Empresas y finanzas

La ola de quiebras se duplicará en compañías con una deuda superior a 1.000 millones de dólares

  • En lo que va de año, alcanza los 2,1 trillones de dólares a nivel mundial
  • La Fed ha logrado mantener abierto el mercado para todo tipo emisiones
iStock.

Desde principios de enero, más de 30 compañías estadounidenses con una deuda de más de 1.000 millones de dólares se han acogido a la Ley de bancarrota y es probable que ese número supere las 60 para fines de año por el aumento del endeudamiento tras el paso de la pandemia, según Edward Altman, creador de la fórmula Z-score que anticipa las quiebras corporativas y profesor emérito de la Stern School of Business de la Universidad de Nueva York. Para el académico las bancarrotas solo acaban de empezar.

Las emisiones de bonos corporativos alcanzan niveles récord este año. Alcanzan 2,1 trillones de dólares, y casi la mitad proceden de empresas de EEUU. Si bien la intervención de la Fed ha permitido facilitar el acceso al crédito de estas compañías, Altman considera que solo se está retrasando lo inevitable, cientos de quiebras empresariales. Fitch Ratings estima que el impago de los bonos corporativos mundiales este año podría exceder los niveles alcanzados durante la recesión mundial en 2009.

"Hubo una gran acumulación de deuda corporativa a finales de 2019 y pensé que se estaban preparando para la crisis del coronavirus", explica Altman a Bloomberg, "pero ahora parece de que se han vuelto locas para emitir deudas". Los nuevos brotes de coronavirus no anticipa nada bueno para las finanzas corporativas.

Chesapeake Energy, una de las pioneras en el fracking, y Brooks Brothers, la mítica tienda de trajes para hombre, se han declarado en bancarrota, figura jurídica al concurso de acreedores, en los Estados Unidos en las últimas semanas.  "La velocidad y magnitud del aumento de la deuda corporativa este año plantea riesgos para una economía mundial frágil", apunta Ayhan Kose, responsable del Banco Mundial. Los países donde una gran proporción de los préstamos están en moneda extranjera o por períodos más cortos son particularmente vulnerables, ya que enfrentan riesgos de fluctuaciones en los tipos de cambio y también están obligados a refinanciar las emisiones más pronto, indica para explicar la complejidad de la situación.

Para algunos expertos, se trata de un mecanismo defensa ante el miedo que el mercado de crédito quede seco en la segunda parte del año, afirma Xavier Jean, director senior de calificaciones corporativas de S&P Global Ratings ; pero otras compañías lo hacen por necesidad ante el estrangulamiento de sus operaciones habituales. Y advierte de que si la situación no cambia pronto, poco podrán hacer para evitar la quiebra.

comentariosforum8WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 8
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

navegante, las herencias deben de ser para los herederos y no para el gobierno de turno
A Favor
En Contra

Pues este inventor a España ni le predijo nada cuando Z.P, ni ahora con los dos psicópatas.

Puntuación 12
#1
navegante, prohibido arruinar España vía impuestos.
A Favor
En Contra

Pues este inventor a España ni le predijo nada cuando Z.P, ni ahora con los dos psicópatas...

Puntuación 10
#2
A Favor
En Contra

Julius.

Para profetas estamos nosotros. Nos libramos de Mariano ( el 7 plagas) primer presidente y todo su gobierno puesto de patas en la calle por corrupción y su partido condenado. Aún hay "patriotas" que les siguen votando llenos de fe, ilusión y añoranzas. Tiene huev.

Ahora nos viene otro capullo prediciendo desastres y cataclismos con antelación. Estoy de pitonisos y magos hasta ahí y más arriba.

A ver si sabe a que farola tengo atada la bici. Si acierta, leo sus presagios, si no que le den dos duros.

Puntuación -14
#3
Usuario validado en elEconomista.es
vilicitano
A Favor
En Contra

Para el 3, el tiempo es de Dios. Es verdad que en esta noticia faltan datos, no es lo mismo tener deuda por mil millones y tener patrimonio por diez mil millones que por cien millones, pero está claro que todas las empresas endeudadas por estas cantidades ante una recesión están en peligro de quiebra. No es ser pitoniso, ni chamán, es tener sentido común. Cuando quebraran? Pues depende, pero que están jugando con fuego, no es opinión, es información....

Puntuación 9
#4
Carlos
A Favor
En Contra

Mucha gente todavía no ha tomado consciencia que esta crisis es peor que la anterior.Y si en la anterior cayeron peces gordos.En esta van a caer gordísimos.Encima con un problema de deuda in crescendo.Guarde oro el que pueda, porque a partir de septiembre me temo lo peor. Y la caída del Deutsche Bank antes de Diciembre no es descabellado....

Puntuación 6
#5
Blas
A Favor
En Contra

La culpa no es de quienes venden humo (nuevas novedades basadas en una gran inventiva copias de una empresa que una vez resultó un éxito) si no de quienes lo compran porque tienen mucha vista (y si tienen éxito) y de quienes incitan a dar crédito porque saben que así se crea una corriente monetaria que circula de un bolsillo a otro hasta que acaba en el que ellos quieren o el de los suyos.

Puntuación 5
#6
Lox 123
A Favor
En Contra

En breve van a quebrar los Estados.

Puntuación 3
#7
SE
A Favor
En Contra

Lo que deberían de hacer es que el tiempo que perdimos de mili obligatoria contabilice como tiempo cotizado, aunque sea con la base mínima, a la seguridad social, de cara a la jubilación. Ya que para eso fuimos obligados a perder un años de nuestra vida, que lo podíamos haber utilizado para trabajar, y por lo tanto cotizar y aumentar nuestra futura pensión. Hagamos una campaña entre todos los afectados y creemos una plataforma, y manifestaciones para que esto se lleve al congreso, y si este mensaje lo lee algún político que influya para que se haga realidad. Si esto no se lleva a cabo sería una injusticia.

Puntuación 5
#8