Economía

Le Maire: "Es inaceptable que las grandes firmas se escapen sin apenas pagar impuestos"

  • El ministro de Economía francés evita valorar la situación política en España
Bruno Le Maire, ministro galo de Economía.

El ministro de Economía y Finanzas francés, Bruno Le Maire, se ha marcado un ambicioso objetivo para la reunión con sus colegas del G7 este miércoles y jueves. Francia, que preside este año los trabajos del selecto grupo de grandes economías, quiere nada menos que "refundar el capitalismo", dice en una entrevista con cinco diarios europeos, entre ellos elEconomista.

Como primer paso, Le Maire quiere poner coto a la moneda que quiere lanzar Facebook, la Libra. Y busca alcanzar un acuerdo sobre la tasa digital, puliendo las diferencias que todavía le enfrentan a EEUU sobre este tema. El encuentro en Chantilly (Francia) llega una semana después de que Washington abriera una investigación al impuesto que impondrá Francia a los gigantes de Internet.

Preguntado por si le preocupa el impasse político en España, Le Maire evita comentar sobre la situación nacional. "Éste no es mi papel", responde. Pero sí aprovecha para subrayar la "excelente relación" que mantiene con la ministra de Economía, Nadia Calviño. "España es un gran país y siempre ha desempeñado un papel clave en la construcción europea durante los últimos años", explica.

¿Qué podemos esperar de la reunión del G7 en Chantilly?

Para nosotros, el gran desafío es reconstruir el capitalismo para tener un modelo más justo. El capitalismo, tal como existe hoy en día, se encuentra en un callejón sin salida y debe reinventarse. Está estancado debido a las crecientes desigualdades y al calentamiento global, que hoy en día crea una profunda preocupación entre todos nuestros compatriotas. El papel del G7 es precisamente responder a estas inquietudes, y hacerlo no solo con grandes declaraciones, sino también con decisiones efectivas que cambien las reglas del juego.

"El capitalismo está en un callejón sin salida y debe reinventarse; es un desafío para el G-7"

¿Cuáles serán sus prioridades para la cita?

En primer lugar los impuestos, porque es la palanca más efectiva para lograr un capitalismo más justo. Queremos alcanzar un consenso sobre la fiscalidad digital. También queremos impuestos mínimos. Es inaceptable que grandes corporaciones puedan escapar sin apenas pagar impuestos.

El segundo objetivo es avanzar en materia de las finanzas verdes. Francia es líder en este tema. Somos el primer país que emitió bonos verdes en el mundo. Detrás del asunto de las finanzas verdes existen importantes desafíos técnicos. Por ejemplo, su taxonomía, es decir, qué criterios se utilizan para calificar una actividad como verde.

"No aceptaremos que la 'Libra' de Facebook se convierta en una moneda soberana"

El tercer tema donde queremos avanzar está relacionado con los gigantes de Internet. En primer lugar, existen riesgos de ciberseguridad. Un segundo elemento es la reflexión sobre Libra, la moneda que Facebook quiere lanzar. Queremos un marco regulatorio efectivo para esta iniciativa. El BCE presentará algunas propuestas iniciales. Pero la línea francesa es clara: no aceptaremos que Libra se transforme en una moneda soberana que pueda poner en peligro la estabilidad financiera. Queremos las mismas reglas estrictas que aplicamos a nuestras monedas para Libra.

El cuarto tema son las desigualdades, en particular la desigualdad salarial. Proponemos una mayor transparencia siguiendo, por ejemplo, el modelo francés de información sobre la desigualdad salarial en las empresas. También trabajaremos para la inclusión de las mujeres en la banca, especialmente en los países en desarrollo.

"Trabajamos por la igualdad salarial y por la inclusión de las mujeres en la banca"

No es la primera vez que Francia pide una revisión del capitalismo. El expresidente francés, Nicolas Sarkozy, lo hizo justo después de la crisis financiera de 2008. Su petición se produce ahora en medio de las tensiones comerciales globales y del riesgo de una recesión en Europa. ¿Es el momento adecuado para ganar los apoyos que necesita para estos cambios?

Incluso si encaramos tensiones, el riesgo de una guerra comercial y una desaceleración de la economía, la necesidad de allanar el camino para un nuevo capitalismo nunca ha sido tan alta. Todo el mundo es consciente de que el calentamiento global es la cuestión clave para todos nuestros ciudadanos. También somos conscientes del hecho de que el aumento de las desigualdades entre las naciones y dentro de las naciones es, ante todo, un problema moral y un fracaso económico. Es hora de decidir.

¿Qué propone?

Nuestro enfoque se basa menos en declaraciones y más en decisiones. Menos en grandes estrategias y más en decisiones técnicas. Por ejemplo, somos plenamente conscientes de que un impuesto sobre el volumen de negocios no es la mejor manera de gravar las actividades digitales. Pero esta era la única propuesta para avanzar rápido y de manera efectiva a nivel nacional. El G7 de los ministros de Finanzas debe ser eficiente. Tenemos una visión, que es construir un capitalismo más justo. Pero también queremos tener las herramientas para alcanzar esa visión.

¿Qué espera lograr en el caso del impuesto digital, dado que hay una investigación en los EEUU sobre la tasa digital aprobada por Francia la semana pasada?

Queremos tener una tributación efectiva de los gigantes de internet. He dejado muy claro desde el principio que, tan pronto como haya un impuesto internacional sobre las empresas digitales, retiraremos nuestro impuesto nacional. En lugar de imponer sanciones contra Francia, instaré a mis amigos estadounidenses a entrar en una negociación justa para encontrar un compromiso en el G7. Realmente creo que el hecho de que Francia haya introducido un impuesto nacional ha conducido a una aceleración del proceso dentro de la OCDE.

¿Cuál es el estado de las negociaciones entre las naciones desarrolladas?

Todos somos conscientes de que la imposición de impuestos sobre la facturación no es la solución ideal. Si adoptamos esta opción es porque las otras soluciones son técnicamente muy complejas y con un riesgo considerable de desplazar los ingresos fiscales. En primer lugar, no queremos cambiar los principios fundamentales de la tributación. Los impuestos se imponen donde ocurre la producción y no donde se realiza el consumo. Por otro lado, queremos crear el derecho de imponer un impuesto a las compañías muy rentables que operan en un territorio con poca o ninguna presencia física. La OCDE está trabajando en los umbrales de rentabilidad a partir de los cuales se consideraría la tributación. El problema más complicado es ajustar el nivel de beneficio que se asigna de acuerdo con el grado de digitalización de las empresas.

¿Cuál es la propuesta de EEUU?

Su idea es gravar a las empresas que no tienen presencia física dentro de un país, y no pagan impuestos o tienen un nivel impositivo muy limitado. Es un enfoque interesante, siempre que podamos tener en cuenta también las especificidades del mundo digital y los gigantes de Internet. Estas empresas tienen modelos de negocio basados únicamente en datos. Existe la necesidad de diferenciar entre las compañías para las cuales las actividades digitales son solo una parte de su modelo de negocio y las empresas para las cuales los datos son su modelo de negocio fundamental. Éste es el punto técnico en el que todavía estamos trabajando con los EEUU. Los países europeos realmente queremos que se tenga en cuenta la especificidad de las empresas digitales.

"Necesitamos el apoyo español, es una país clave en la construcción europea"

¿Todavía espera que se pueda llegar a un acuerdo a principios del próximo año, considerando las diferencias que existen?

Si somos capaces de encontrar un compromiso sobre la base que mencioné con EEUU, entonces habrá una posibilidad de alcanzar un acuerdo para 2020 dentro de la OCDE. De lo contrario, siempre resulta muy difícil encontrar un consenso entre 129 naciones, si siete países no han podido ponerse de acuerdo sobre lo mismo. Si no podemos alcanzar un compromiso este miércoles y el jueves resultará complicado logarlo en el nivel de la OCDE.

¿Le preocupa el 'impasse' político por el que se encuentra transitando España?

Realmente contamos con la participación de España, por ejemplo, en el tema de la reforma de la eurozona, en la unión bancaria, en la unión de los mercados de capital, o en el tema de los impuestos internacionales. París y Madrid comparten la misma evaluación y la misma determinación. Necesitamos el apoyo de España.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum8

Francia extínguete
A Favor
En Contra

Y esto explica porque Francia no pinta nada desde hace años en el panorama económico. Queda alguna de sus viejas glorias pero nada nuevo. Es el mayor dinosaurio de la jurásica Europa.

Puntuación 7
#1
Usuario validado en Facebook
Ruben Giacconi Giunta
A Favor
En Contra

Otro "gabacho" que, como los políticos españoles, se cree que el pueblo es tonto. Nunca le meterán caña a las grandes empresas ya que son estas las que bancan a sus propios partidos....... Esto es CIRCO PARA LA GILADA.........

Puntuación 6
#2
solbessolo@gmail.com
A Favor
En Contra

Pero si son esas multinacionales, ONG, grandes fortunas y amigos del Circo Romano digita de estos días los que te han puesto donde estas, y este va a refundar el capitalismo? ja, ja....

Puntuación 5
#3
JuanSinMiedo
A Favor
En Contra

SOLO CON VER LA EXPRESIÓN QUE EMPLEA EL MINISTRO, YA NO HACE FALTA AÑADIR NADA....... " SE ESCAPEN "

Que vergüenza que todo un ministro de un gobierno, que ya está en total declive, emplee las mismas palabras que un asaltador de caminos con sus víctimas.

Querido Bruno, estáis en una vorágine de desmedido gasto, que no tenéis ni idea de como vais a poder solucionar, y todo son ocurrencias impositivas, y no solo a las grandes Multinacionales, sino a todo hijo de vecino que aún resida en la vieja Galia, y que no se haya marchado aún.

De momento, os va a salir cara la maniobra de crear tasas nuevas a las tecnológicas, pues el Gobierno de E.E.U.U. os va a imponer aranceles superiores a todas vuestras lujosas exportaciones, Chaneles, Vuitones, Coñacs, y como no....vuestra costura, mal negocio habéis hecho, y vosotros si que no os vais a "escapar".

Puntuación 6
#4
Liberal
A Favor
En Contra

Ver para creeer: Un país, Francia, que es un infierno fiscal dando lecciones al resto de los países europeos...

Un país que lleva una década con un crecimiento del 1% debería hacérselo mirar, pero su arrogancia les impide ver la triste realidad: Francia ya no es una gran potencia, hace 10 años estaba entre los 10 principales países del mundo, dentro de 10 su puesto habrá sido ocupado por otros países con menso impuestos y con un crecimiento mayor.

Poner altos impuestos tiene un coste (Además de ser expropiatorio): hace disminuir el crecimiento de la economía.

Puntuación 3
#5
artesano
A Favor
En Contra

No es inaceptable que paguen menos. Es sencillamente competencia desleal e injusto y si no es así que le pregunten a cualquier autónomo o pequeño empresario. Estamos hartos de cuentos fantásticos que distraen a mentes cortas.

Puntuación 1
#6
jaf.jafmax
A Favor
En Contra

Hola Artesano.

¿crees que todos los autónomos pagan religiosamente todos los impuestos que deberían?

Puntuación -1
#7
Luis
A Favor
En Contra

Sí, no está bien que las grandes no paguen; aunque tampoco está bien que en Francia se ahogue a las medianas y pequeñas empresas. Estáis arruinando la economía francesa con tanto impuesto para mantener esa inmensa Administración y ayudas a todos los argelinos sin trabajo. Las empresas francesas que pueden se van al extranjero. A ver si los políticos hacéis tb un poco de autocrítica.

Puntuación 1
#8