las oportunidades que ofrece la movilidad para diversificar y complementar sus actividades como operador de infraestructuras de transporte. La concesionaria española, a través de su nueva plataforma tecnológica, OpenVia, apuesta por entrar en los negocios de los patinetes eléctricos y las bicicletas, sin descartar en un futuro abordar otros como el de las motocicletas y los coches compartidos.

Este objetivo se enmarca dentro de un desafío superior para alcanzar una mayor interconexión y participar en lo que el director de Innovación y Sistemas del grupo, Fernando Vallejo, define como "el Netflix de la movilidad".

OpenVia, una apuesta personal del consejero delegado de Globalvia, Javier Pérez Fortea, por impulsar la innovación y que cuenta con el respaldo de los fondos de pensiones que controlan la compañía, trabaja en un abanico de acciones, con vocación international, como la inteligencia artificial en las infraestructuras de carreteras y ferrocarriles, los servicios de micromovilidad, en los que se encuadra su interés por los patinetes eléctricos, los vehículos aéreos o las bicicletas compartidas, la movilidad digital y OpenVia Lab, un observatorio de startups de movilidad.

"El primer foco es innovar para que nuestras concesiones sean las mejores del mundo, pero creemos que la movilidad va más allá de las concesiones que conocemos a día de hoy", explica Vallejo en una entrevista con elEconomista. "Nuestra apuesta va a todo tipo de negocios que cualquier startup de movilidad pudiera hacer y ese es el espejo en el que nos miramos", subraya.

En su asalto a nuevas actividades de movilidad, Globalvia ya se halla en la carrera para la concesión de patinetes eléctricos en Sevilla

En su asalto a nuevas actividades de movilidad, Globalvia ya se halla en la carrera para la concesión de patinetes eléctricos en Sevilla. Para ello se ha aliado con Bird, uno de los principales actores de este negocio en el mundo, y recientemente han sumado a la firma sevillan Scoobic Urban Mobility. La licitación, que se divide en dos concesiones y contempla el despliegue de entre 1.000 y 1.500 patinetes, está próxima a su resolución. La concesionaria española explota en la actualidad el Metro de la ciudad hispalense, lo que ofrece oportunidades para implementar sinergias. La compañía también está atenta al concurso de bicicletas que está en marcha igualmente en la capital andaluza.

La de los patinetes de Sevilla es la primera aproximación de OpenVia a las nuevas formas de movilidad. "Tenemos otros proyectos que estamos analizando en relación a patinentes y bicicletas y estamos abiertos a seguir explorando otro tipo de elementos de micromovilidad que complementen al transporte público", indica Vallejo.

"El transporte público no puede no integrarse con los patinetes de una ciudad o con las bicis, o con el 'sharing' de coches"

"Queremos desarrollar todo tipo de elementos que converjan y que creen un ecosistema de movilidad porque pensar que los elementos son independientes es un error. El transporte público no puede no integrarse con los patinetes de una ciudad o con las bicis, o con el sharing de coches", abunda. "Antes o después llegará el Netflix de las autopistas, de las concesones o de la movilidad y la cuestión es si queremos estar ahí o estar totalmente fuera y OpenVia nació con el objetivo de ser parte de la solución, que requiere de muchos actores".

La apuesta de OpenVia por la movilidad ya se ha materizado con Smart 45 para digitalizar una autovía en Madrid, o Slora, para pagar los peajes de autopistas en Estados Unidos.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.