Empleo

Por qué no debes avergonzarte a la hora de compartir un despido en LinkedIn y cómo aprovecharlo

  • Ante un despido se debe evitar ver la situación como 'algo personal'
  • Si se publica el despido en LinkedIn, se debe añadir información de interés
  • Una buena opción es apoyarse en la red de contactos profesionales
LinkedIn (Dreamstime).
Madridicon-related

Algunos trabajadores están comenzando a publicar sus despidos en la red social de empleo LinkedIn. Esto, con la misma celeridad que cuando hablan de un ascenso o de una nueva oportunidad laboral. Así, esta opción está ganando terreno entre sus usuarios, por encima de las finanzas personales, de negociar una indemnización por despido o la obtención de beneficios por desempleo.

Albert Ko, director de Ventas en AngelList Talent, afirma haber pasado por cinco rondas de despidos a lo largo de su trayectoria profesional de 15 años. Sobrevivió a tres de ellas. "Hace años, era como un acto vergonzoso", dice Ko, con respecto a publicar un despido en la red. Pero añade que, tras la pandemia y con el actual mercado laboral tensionado, "es un cambio de paradigma con la gente abriéndose a hablar de sus despidos, y también pidiendo ayuda".

Así, superado el tabú, el experto asegura que se puede hacer una serie de cosas al respecto para convertir esa publicación en una buena jugada:

La actitud adecuada

Ann Cascella no tuvo problemas en añadir su despido como analista de datos justo cuando ello sucedió. La misma afirma que, para adquirir apoyos durante lo que fue una dura semana, se mantuvo cerca de su red de contactos profesionales. Todas estas personas le ofrecieron ayuda mediante mensajes cargados de empatía, y también compartieron sus publicaciones. Incluso, varios le enviaban otras ofertas de empleo.

Por su parte, el propio Ko confiese que pasó por varios estados mentales muy negativos, tras el 'shock' que le causaron algunos despidos. Pero finalmente, fue capaz de separar dichas emociones de lo personal: "Solo son negocios. Me necesitaban para ciertos objetivos y, tras un tiempo, ya no era una necesidad".

El mismo dice que el mejor momento para publicar el despido es en cuanto se esté mentalmente preparado. Lo compara con una "ruptura": "No hay un momento ideal para ponerte ahí, pero cuanto antes lo hagas con la actitud adecuada, mejor".

No solo se trata de anunciar un despido

Cascella añade que, en una época en la que incluso gigantes como Twitter están experimentando problemas con el empleo, no basta con anunciar un despido. "Estaba agradecida por la experiencia y estaba buscando nuevas oportunidades", comenta, añadiendo que se deben resaltar las mejores cualidades, así como las preferencias a partir del despido. Asegura que: "La gente no puede darte lo que buscas si no sabes lo que buscas".

Así, en la publicación sobre su despido, Cascella incluyó sus cuatro mayores hitos del anterior trabajo, mostrando el valor que aportaba al equipo y a la compañía, ya fuera con las habilidades que había adquirido o con grandes proyectos que habían impactado en el negocio. Así, con todo esto, y explicitando adecuadamente qué buscaba y qué le causaba mayor expectación, la misma dice que: "Puedes obtener lo que deseas con mayor prontitud".

Incluso, Cascella cuenta que mencionó a algunos de sus anteriores compañeros y jefes, con el resultado de que su anterior superior compartió su publicación, añadiendo aun más posibilidades para ella, sobre todo cuando esto último constituye una gran referencia a nivel laboral. Actualmente ha obtenido algunas referencias de trabajo, y además comenta que ha conseguido realizar una buena aproximación y conectar todos sus empleos previos. Para Ko, se puede añadir una lista de empleadores a los que se admira, del equipo ideal,  la clase de producto o el servicio que interese, incluso el tamaño de la compañía.

Paciencia y organización

Para terminar, Albert Ko dice que lo primero es la salud mental, que se debe comenzar por aquello que se puede controlar. Ante un posible 'agotamiento por buscar trabajo', el mismo pide precaución, pues habrá momentos candentes y otros de tranquilidad.

En la misma línea se sitúa Cascella: "Ser muy disciplinado y limitar el tiempo dedicado a diario a encontrar un trabajo". En su caso envía tres solicitudes cada jornada, que constan primero de hacer llegar el CV y la carta de presentación según la oferta, y luego de ofrecer sus datos al correo o perfil de Linkedin del jefe de contratación.

"Equilibrar el tiempo que no se dedica a buscar trabajo es fundamental", comenta la misma. Aconseja planificar algo para las tardes, aquello  que normalmente se haría un fin de semana. Al final, Cascella dice que la persona debe "disfrutar de su tiempo".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud