Empresas y finanzas

El Puerto de Málaga se lanza por los megayates de los 'milmillonarios'

  • Sumará 31 atraques para barcos de hasta 100 metros para competir con Ibiza y Tarragona
Foto: Efe

El magnate saudí Nasser Al-Rashid mandó construir el Lady Moura en honor de su hoy exmujer en los años 80. El yate, uno de los más lujosos del mundo con 105 metros de eslora y un precio de 210 millones de dólares, surca el Mediterráneo todos los veranos con su propietario a bordo, que disfruta, junto a sus famosos invitados, del helipuerto, la sala de fiestas, el SPA o el casino con los que cuenta la embarcación. El también cofundador de la consultora Rasheed Engineering, que posee una fortuna de unos 20.000 millones de dólares, suele elegir Baleares o Denia como centro de operaciones pero, a partir del año que viene, podrá optar por el puerto de Málaga para pasar el año.

Y es que, la infraestructura malagueña se está preparando para albergar una gran marina de megayates con la que espera competir en tamaño y lujo con Tarragona (Tarraco) o Ibiza (Sevren) y atraer las embarcaciones de los grandes millonarios del mundo, como el famoso Halcón Maltés, que fue adquirido por la cofundadora del hedge fund Ikos, Elena Ambrosiadou, por unos 75 millones de dólares; o el megayate Ecstasea, de 86 metros de eslora y unos 100 millones de euros de coste, que en junio de 2009 fue vendido por el oligarca ruso Roman Abramovich al millonario pakistaní Alshair Fiyaz

Para alcanzar el objetivo de tener entre sus inquilinos a los barcos de grandes oligarcas rusos como Mikhail Prokhorov, dueño de la principal productora de níquel y paladio del mundo y del megayate de 95 metros de eslora Paladium, valorado en 200 millones de euros, la Autoridad Portuaria ha adjudicado a Island Global Yachting (IGY) y Ocean Capital Partners la construcción y explotación de la marina de megayates, que son aquellos que tienen más de 50 metros de eslora o largo.

No en vano, IGY ya tiene como clientes a oligarcas como Andrey Molchanov, político ruso y principal accionista de Grupo LRS, que posee el Aurora, una embarcación de 120 millones de dólares y 74 metros de eslora. La firma norteamericana IGY posee una red de marinas para grandes embarcaciones en 10 países repartidos entre el Caribe, Norteamérica y el Mediterráneo (gestiona Porto Cervo -Cerdeña- que cuenta con 700 amarres, de los cuales 100 son para megayates de hasta 120 metros de eslora). Una red que gestiona más del 42% de yates de gran tamaño en activo del mundo y que la firma utilizará para asegurar que la nueva marina de Málaga tenga una alta ocupación todo el año y uno de los mejores servicios de la región. El desarrollo de esta terminal impulsará la llegada de grandes millonarios a la Costa del Sol, ya que cada vez se compran embarcaciones más grandes y caras (Roman Abramovich tiene un yate de 145 metros de eslora) y que en Puerto Banus (Marbella) sólo hay hueco para uno.

IGY y Ocean Capital se adjudican la explotación de la nueva marina e invertirán 11 millones

Así, IGY va a habilitar en el puerto de Málaga, en los muelles 1 y 2 cercanos al Paseo de la Farola, 31 puestos de atraque, de los que 16 serán para embarcaciones de hasta 100 metros de eslora y 15 para barcos de hasta 50 metros. A lo largo de los 770 metros que conforman los dos muelles adjudicados, la multinacional prevé dar cabida al mismo tiempo a dos megayates de 100 metros, dos de 72 de metros de eslora, tres de hasta 60 metros, ocho embarcaciones de 50 metros, nueve de 40 metros y siete de 30 metros, lo que implica que la marina no aceptará ninguna embarcaciones que no sea considerada, como mínimo, superyate.

"Dentro del mundo náutico, lo que más está creciendo es la flota de superyates y de megayates. Para los millonarios es más seguro y útil que tener mansiones repartidas por el mundo. Andalucía se encuentra rezagado respecto a las marinas de su entorno, ya que son escasos los amarres ofertados para grandes embarcaciones, por lo que este proyecto es fundamental para su desarrollo económico", asegura José Luis Almazán, consejero delegado de Ocean Infraestructures.

Oligarcas rusos, magnates árabes y empresarios de EEUU son los clientes objetivo

IGY, que se ha aliado también con empresarios locales para impulsar el proyecto, prevé invertir 11 millones en el desarrollo de las instalaciones, que contarán con servicios de lujo, gimnasio, terrazas, zonas de administración y áreas para las tripulaciones, que son muy numerosa. En una segunda etapa, el grupo busca impulsar un área de ocio y restauración de lujo. "Debido al elevado nivel adquisitivo de los propietarios de los grandes yates, la oferta de servicios de valor añadido será un factor determinante en la elección de la marina tanto de verano como de invierno", dice la firma que aspira a convertir Málaga en un centro para invernar.

La marina del Puerto de Málaga, que estará cien por cien operativa en 2021, aspira a dinamizar la economía de la ciudad y promocionar entre sus clientes actividades culturales en las región y las fiestas regionales. En este punto, el resumen ejecutivo del proyecto recoge que, con la instalación llena, la marina generará un impacto económico en Málaga de 104 millones de euros anuales, lo que va a suponer la creación de más de 800 puestos de trabajo. Según su estudio, un solo megayate de 100 metros de eslora genera unos gastos de 6,6 millones al año en el puerto en el que está atracado (ver gráfico) y que revierte directamente en la región.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin