Empresas y finanzas

La fiscal del 'caso Bankia': la decisión de ocultar 5.700 millones de deterioros fue de Rato y Olivas

  • Carga contra el socio auditor de las cuentas por falsearlas conscientemente
El exvicepresidente de Bankia, José Luis Olivas, y Rodrigo Rato.

La fiscal Anticorrupción del 'caso Bankia', Carmen Launa, ha proseguido esta mañana por segundo día consecutivo con la exposición de sus conclusiones finales sobre el caso, en el que ha cargado duramente contra el expresidente de la entidad, Rodrigo Rato, y el exvicepresidente, José Luis Olivas, como los ideadores de falsear las cuentas de Bankia para poder sacarla a bolsa y captar capital.

Según Launa, los exgestores del banco ocultaron pérdidas por 5.759 millones de euros en las cuentas del grupo BFA (matriz de Bankia) de 2010, lo que trasladó al publico una imagen de solvencia de la nueva entidad muy alejada de la realidad del grupo. "La decisión de ocultar los deterioros fue adoptada claramente por el presidente Rodrigo Rato y por el vicepresidente José Luis Olivas, contando con Ildefonso Sánchez Barcoj (entonces director financiero) quien conocía de primera mano los deterioros omitidos", señaló la representante del Ministerio Público. La fiscal ya acusó el pasado mes de julio a Rato, Olivas, Sánchez Barcoj y otros doce imputados en la trama del delito de falsedad de cuentas. Anticorrupción, además, acusa a Rato, entre otros, también de estafa a los inversores, por lo que pide una pena para el banquero por estos dos delitos de 8,5 años de prisión.

Asimismo, en su alegato final, que esta previsto que se alargue hasta mañana, también arremetió contra el socio de Deloitte, Francisco Celma, auditor de las cuentas con las que Bankia salió a bolsa y también imputado en la trama. Según Carmen Launa, Celma no denunció las irregularidades que había en Bankia. A su juicio, el auditor trató de maquillar las cuentas de la entidad en beneficio de la misma. La fiscal señala que entre el trabajo de Deloitte y el informe previo a ese trabajo de AFI había un decalaje de pérdidas de 4.000 millones de euros, sin incluir créditos fallidos. Launa aseguró que Celma decidió "voluntariamente" no contar estos activos fallidos del banco para que "le ajusten las cuentas". "Es una diferencia que no puede ser cometida por error", dijo.

Además, la representante del Ministerio Público señaló que Celma conocía perfectamente el trabajo de AFI porque en el informe de auditoría "sí constan las cifras" de AFI. "Las cifras proceden de un trabajo que conoce perfectamente", matizó.

El juicio del 'caso Bankia' entra este mes de septiembre en su recta final. Durante las tres primeras semanas del mes expondrán su alegato final las acusaciones y los acusados y, previsiblemente, sino se alargan las jornadas, quedará visto para sentencia el 18 de septiembre. El fallo judicial se espera para final de año.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud