Economía

¿Se ha acabado la era del trabajo flexible? Esto es lo que dicen los datos de LinkedIn

  • Ante la caída de ofertas de teletrabajo, muchos siguen demandándolas
  • Las empresas estarían tomando medidas ante la incertidumbre económica
  • Dar marcha atrás puede acarrear consecuencias para las compañías
Trabajo flexible (Dreamstime).
Madridicon-related

De acuerdo con los datos ofrecidos por la plataforma de empleo LinkedIn, la cantidad de ofertas de trabajo remoto están disminuyendo. Sin embargo, un informe del pasado mes de marzo muestra que el 97,6% de los trabajadores querría trabajar de manera remota, al menos durante un tiempo, para el resto de sus vidas. La popularidad de los formatos híbridos de empleo ha aumentado considerablemente desde el comienzo de la pandemia

El 32% de los empleados a distancia encuestados por LinkedIn afirma que la mayor ventaja del teletrabajo es disponer de un horario flexible, mientras que un 25% habla de la posibilidad de desempeñar sus labores desde cualquier lugar.

El mismo trabajo ofrece otras estadísticas con respecto a los trabajadores y su percepción del formato a distancia o híbrido, como por ejemplo que de media ahorran 40 minutos diarios, que de otra forma dedicarían al desplazamiento a la oficina y en la vuelta a casa.

Contra la tendencia laboral

Aunque las ofertas de trabajo a distancia siguen siendo muy superiores a las previas a marzo de 2020, ello muestra un crudo contraste con la realidad preferida por los empleados, según comenta el director en Latinoamérica y EMEA (Europa, Oriente Medio y África), Josh Graff.

"Ahora los profesionales valoran enormemente la flexibilidad en el trabajo, que de manera consistente se sitúa entre las principales prioridades de los empleados por detrás de la remuneración, así como con el desarrollo de habilidades y el balance entre la vida personal y la profesional", añade el mismo.

En Estados Unidos, a pesar de la caída en estas ofertas, las peticiones seguían siendo la mitad del total en el mes de septiembre, tal y como indican los datos de LinkedIn. La tendencia es similar en otros países: en Reino Unido el trabajo a distancia comprende el 14,6% de las oportunidades laborales, pero tiene el 20,2% de las solicitudes; y en India se envía al 11,3% de las opciones remotas disponibles un 20,3% de los currículums.

El porqué de la 'vuelta atrás' en las empresas

De acuerdo con LinkedIn, esta 'marcha atrás' que están dando las compañías se relaciona con la actual situación económica. El 68% de todos los ejecutivos encuestados por la plataforma aseguran estar preocupados por la actual incertidumbre en torno a la falta de estabilidad económica y una potencial recesión, que les obligaría a deshacer al menos una parte del progreso realizado con respecto al trabajo remoto.

"Alrededor del mundo estamos viendo contrataciones bajas y a compañías congelando los reclutamientos, debido a la incertidumbre económica, con los líderes de negocios bajo una presión intensa para gestionar costes y aumentar la productividad", explica Graff. "Donde la pandemia ha llevado a cambios hacia el trabajo flexible y las iniciativas para apoyar a los empleados, el balance de poder está ahora regresando a los empleadores", añade.

El trabajo flexible no es el único beneficio para el empleado que ha sido golpeado de lleno por el contexto económico presente. La encuesta ha encontrado que el 74% de los ejecutivos ha dicho que el desarrollo de actividades deberá ocupar una posición inferior, y el 75% ha contestado que el bienestar del trabajador será probablemente menos prioritario.

Las consecuencias de la vuelta atrás

Mientras que las empresas pueden pensar que reducir beneficios como el trabajo híbrido puede ser de ayuda, Graff afirma que esta decisión podría implicar serias consecuencias a largo plazo. "Aquellas que den marcha atrás al progreso se arriesgan a desmotivar a su fuerza laboral, así como a que cambien a trabajos con condiciones más atractivas. La flexibilidad se convertirá cada vez más en cuestión de supervivencia para los negocios", dijo.

Muchas compañías todavía se tambalean por la llamada "Gran Renuncia", lo que les ha obligado a ofrecer un rango más amplio de beneficios. Algunos ejemplos son la adopción de semanas de cuatro días laborables, para ayudar a reclutar y a mantener a sus empleados.

Por tanto, Graff explica que la adaptabilidad y la flexibilidad son clave para las compañías en la actualidad. "Son aquellos que ven este período como una oportunidad, que están preparados para adaptarse e iterar, así como explorar nuevas maneras de trabajar que les harán superar a sus competidores con el tiempo", afirma el mismo. 

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud