Empresas y finanzas

El sistema gasista bate su récord histórico de gas almacenado

  • Las regasificadoras están al 90%, los almacenes subterráneos, al 85%
  • Las empresas acaparan gas por su baja cotización en los mercados
  • Enagás podrá suministrar gas a los barcos desde Barcelona
Antonio Llardén, presidente de Enagás

Los almacenes de gas natural alcanzarán su máximo histórico de ocupación durante este verano, según las previsiones de Enagás, porque los bajos precios del hidrocarburo empujan a los agentes a hacer acopio con vistas al invierno. Este agosto, por tercer mes consecutivo, se celebrarán subastas de capacidad extraordinarias para los reservorios subterráneos.

Los precios del Gas Natural Licuado (GNL) en los mercados internacionales oscilan entre los 10 y los 13 euros por MWh, mientras que hace un año variaban de 22 a 25 euros por MWh, prácticamente el doble, por la mayor producción –EEUU y Australia han puesto plantas licuadoras en marcha– y porque las temperaturas han sido suaves en el hemisferio norte.

Los mercados de futuros indican un repunte de precios en invierno y los agentes están acaparando hidrocarburo para venderlo dentro de unos meses, a precios más elevados, práctica conocida como contango.

Según los cálculos de Enagás, los tanques de GNL de las seis plantas regasificadoras operativas –hay otra en hibernación– alcanzarán su máximo técnico de capacidad, del 90%, este mismo mes de agosto; de hecho, varias terminales ya han tenido que rechazar solicitudes de descarga por parte de los buques metaneros, al tener cubierta toda su programación. Las plantas están prácticamente al doble de la capacidad que han mantenido durante los últimos cinco años.

Al objeto de permitir que los metaneros sigan descargando GNL en las regasificadoras, Enagás va a organizar dos pujas extraordinarias este agosto, con vistas a que los agentes contraten capacidad en los cuatro almacenes subterráneos –Serralbo, Gaviota, Marismas y Yela– y se descongestionen las plantas.

Concursos también en octubre

Si normalmente se celebra una subasta mensual –cada tercer lunes– para contratar capacidad en el mes siguiente, este agosto se celebrarán tres, los días 19, 26 y 30. Será el tercer mes consecutivo en que Enagás –en tanto que Gestor Técnico del Sistema gasista y de acuerdo con el Ministerio para la Transición Ecológica y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC)– organiza subastas extraordinarias y avisa de que, vista la tendencia, es probable que suceda otro tanto en septiembre.

Ahora bien, la situación en los cuatro almacenamientos subterráneos es un poco mejor, pero ya están al 85% de su capacidad, también en cotas históricamente elevadas.

La empresa presidida por Antonio Llardén señala que esta coyuntura se produce cuando la demanda nacional de gas también está en niveles máximos –ha crecido un 13,7% en lo que va de año– y lo considera una demostración de la "robustez" del sistema.

El repunte de la demanda es particularmente fuerte en la producción de electricidad, que ha crecido más del 85% desde el mes de enero, tanto por los bajos precios de la molécula como por el encarecimiento del precio de la tonelada de CO2, que penaliza la generación con carbón, expulsándola de la cesta de tecnologías del país.

De hecho, las emisiones de CO2 del sector eléctrico han bajado casi un 25% durante el primer semestre, porque el gas ha sustituido al mineral.

MibGas bate récord de negociación y llega a 100 agentes registrados

La exuberancia del mercado gasista también se refleja en los datos de MibGas: el Mercado Ibérico ha alcanzado la cifra de 100 agentes registrados durante el pasado mes de julio, en el que batió dos récords, de negociación en el producto mensual -subió un 69,75% con relación a junio, hasta los 2.173 MW- y la negociación de futuros, que creció un 39,15% sobre el mes anterior, hasta los 1.546 MWh. El volumen de gas negociado en las plataformas de la entidad presidida por Raúl Yunta crece un 126% este año.

Vía libre para la venta de GNL a buques desde Barcelona

La CNMC ha autorizado a Enagás la adaptación de uno de los muelles de la planta regasificadora de Barcelona para que atraquen pequeños barcos metaneros, de 600 a 10.000 metros cúbicos de capacidad, y se desarrolle la actividad de bunkering con GNL, esto es, de suministro del combustible a las embarcaciones que lo consuman.

Enagás prevé invertir unos 10 millones de euros en la adaptación de las actuales infraestructuras, que se construyeron en la década de 1960, y en montar el nuevo equipamiento ligado al bunkering. Estas modificaciones no supondrán un incremento de la capacidad de la regasificadora ni alterará la actividad de descarga de metaneros de gran tamaño -263.000 metros cúbicos- que se practica en la actualidad. 

A partir del año que viene entra en vigor una normativa de la Organización Marítima Internacional (IMO), que obliga a los barcos a reducir el contenido de azufre de su combustible desde el 3,5% actual hasta el 0,5%, y los armadores están apostando por crudos ligeros y por el GNL para cumplir. 

Ello implica que deben existir las infraestructuras que suministren el GNL a las embarcaciones, y Enagás, junto con Puertos del Estado y otras empresas, como Cepsa, Naturgy, Repsol, Endesa, Reganosa, están preparándose para aprovechar el nuevo negocio.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin