Empresas y finanzas

Las socimis españolas apuntan hacia Portugal como nuevo foco de inversión

  • Se espera que en 2024 coticen en el país 25 vehículos valorados en 7.000 millones
  • Al menos cinco firmas analizan lanzarse al mercado luso mediante la estructura de SIGI
Lisboa. Foto: Dreamstime

Portugal se ha subido este año a la ola de las SOCIMIs, que en el país vecino han sido bautizadas como sociedades de inversión y gestión inmobiliaria (SIGI). La creación de este nuevo vehículo que cuenta con ciertas ventajas fiscales ha llamado la atención de algunos inversores españoles.

Así lo asegura Orson Alcocer, Socio Responsable de Derecho Inmobiliario de DLA Piper, que apunta que al menos cinco firmas se han acercado para ver las posibilidades que les ofrece esta nueva figura de inversión lusa.

Merlin Properties, la mayor socimi española, ya ha anunciado oficialmente que quiere cotizar en Portugal en los seis primeros meses del próximos año a través de un dual lisitng. Además, está estudiando en un proceso paralelo la fórmula SIGI. Según Alcocer, no sería la única socimi española que está analizando esta posibilidad, "existe un interés real entre distintas firmas españolas por posicionarse en el nuevo mercado de inmobiliarias cotizadas que se va a formar en Portugal".

Actualmente en España existen más de 70 socimis con una capitalización total de más de 23.000 millones de euros. En Portugal, "las SIGIs podrían alcanzar un tercio de ese volumen de mercado, lo cual podría equivaler a la creación en los próximos 5 años de alrededor de 25 sociedades con un valor bursátil de alrededor de 7.000 millones de euros", según se apunta en un informe comparativo entre SOCIMIs y SIGIs elaborado por Prime Yield y DLA Piper.

Según Alcocer, "incluso considerando las peculiaridades y dinámicas específicas de cada mercado, poder invertir a través de sociedades cotizadas de inversión inmobiliaria en los dos países puede atraer una nueva ola de inversiones pan-ibéricas; es decir, atraer a inversores con estrategias integradas que consideren a la demarcación en su conjunto".

Nelson Rêgo, Managing Director de Prime Yield y responsable de desarrollo de negocio de Gloval en el área de servicios de valoración y consultoría inmobiliaria para fondos de inversión destaca que, "las políticas de inversión de los grandes fondos y socimis en España se deciden en Madrid y cuando se empiezan a acabar las oportunidades en el país miran hacia Portugal".

"Eso es lo que está pasando ahora mismo", apunta el directivo, que señala que el mercado en el país vecino "va normalmente uno o dos años por detrás de España" y ahora mismo "se encuentra en un muy buen momento, ya que ha arrancado con fuerza el desarrollo de proyectos residenciales, así como el de oficinas, que ahora mismo es la mayor oportunidad de inversión en el país, por la alta demanda que existe en el mercado de ocupación de este tipo de activos de nueva construcción".

Según explica Rêgo, en Portugal "se manejan unas yields un poco superiores a las de España al tratarse de un país con mayor riesgo".

Oportunidades de inversión

En el caso concreto de las oficinas, "se espera que las rentas de los edificios nuevos van a situarse con un valor por metro cuadrado superior a los valores más altos registrado antes de la crisis".

Concretamente, la renta máxima de oficinas en Lisboa antes de la crisis se situó cerca de los 26 euros por metro cuadrado y "ahora se espera que los nuevos desarrollos en las zonas prime de CBD (central business district) consigan superar esa cifra alcanzando los 30 euros por metro cuadrado en el corto plazo, en unos dos años y medio", apunta Rêgo.

El año pasado en Lisboa la ocupación de oficinas cerró en 210.000 metros cuadrados y actualmente el volumen en desarrollo alcanza los 220.000 metros cuadrados.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.