Empresas y finanzas

Sacyr quiere crecer en Colombia con un metro ligero de 500 millones

Sacyr tiene en Colombia uno de sus principales mercados de crecimiento en el negocio concesional. En esta línea, la compañía española ha decidido entrar en la asociación público-privada para construir y operar el metro ligero de Barranquilla, un proyecto que tiene un valor superior a los 500 millones de euros.

El grupo que preside Manuel Manrique ha irrumpido con una posición mayoritaria en el consorcio que ha diseñado la iniciativa, cuya definición se realizará a comienzos de 2020 y que en cualquier caso aún requiere la aprobación final de las autoridades colombianas.

Sacyr participa con el 50% en una alianza de la que también forman parte la sociedad A Todo Tren (ATT), integrada por Cointer –filial de la andaluza Azvi–, Transdev/Fanalca y Stadlder Rail, con un 40%. El fabricante de trenes suizo ostenta además un 10% de manera directa.

En la actualidad se están realizando los estudios de ingeniería

El futuro metro ligero de Barranquilla, siempre que reciba el visto bueno de las Administraciones, atenderá una demanda de 104.000 pasajeros por el corredor de la Calle 30, con un recorrido aproximado de 11,8 kilómetros a lo largo de 15 estaciones. El tranvía permitirá conectar el aeropuerto Ernesto Cortissoz con el centro de la ciudad, ubicada al norte del país.

En la actualidad se están realizando los estudios de ingeniería y en los próximos meses Sacyr y sus socios trabajarán para perfilar un modelo financiero que sustente la viabilidad del proyecto. La inversión se estima en unos 2.000 millones de pesos colombianos (aproximadamente 530 millones de euros al cambio actual). De esta cantidad, el 70% procederá del ámbito privado y el 30% del Gobierno de Colombia y del Distrito de Barranquilla. El plazo para la construcción del metro ligero se estima en dos años y medio, mientras que la concesión para su explotación se situaría en el entorno de los 27 años.

Sacyr apuesta así por las iniciativas privadas en un país donde cuenta con una posición destacada tanto en construcción como en concesiones. No en vano, en la propia Barranquilla el grupo se adjudicó en 2015 la construcción del Puente Pumarejo por 223 millones de euros y también ejecuta otras obras similares en otros puntos del país, así como embalses y diversas infraestructuras.

Colombia se erigió el pasado ejercicio en el cuarto mercado para Sacyr

Sacyr cuenta asimismo en su cartera con cuatro autopistas del programa gubernamental de Cuarta Generación (4G) y, entre otros proyectos, aspira a hacerse con el contrato para construir y operar el metro de Bogotá por más de 3.000 millones, en un concurso en el que también están interesadas otras empresas españolas como Acciona y FCC. También tiene presencia a través de su filial Valoriza, que el año pasado se adjudicó el contrato para la prestación del servicio público de aseo en Bogotá.

Colombia se erigió el pasado ejercicio en el cuarto mercado para Sacyr por volumen de ingresos. La constructora española aumentó su facturación en el país latinoamericano en 2018 hasta los 374,1 millones de euros, lo que supone más que duplicar los 159,7 millones de 2017. De este modo, rebasó a Perú como generador de negocio del grupo. De la cifra de negocio, la actividad de construcción ascendió a 164,9 millones de euros y la de concesiones a 186,8 millones de euros.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint