Empresas y finanzas

El auditor de Codere detecta "dudas significativas" sobre su capacidad para continuar en funcionamiento

Establecimiento de Codere

El auditor de Codere ha detectado "dudas significativas" sobre su capacidad para continuar como empresa en funcionamiento, después de que todas sus actividades presenciales hayan tenido que ser paralizadas desde el pasado mes de marzo como consecuencia del confinamiento decretado en todos los mercados donde opera.

Así lo concluye un informe de revisión limitada sobre los estados financieros intermedios consolidados publicado en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) por el auditor EY, a petición del propio consejo de administración, en el que apunta a la existencia de una "incertidumbre material que puede generar dudas significativas".

EY recuerda que el cierre de sus locales supone "tensiones significativas" de liquidez para el grupo para hacer frente a sus obligaciones y atender los compromisos contraídos en el curso normal de sus operaciones, que estima en el entorno de los 70 y 100 millones de euros.

En este sentido, el informe destaca que la compañía del juego española espera obtener la financiación adicional necesaria para hacer frente a esta situación pero que, sin embargo, esta intención podría verse truncada por la evolución de la pandemia en las regiones en las que opera.

Plan de contingencia

En el primer trimestre, Codere registró unas pérdidas de 97,1 millones de euros, lo que supone multiplicar por más de once los 'números rojos' del mismo periodo del ejercicio anterior, cuando perdió 8,6 millones de euros, debido a la apreciación del dólar frente a las monedas latinoamericanas y a los primeros impactos del Covid-19.

En este contexto, la compañía puso en marcha un plan de contingencia para preservar su liquidez y garantizar la continuidad del negocio, limitando salidas de caja únicamente a elementos críticos establecidos (personal, alquileres e impuestos, entre otros), consiguiendo reducir sus gastos operativos fijos un 56,5% durante este periodo de cierres.

Asimismo, y como apoyo a su liquidez, al inicio de la crisis, el 13 de marzo, la compañía obtuvo un préstamo bancario por valor de 500 millones de pesos en México, con vencimiento en 2025, y dispuso de su línea de crédito revolving corporativa en su totalidad.

Codere ha recurrido además a la búsqueda de liquidez adicional con el apoyo de asesores financieros, con el objetivo de dotarse de 105 millones de euros adicionales que le permitan afrontar con mayor holgura este periodo de incertidumbre respecto a la evolución de la pandemia y sus implicaciones sobre cuándo y en qué condiciones podrá reabrir sus operaciones.

La actual posición de caja de Codere es de 121 millones de euros, que tras el pago del cupón previsto antes del 30 de mayo quedará en 83 millones de euros.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin