Emprendedores-Pymes

Llevarse las mascotas al trabajo mejora la motivación laboral

  • Empresas tecnológicas, de cuidado animal y pymes apuestan por esta medida

Subir la moral de los empleados, mejorar su sociabilidad y sus niveles de satisfacción en el trabajo. Tres ventajas que pueden ser difíciles de potenciar en el entorno laboral, pero que según un estudio de la universidad Virginia Commonwealth, tendrían una sencilla solución: permitir a los empleados llevar sus mascotas a la oficina. Aunque en España, por el momento, no se trate de una medida extendida, según un informe de la asociación estadounidense American Pet Products, 1,4 millones de ciudadanos de EEUU llevan a sus mascotas diariamente a sus puestos de trabajo.

Empleados más jóvenes

En esta línea, una investigación de la división de alimentos para mascotas de Nestlé, Purina PetCare, revela que este tipo de espacios resultan atractivos a los trabajadores más jóvenes ya que dos tercios de los empleados de compañías pet-friendly tienen menos de 45 años. Para Elisa Sánchez, coordinadora del grupo de trabajo de Psicología y Salud Laboral del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid, se debe a que estos profesionales "buscan una organización que se alinee con sus valores y prefieren trabajar en compañías cuyos valores no son exclusivamente el económico".

En este sentido, la tendencia general es que esta medida se aplique en empresas que se dedican al cuidado animal, como Affinity, en su sede en Barcelona; de carácter innovador como Airbnb, también en la Ciudad Condal y Google Campus en Madrid; o en compañías de menor tamaño. En el sector digital "hay más demanda de trabajo por lo que es prioritario atraer y retener el talento y estas medidas son atractivas para los trabajadores de este sector", explica Sánchez.

En Madrid, la agencia digital UVE Agency lleva siete años trabajando en compañía de las mascotas de sus empleados. El socio y director de proyectos de la firma, Alberto Iop, afirma que esta política "es parte inherente de la filosofía de la empresa, ya que entendemos que el espacio de trabajo se tiene que integrar a la vida de las personas y ser orgánico".

En este tipo de compañías, en las que el trabajo en equipo es la norma, Iop considera que la interacción con mascotas "ayuda a que perfiles tan distintos como informáticos, diseñadores o expertos en usabilidad tengan dinámicas más naturales y humanas entre ellos". Asimismo, Jordi Bosch, director general de Purina PetCare, afirma estar convencido de que "la presencia de animales de compañía en la oficina facilita la interacción con los compañeros y fomenta el trabajo en equipo. Son un motivo de interacción entre compañeros".

Por otra parte, la encuesta de Purina PetCare, recoge que un 63 por ciento de empleados asegura estar "muy satisfecho" con su ambiente de trabajo, casi el doble que aquellos que trabajan en empresas que no permiten el acceso a mascotas. De hecho, Bosch considera que esta medida "ha facilitado la relación entre los compañeros de trabajo porque los animales constituyen un importante motivo de interacción; ha favorecido un descanso saludable porque se aprovechan para jugar o pasear con ellos; y ha ayudado a equilibrar la conciliación con la vida personal".

Adaptar las oficinas

A pesar de las ventajas que este tipo de espacios parecen ejercer, no es conveniente olvidar el bienestar de los animales. Para ello, es necesario "proveerlos de un lugar tranquilo, alejado de cables, zonas demasiado transitadas y preferiblemente cerca de algún tipo de ventilación natural", explica Elena Romero, directora ejecutiva de FullLoft, empresa dedicada al diseño de mobiliario adaptado para las mascotas en ambientes de trabajo.

Para incorporar a los animales de compañía al lugar de trabajo, algunas medidas que plantea Sánchez son "identificar unos días específicos en los que se permita llevar a los animales, que sus dueños aporten la documentación correspondiente sobre vacunas, acordar pautas de comportamiento y que el espacio esté separado de zonas de comida o en las que puedan estar personas con alergias".

En las instalaciones de Purina España han incorporado, por ejemplo, "una zona verde en el exterior del edificio de uso exclusivo para los perros, bebederos y comederos y proporcionamos dispensadores de bolsas entre nuestros trabajadores para facilitarles la higiene", explica Bosch. Con todo, esta tendencia deberá demostrar con el tiempo sus efectos en el desempeño laboral y personal de los empleados.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum2
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado

ZUp
A Favor
En Contra

Vaya chorrada, habría que preguntar al compañero de trabajo que le parece que el perro de su vecino de trabajo le zampe el bocadillo de media mañana, o le babosee el último informe que le ha pedido el jefe.

Puntuación -2
#1
Jesus
A Favor
En Contra

Esto de la perrolatría va de mal en peor. El lugar de trabajo es para trabajar y no para compartir con nadie ajeno al trabajo, mucho menos si tiene más de dos patas. Ya tenemos suficiente con esquivar las caninas, ponernos tapones en los oidos para poder dormir por culpa de los ladridos o huir pedaleando más rápido porque nos persigue un chucho para que estos mejores amigos de los perros nos obliguen a compartir el espacio con ellos. Que se echen novi@ si se sienten tan solos.

Puntuación -4
#2