Empresas y finanzas

Philippe Boisseau, nuevo consejero delegado de Cepsa

  • "Tengo diez o quince años para construir una nueva vida profesional"
Philippe Boisseau, nuevo consejero delegado de Cepsa. Foto: Archivo

El holding árabe Mubadala y la firma norteamericana The Carlyle Group, los dos propietarios de Cepsa, además de anunciar la nueva composición accionarial de la petrolera española -tienen el 63% y el 37%, respectivamente-, también dieron a conocer el nombre del nuevo consejero delegado de la compañía española, quien sustituirá al veterano Pedro Miró, que se retira.

Se trata de Philippe Boisseau, un ejecutivo del sector energético con más de 30 años de experiencia en Total, compañía que abandonó en 2016, para buscar nuevos desafíos. La prensa francesa interpretó que su marcha era resultado de la pugna que mantenía con Patrick Pouyanné, el actual presidente y consejero delegado de la petrolera francesa, elegido tras la muerte del anterior responsable de la firma, Christophe de Margerie, en un accidente aéreo, un año y medio antes.

"Tengo 54 años, es decir, tengo diez o quince años para construir una nueva vida profesional; asumo el riesgo", anunció Philippe Bisseau al abandonar la compañía gala, en marzo de 2016. Su rival, Pouyanné, elogió la relación que habían mantenido hasta ese momento, tanto cuando competían para suceder al líder fallecido, como cuando colaboraron codo con codo para pilotar la empresa durante el período de incertidumbre, tras el accidente. La propia prensa reconoció que, efectivamente, ambos ejecutivos formaban un buen tándem.

"Referente de la industria"

Mubadala y Carlyle calificaron a Boisseau de "referente de la industria". Una nota de prensa de ambas recogía una declaración del consejero delegado de Mubadala y presidente de Cepsa, Musabbeh Al Kaabi: "Desde Mubadala conocemos a Boisseau por su período en Oriente Medio con uno de nuestros socios a largo plazo y estamos encantados con él". Por su parte, Marcel Von Poecke, director de Carlyle International Energy Partners y vicepresidente de Cepsa, declaraba que "nos complace que Phillippe Boisseau haya aceptado su nombramiento como consejero delegado, ya que cuenta con una amplia experiencia y liderazgo en el sector energético internacional", añadiendo que "estoy convencido de que trabajará estrechamente con Pedro y el equipo directivo de Cepsa en las próximas semanas para asegurar una exitosa transición".

Ciertamente, Boisseau tendrá que subir al puente de mando de Cepsa y durante su adaptación le vendrán muy bien los consejos de Miró sobre su nueva empresa, pero parece que poco podrá enseñarle sobre el negocio del oro negro.

Boisseau se licenció en Ingeniería de Minas en la Escuela Politécnica francesa y tiene un Master en física de partículas. Empezó a trabajar para la Administración francesa en 1986, llegando a formar parte del Gabinete de Defensa en 1993. Dos años después se incorporó a Total, donde ha trabajado en exploración y producción en Oriente Medio, en la Gerencia General en Argentina, en refino y marketing en Francia y EEUU, ha liderado la división de renovables del grupo, ha formado parte de su Comité de Dirección durante una década... Al abandonar la compañía, era presidente de Marketing y Servicios.

Luego fichó por Carlyle y se incorporó a los consejos y la dirección de otras empresas, la gran mayoría de ellas del ámbito energético.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.