Empresas y finanzas

Tres capitales superan la tasa de esfuerzo en el alquiler

  • En Barcelona, Madrid y Palma de Mallorca se soportan tasas de endeudamiento sobre el 33%
Foto: Getty

El porcentaje de salario aconsejado para destinar al pago de la vivienda no debe superar el 33%. En las grandes ciudades como Madrid o Barcelona, donde se aprecia un fuerte crecimiento de la población, "las opciones de vivienda con precios asequibles son escasas", apunta Ricardo Sousa, CEO de Century 21 España. Esto supone "que las familias con rentas medias, a pesar de tener salarios estables, no puedan comprar o alquilar propiedades con una tasa de esfuerzo razonable", señala el experto.

La tasa de endeudamiento para alquilar en Barcelona y Madrid está por encima de la deseada, ya que se sitúa en el 44% y 40%, respectivamente. El incremento de la presión turística y una nueva demanda nacional e internacional hace que este esfuerzo sea superior. A ellas se une Palma de Mallorca, dónde el porcentaje alcanza el 34%, mientras que Bilbao está en el límite (33%), seguida de Sevilla (32%). Por su parte, Toledo y Mérida requieren el esfuerzo para alquilar más bajo con un 18% y un 16%, en cada caso.

Estas conclusiones se recogen en el estudio sobre la Accesibilidad a la vivienda en España, en el que se evalúa la capacidad financiera de acceso de las familias españolas a la vivienda elaborado por Century 21 España y la revista Observatorio Inmobiliario con la colaboración de urbanData Analytics. Con la elaboración de este informe se ha podido conocer el esfuerzo financiero exigido a las familias para acceder a la vivienda en las actuales condiciones de mercado y, además, identificar qué tipo de vivienda es la más adecuada a su renta disponible y cuál sería la solución más favorable a sus necesidades.

De las capitales analizadas en el informe se puede apreciar una variación entre las mensualidades del alquiler desde los 4,2 euros por metro cuadrado de Mérida hasta los 16,5 euros por m2 de Barcelona. De hecho, en el área metropolitana de esta última, todos los municipios presentan alquileres superiores a los 10 euros por m2, a excepción de Sant Boi de Llobregat, cuya cifra se ubica en 9,7 euros por m2. En cuanto a los municipios de Madrid, Alcobendas, Las Rozas y Pozuelo de Alarcón presentan alquileres superiores a los 10 euros por m2, mientras que el resto se sitúan en el rango de los 8 y los 9 euros por m2.

Para disfrutar de un piso de 90 metros cuadrados en Barcelona y Madrid, las mensualidades superan los 1.400 euros. Esto supone más del doble de la renta de alquiler de siete de las capitales analizadas, entre las que se encuentran Mérida (378 euros al mes), Murcia (532 euros al mes) o Toledo (574 euros al mes). En Valencia, Pamplona y Sevilla las rentas para alquilar un inmueble de dicha dimensión oscilan entre los 725 euros y los 857 euros, mientras que en Palma de Mallorca y Bilbao están ligeramente por encima de los 1.000 euros al mes.

Prescindir de metros

Con un endeudamiento del 33%, en Barcelona, Madrid y Palma de Mallorca hay que prescindir de metros cuadrados para alquilar una vivienda adecuada al nivel de ingresos. En la Ciudad Condal dicha capacidad permite alquilar 65 metros cuadrados, por lo que hay que prescindir de 25 m2, en Madrid se pierden 15 m2 y en Palma 5 m2. Aunque en Sevilla y Bilbao no sería posible alquilar más metros, tampoco se pierden, por lo que la dimensión de las casas se mantiene en 90 m2. Respecto al resto de capitales analizadas en el informe, las familias pueden optar por alquilar desde 20 m2 más en Valencia hasta 85 m2 más en Mérida. Por lo tanto, con un 33% de tasa de esfuerzo dedicada al alquiler, en Mérida y Toledo se podría optar a viviendas por encima de los 150 metros cuadrados.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.