Empresas y finanzas

La industria del cemento perderá el 20% de su negocio en 2020, la mayor caída en ocho años

  • Oficemen urge al Gobierno planes de reactivación del sector de la construcción
Víctor García Brosa, presidente de Oficemen

La industria del cemento en España anticipa un deterioro del consumo de cemento en el entorno del 20% al cierre de 2020 como consecuencia del impacto de la crisis por el Covid-19.

Así lo prevé la Agrupación de fabricantes de cemento de España (Oficemen), de manera que la segunda mitad del presente ejercicio profundizará en la caída registrada en el primer semestre, que alcanzó el 16,5%, hasta los 6,18 millones de toneladas. Con ello, romperá con tres años consecutivos de crecimiento y registrará el mayor descenso desde 2012, cuando la crisis financiera aún impactaba en esta actividad –aquel año cayó el 34%–.

El recorte proyectado para este año contrasta con un crecimiento estimado, antes de la pandemia, de alrededor del 2%

Tras superar la paralización total que sufrió la construcción durante varias semanas en marzo y abril y pese a la mejora de las últimas semanas, Oficemen no espera un cambio de tendencia en los próximos meses. Su presidente, Víctor García Brosa, señala en una entrevista con elEconomista que el recorte proyectado para este año contrasta con un crecimiento estimado, antes de la pandemia, de alrededor del 2%.

"Según los últimos datos disponibles de BNP Paribas, el país que ha registrado mayores caídas en el mes de abril fue Italia con un -82%, seguido de Francia con un -59%, España con un -50%, y Grecia con un -41%", remarca.

Con las previsiones de Oficemen, el consumo de cemento al final del año se situaría por debajo de los 11,5 millones de toneladas, una cifra que lo devuelve al nivel de hace cinco años y que supone casi la tercera parte de la capacidad que tienen las fábricas españolas, lo que amenaza la continuidad de alguna de ellas –con 33 fábricas y más de 30 millones de capacidad instalada el sector estima un mercado sostenible con un consumo de entre 20 y 25 millones de toneladas de cemento, el doble que en la actualidad-. Máxime en un contexto en el que la evolución de las exportaciones ha agudizado si cabe su tendencia bajista por las medidas que lastran su competitividad frente a otros países de fuera de la Unión Europea.

En este entorno, García Brosa incide en que "la palabra que mejor describe la situación actual y la previsión para este año es incertidumbre", urge la implantación de "un ajuste en frontera, porque la gran pérdida de exportaciones en el mercado internacional se produce frente a países como Turquía, Egipto, Argelia o Túnez, que no tienen el mismo nivel de compromiso con las emisiones de CO2".

El presidente de Oficemen reitera la necesidad de que se aborden los elevados costes energéticos en España, que pese a que han bajado en los últimos meses en el marco de la crisis, siguen estando entre un 20 y un 30% por encima de los de países europeos como Alemania y Francia. Asimismo, reclama al Gobierno que "concrete" y saque adelante "con urgencia" el estatuto de la industria electrointensiva.

Planes de infraestructuras

Además, el directivo advierte de que la recuperación del consumo en el futuro dependerá en gran medida "de los planes de reactivación que el Gobierno pueda llegar a crear". García Brosa considera que "la construcción es uno de los mecanismos y herramientas que claramente pueden ayudar al país por su efecto multiplicador con respecto al resto de actividades y por su gran capacidad de creación de empleo".

Aboga por acometer inversiones en infraestructuras para cumplir la Agenda 2030 e impulsar la promoción de vivienda

A este respecto, aboga por acometer inversiones en infraestructuras para cumplir la Agenda 2030 e impulsar la promoción de vivienda, tanto nueva como social con alquileres a largo plazo, y la rehabilitación. Recuerda que "el 55% de las viviendas en España fueron construidas antes de 1980".


García Brosa reconoce que "las obras que están en curso se están tratando de terminar", pero avisa de que las licitaciones no se están reactivando, lo que genera múltiples dudas sobre la demanda de cara al próximo año y posteriores.

 "Trasladando las cifras de empleo a niveles de consumo de cemento de años previos (incluyendo los peores de la crisis), y tomando un escenario de cierre en el consumo de cemento este año de aproximadamente un 20% de caída, la cifra de empleo directo en construcción se reduciría en 170.000 empleos", asegura.

Pérdida de 500.000 empleos

Aplicando el multiplicador de Seopan del empleo indirecto (2,9) a toda la cadena de valor del sector construcción, se llegaría a una destrucción de casi 500.000 puestos de trabajo. "Este es el escenario que nos espera si no se toman medidas y se plasman en un plan concreto para la construcción, un sector que no olvidemos que aglutina una potente industria auxiliar cliente, de la que el cemento es actor destacado", subraya.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin