Empresas y finanzas

El AVE low cost de Renfe pierde servicios y cobrará por elegir plaza, el wifi y la segunda maleta

  • Elimina el compromiso de puntualidad, el billete gratuito de Cercanías y el coche del silencio
El tren por fuera de AVLO

El modelo comercial de AVLO, el low cost de Renfe, sigue los pasos de las aerolíneas de bajo coste: elimina decenas de servicios del AVE tradicional y cobrará por otros que ahora son gratuitos.

Así, la estructura tarifaria está desglosada en un precio básico, que puede oscilar entre los 10 y los 60 euros en función del recorrido y la antelación de compra, y servicios adicionales que el cliente puede añadir según sus necesidades. Entre los servicios adicionales, también conocidos como ancillaries, se cobrará en una primera etapa por seleccionar el asiento, por la segunda maleta y por tener derecho a realizar cambios y anulaciones en los billetes.

Y es que, el servicio de AVLO, que solo ofrecerá clase turista, tendrá asignación aleatoria de plazas y los billetes será nominativos, como las aerolíneas, por lo que si el viajero quiere sentarse en un sitio especial o al lado de su acompañante tendrá que pagar un extra.

AVLO no devolverá el precio del billete si llega media hora tarde

En una segunda etapa, Renfe cobrará una tarifa por usar el wifi (es gratis en los AVE), por acceder a la sala club, por pre-servar los trayectos, por llevar mascotas y por sumar un billetes de Cercanías. Y es que, el producto de alta velocidad y bajo coste elimina casi una veintena de servicios que ahora se ofrecen en los AVE normales, como el compromiso voluntario de puntualidad.

El operador ferroviario se compromete con sus clientes a devolver el 50% del importa del billete si el AVE llega 15 minutos tarde al destino y hasta el cien por cien el retraso es de media hora o más. Una ventaja que desaparece de AVLO, que se regirá por el reglamento de la UE, que obliga a devolver el 25% del importe del billetes si el tren se retrasa hasta dos horas. Si el retraso es superior el viajero recuperaría el 50% de la tarifa.

Otro servicio importante que se elimina es el billete combinado con Cercanías. Ahora el billete de AVE da acceso gratuito a los trenes de cercanías para ir a la estación pero si se viaja con AVLO habrá que pagarlo.

El low cost de Renfe no tendrá ni wifi premium, ni entretenimiento de video ni audio

Dentro de los servicio bordo, el low cost de Renfe no tendrá ni wifi premium, ni entretenimiento de vídeo ni audio. Es decir, ningún tren tendrá pantallas de televisión para ver una película, ni en el vagón ni en los asientos, algo que si tendrán los nuevos trenes de la serie 106 (los avriles de Talgo) que se destinen al AVE tradicional. También se elimina el servicio de acompañamiento de menores, el reparto de prensa y revistas (que solo se da en bussines) y la restauración en plaza. En este punto, se elimina todo lo que tenga que ver con la cafetería, incluido el bar móvil, y sólo habrá unas máquinas de vending. Tampoco habrá coche del silencio.

En los servicio en tierra, los pasajeros de AVLO no tendrán acceso a aparcamiento, a las salas club o a los puntos de última hora, además de que tendrán menos frecuencias. El low cost elimina una parte de los servicios porque no tendrá clase business, como ya se ha publicado, para aumentar la capacidad de los trenes.

Descuento para niños y familias

El mercado potencial es la captación de tráfico principalmente procedente del vehículo particular, que suele ser elegido por las familias y los jóvenes por el menor precio unitario. Así, para captar a las familias con niños pequeños ha lanzado una tarifa infantil de cinco euros. Las condiciones para comprar un billete por cinco euros es que se emita junto con un billetes de adulto y que ocupe plaza. Renfe fija un máximo de dos niños por adulto y un tope de edad de 14 años para optar a esta tarifa. Como en el AVE tradicional habrá descuentos de 20% por familia numerosa general y del 50% por familia numerosa especial.

La propuesta de Renfe es similar a la del bajo coste de SNCF en Francia

La estructura de tarifas de Renfe es similar a la del bajo coste de SNCF en Francia, OUIgo, que tiene un billete infantil de 5 euros, un precio de entrada mínimo de 10 euros y lo normal es que se lleguen a máximo de 35 euros por trayecto. La compañía gala, que todavía no ha definido su futuro servicio en nuestro país aunque prevé empezar a vender billetes en verano, no cobra por el wifi en sus trenes, nunca ha dado un servicio de vídeo y da la opción de subir gratis hasta dos maletas. Es decir, cobra por la tercera. Como las aerolíneas de bajo coste, también cobra por elegir asiento. 

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum4

HABLO
A Favor
En Contra

Podéis poner también que Renfe subirá los billetes de AVE en enero.

¿Casualidad o estrategia para que triunfe el AVLO?

Será barato el AVLO, pero en servicios una castaña y si no tiene compromiso de puntualidad, apaga y vámonos.

Luego dicen que con las privatizaciones sale ganando el consumidor, pues pagar menos por algo que no será puntual, no lo veo una ventaja.

PD-No soy podemita.

Puntuación 7
#1
joan
A Favor
En Contra

Lo que nos lleva otra vez a la borreguización. Muy mal. El país de mal en peor.

Puntuación 0
#2
nicaso
A Favor
En Contra

A esto le llaman low cost yo más bien lo llamaría Ave pienso. Quitan de todo y al final va a ser más caro que la peste. Puestos así va a ser poco más que aquellos vagones con asientos de madera de los años cincuenta que al menos gozabas del viaje a rabiar, te sacabas unas suculentas comidas y dada su duración igual ligabas. Pues nada, bienvenidos al tunel del tiempo.

Puntuación 3
#3
Nh3 para españa
A Favor
En Contra

Un ryanair de los trenes. La ventaja del tren sobre el avion si no se pierde si se va a ver menoscabada. Pondran muchos de estos bajo coste y habrá menos aves y encima serán mucho mas caros que ahora. El consumidor saldrá perdiendo sin duda.

Puntuación 1
#4