Empresas y finanzas

Iberdrola levanta las plantas eólicas para Nike y Apple

  • Ha invertido 860 millones en la energía del viento en EEUU entre enero y junio
Parque eólico de Iberdrola en Texas. Foto: Archivo.

Iberdrola, por medio de su subsidiaria estadounidense, Avangrid, ha culminado los parques eólicos que suministran energía renovable a Nike y Apple, mediante sendos contratos de compraventa de energía a largo plazo (PPA, por sus siglas en inglés). Son dos de las mayores instalaciones renovables del país, con casi 500 MW de potencia instalada entre ambas.

La eléctrica presidida por Ignacio Sánchez Galán está lanzada en el negocio eólico terrestre en EEUU. Durante el primer semestre del año ha invertido en él más de 860 millones de euros, y ha alcanzado la cifra de 7.087 MW conectados -el 43% del total del Grupo-, convirtiéndose en el tercer operador de la energía del viento del país. Además, tiene en construcción otros 900 MW y está a punto de arrancar las obras de otros 450 MW.

Por eso, cuando en los analistas preguntan por la debilidad de Avangrid y la reducción de sus previsiones de resultados -sus títulos bajan un 5% en el año, frente a la subida del 25% de Iberdrola, que supera al Santander en capitalización-, Galán suele responder que la filial está haciendo bien las cosas, que está creciendo mucho, y que los resultados sufren por la escasez de viento o el impacto de las tormentas en las redes.

Contrato de 20 años de duración

Sea como fuere, la culminación de los parques de Karankawa, con 286 MW, y de Montague, con 200 MW, es un hito porque ambas instalaciones tienen contratada la venta de electricidad con empresas punteras y sobradamente conocidas: Nike y Apple. La primera se abastecerá de la energía producida por 86 MW de Karankawa -el resto de la potencia es para Austin Energy-, mientras que la segunda aprovechará toda la energía generada por Montague durante 20 años.

Por otro lado, a pesar del contratiempo que supone el retraso de la planta eólica marina de Vineyard Wind, su mayor proyecto en el país, que la Administración federal quiere someter a un segundo estudio de impacto ambiental, se abren otras oportunidades.

Así, la licitación para la eólica marina en las costas de California, a la que Iberdrola ha presentado cuatro proyectos, con 8.000 MW en total, se celebrará el año que viene, sustancialmente antes de lo previsto originalmente. En este concurso -que requerirá usar tecnología flotante por la profundidad de las aguas- la eléctrica compite con la joint venture de EDP y Engie, EDF, Equinor y otras 10 compañías.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.