Empresas y finanzas

Vía libre para que Repsol invierta 80 millones en La Coruña

  • Logra la última licencia para un poliducto desde su refinería hasta el Puerto exterior de Langosteira
  • Completará una inversión de 126 millones para trasladar sus operaciones de crudo y sólidos
  • La lentitud administrativa y un petroglifo retrasan las obras casi dos años y medio
Antonio Brufau, presidente de Repsol. Foto: Archivo.

Repsol ha obtenido la última licencia para construir un poliducto que una su refinería de La Coruña con el Puerto exterior de Punta Langosteira, con casi dos años y medio de demora sobre el calendario previsto. La petrolera invertirá 80 millones de euros para terminar todas las infraestructuras que le permitirán trasladar allí sus operaciones de crudo y sólidos, con un coste total de 126 millones.

En octubre de 2013, Repsol y la Autoridad Portuaria de La Coruña firmaron el convenio para el traslado gradual de las operaciones de crudo y de sólidos al Puerto Exterior de Punta Langosteira, cuya construcción se decidió tras el desastre del Prestige en 2002.

Los tubos del poliducto, esperando el inicio de las obras. Foto: Archivo.

En 2015, la petrolera dirigida por Josu Jon Imaz empezó las operaciones de sólidos en el Puerto exterior, donde en la actualidad ya se han trasladado todos los tráficos de graneles sólidos (coque y azufre), que suponen anualmente cerca de 400.000 toneladas.

Estaba previsto que el traslado de las operaciones de crudo y otros combustibles se culminara en abril de 2018, pero la demora de los trámites administrativos y problemas sobrevenidos -el último, un petroglifo- han retrasado las obras, de tres partes y valoradas en 126 millones.

Pantalán de 25,4 millones

La primera parte, la obra marina para que se puedan descargar los líquidos, exige invertir 25,4 millones en un nuevo pantalán -de 520 metros de longitud, sobre estructuras equivalentes a edificios de 10 alturas-, en el que atraquen los buques. En estos momentos ya se está ejecutando la obra y se espera que esté concluida este mismo 2020, si las restrucciones de la pandemia lo permiten.

La segunda parte son las obras en la refinería -más de 20 millones- y la tercera consiste en la obra del poliducto y sus infraestrucutras asociadas, presupuestadas en 80 millones. Con 3,8 kilómetros de longitud, esta infraestructura –cuya tramitación incluyó más de 3.000 folios de documentación– tiene una gran complejidad técnica y administrativa, que ha implicado a más de una veintena de organismos oficiales y entidades. La última que faltaba por autorizarlo, el Ayuntamiento de La Coruña, lo ha hecho hoy.

Trazado del nuevo poliducto de Repsol. Imagen: Archivo.

Repsol ya tiene el material principal del poliducto, más de 50 kilómetros de tuberías con diámetros entre 24 y 8 pulgadas, almacenadas en el Puerto Exterior, y procederá en breve a licitar y adjudicar las obras.

La petrolera mantendrá el tráfico de productos elaborados en el terminal marítimo de Repsol en el Puerto Interior, y tiene licencia para operar en allí con crudo hasta el año 2027, aunque ya estén operativas las infraestructuras en el Puerto Exterior, ya en 2022.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin