Empresas y finanzas

Jaime R. de Santiago (Free Now): "El taxi debe flexibilizarse con precios dinámicos y flota más disponible para competir"

  • "El gremio sabe que está mejor con nosotros que con Cabify, una firma cuyo principal producto son las VTC, donde tiene mayor margen"
  • "No somos partidarios de restringir las opciones de movilidad de los usuarios"
Jaime Rodríguez de Santiago, director general de Free Now en España

MyTaxi arrancó el verano en Madrid reconvertida en Free Now y ofreciendo viajes con precio cerrado. Una incitativa que, según explica el director general de la plataforma en España, Jaime Rodríguez de Santiago, ha tenido mucho éxito entre los usuarios y la demanda no deja de crecer. "Ofrecer una tarifa cerrada es algo básico para el gremio, los usuarios llevan tiempo pidiéndolo y es una de sus mayores desventajas", asegura el directivo de la app más usada por el gremio en Barcelona, Valencia o la capital de España, que, a su vez, no duda en defender la necesidad de flexibilizar el sector del taxi para que pueda competir de tú a tú con las VTC que operan a través de Uber y Cabify.

El taxi no se pone de acuerdo en el camino que se debe seguir para plantar cara a las VTC. Unos abogan por limitar más el sector y otros por liberalizar el taxi. ¿Qué camino elige Free Now?

Tenemos una visión muy clara y esta pasa por dotar de herramientas al taxi para competir en un entorno que no esperaba y para el que seguramente no está preparado. Entendemos que una buena parte del sector no comparte nuestra visión y que no empezará a trabajar con Free Now mañana, pero hay una realidad muy evidente que marcan los consumidores y que pasa por la digitalización, tener precios competitivos y herramientas digitales para saber quién es tu consumidor y qué quiere.

"Hay que dotar al taxi de herramientas para competir en un entorno que no esperaba y para el que no está preparado"

El Ayuntamiento de Madrid estudia flexibilizar el taxi tras las modificaciones de la Comunidad. ¿Qué medidas se tendrían que aplicar?

El taxi necesita herramientas y éstas pasan por flexibilizar un poco las condiciones que han tenido siempre. Muchas de las medidas que se estaban instalando para proteger al taxi, como el ratio 1/30, no estaban sirviendo. Nosotros hemos abogado siempre por una mayor flexibilidad para que el taxi pueda competir en igualdad de condiciones con otros agentes del mercado que tienen una mayor flexibilidad, aunque solo sea a la hora de fijar precios.

Por eso, desde julio empezamos a probar una tarifa con un precio máximo definido, la tarifa Lite, que hemos lanzado de momento en formato promoción, porque la regulación todavía no está en vigor. A diferencia de en Barcelona, en Madrid no solo damos un precio fijado al pasajero para que sepa cuánto le va a costar la carrera, sino que además aplicamos un descuento que varía según las horas del día para ayudar al taxi a competir en aquellos momentos en los que hay menos demanda.

"La regulación dinámica tiene sentido, pero hay que poner máximos y mínimos para evitar que los precios se disparen"

Es como la tarifa dinámica que ofrecen Uber o Cabify...

Sí, pero con una diferencia sustancial. Y es que hay un tope y eso es sano. La regulación dinámica puede tener sentido, pero hay que poner máximos y mínimos para evitar que los precios se disparen porque haya mucha demanda y los ciudadanos no puedan acceder al transporte.

¿Y otras medidas?

Además del precio dinámico y abrir la puerta a que haya taxi compartido, tal y como recoge el reglamento de la Comunidad de Madrid, creemos que hay que reflexionar sobre cómo dotar de mayor flexibilidad a la flota a la hora de operar. Observamos cómo hay picos de demanda que no se pueden satisfacer porque parte de la flota está descansando o no puede trabajar en ese momento y cómo hay otros momentos en los que hay valle y se ven obligados a trabajar porque antes han descansado, por lo que no es eficiente y se corre el riesgo de no poder satisfacer la demanda. Necesitamos mecanismos para que puedan decidir cuándo trabajan.

Usted y su empresa defienden la libre competencia, pero en Cataluña se ha regulado para frenar a las VTC ¿Qué opina?

No somos partidarios de restringir las opciones de movilidad de los usuarios, que son los que nos tienen que utilizar. Los mejores conductores están en el taxi y asegurar su futuro pasa por darle la capacidad regulatoria de competir.

Cabify ha entrado en el sector del taxi... ¿Es una amenaza?

De momento es algo bastante anecdótico y creo que los taxistas son conscientes de que están mejor con nosotros que con una empresa cuyo principal producto son las VTC, donde tiene un mayor margen.

Aparte de los taxis y las VTC, están proliferando decenas de medios de transporte alternativos ¿Se avecina una guerra de plataformas?

Seguimos pensando que hay un pastel limitado por el que se pelean dos o tres agentes, pero lo cierto es que el pastel sigue creciendo cada día. Cada vez hay menos gente que tiene coche propio y cada vez es más difícil moverse por la ciudad, por lo que la demanda crece cada día. No solo se va a repartir entre taxis y VTC, sino entre todos esos modos de transporte que se van a coordinar entre sí para dar la mejor solución de movilidad. Hay que evolucionar hacia soluciones de multimodalidad y eso es parte de la vocación del cambio de marca que hemos tenido. Lo que queremos es convertirnos en un agregador de distintos modos de transporte.

Además del cambio de marca, también se han subido las comisiones y no ha sentado muy bien al taxi...

A nadie le gusta pagar más por el mismo servicio, pero tal y como funciona Free Now los conductores solo pagan por las carreras que les entran a través de la aplicación y no tienen que pagar un fijo. Pagan por éxito. La otra realidad es que las comisiones del sector suelen ser más altas que el 12,5% que cobramos nosotros. Si conoces el sector VTC son del 20 al 25%, entendemos que es bastante razonable. Es una comisión que nos permite invertir en cosas como las tarifas promocionales.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.