Economía

Ábalos anuncia un freno a la inversión en obra nueva: "Menos hormigón y más dato"

  • Adif amplía hasta el 31 de octubre el plazo para pedir competir con el AVE
  • Renfe confirma que el low cost empezará a operar en Semana Santa
En la imagen, el ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos.

El Ministerio de Fomento, el brazo inversor del Estado, enfrenta una nueva etapa alejado de la obra nueva y centrado en el mantenimiento y la digitalización. Un cambio de prioridades que tiene su mayor exponente en su cambio de denominación ya que pasará a llamarse Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana.

Así, el ministro en funciones, José Luis Ábalos, ha dejado claro que las prioridades de su departamento van a cambiar de cara a una nueva legislatura, por lo que se frenará la inversión en nuevas infraestructuras de transporte y se centrará el esfuerzo en mantener la red ya existente. Una red que en el caso ferroviario acumula una inversión de 100.000 millones de euros desde los años 90.

"Los nuevos modelos de movilidad requieren menos inversión en infraestructura dura, menos inversión en hormigón y más gestión de datos"

"Los nuevos modelos de movilidad centrados en el desarrollo de la conectividad, la intermodalidad y el aumento de la capacidad que requieren menos inversión en infraestructura dura, menos inversión en hormigón y más gestión de datos", aseguró Ábalos durante la clausura de la jornada de liberalización del gestor ferroviario organizada por Cinco Días y Renfe.

En este punto, el ministro en funciones ha señalado los problemas de disposición presupuestaria como uno de los motivos para frenar la obra nueva, aunque "no es el más importante". No en vano, el Ejecutivo se enfrenta a un fuerte aumento del gasto social y de pensiones en un momento en el que la economía da señales de agotamiento y en el que la Unión Europea sigue de cerca el cumplimiento de los objetivos de déficit de los Estado miembro.

"Hay que superar el enfoque centrado en la creación de nueva infraestructura. No es que no haya necesidad de completar el itinerario, pero disponemos ya de la mayor red de transporte de Europa por lo que centrarnos en ampliar sin más el tamaño de la red no aporta gran cosa al equilibrio regional, a la productividad de la economía o a mejorar las oportunidades de la gente. Por el contrario, si no mantenemos adecuadamente la red que tenemos se verá afectado su nivel de servicio y prestaciones y finalmente a su capacidad de equilibrar el territorio. Sería tanto como restar inversión. Ello exige un equilibrio de la inversión, especialmente por el escaso margen fiscal del que disponemos y es que además, aunque dispusiésemos de todos los recursos que quisiésemos, que no es el caso desde luego, no sería eficaz reproducir formas de actividad pasada", aseveró el ministro de Fomento en Funciones.

"Si no mantenemos adecuadamente la red que tenemos se verá afectado su servicio y sería tanto como restar inversión"

Así, Ábalos defendió la importancia en destinar los fondos al mantenimiento y de apostar por la digitalización, el desarrollo de las nuevas tecnologías de la intermodalidad, de la reducción de las emisiones y de impulsar la integración con Europa como las prioridades del Ministerio en el caso de que finalmente se cierren los acuerdos con Podemos y se logren los apoyos necesarios para formar Gobierno y evitar que se repitan las elecciones. Un tema sobre el que el también secretario de Organización del PSOE no ha querido pronunciarse y, por segundo día consecutivo, se ha visto obligado a huir de la prensa a toda velocidad para evitar contestar a las preguntas sobre las negociaciones con las demás fuerzas políticas.

En el evento sobre la liberalización del sector ferroviario también han participado el presidente de Renfe, Isaías Taboas, y la presidenta de Adif, Ana Pardo de Vera. Los directivos han tratado de arrojar luz sobre los planes de sus compañías para adaptarse a las nuevas condiciones del mercado y a la entrada de competencia. Por ejemplo, el gestor ferroviario ha confirmado que se va a ampliar hasta el 31 de octubre el plazo para solicitar capacidad en la red. O lo que es lo mismo, el plazo para entrar a competir con Renfe en la alta velocidad.

Así, el calendario fijado por Adif para dar el pistoletazo de salida a la entrada de competencia queda de la siguiente manera: a finales de julio se publicará la declaración de red definitiva, el 31 de octubre se cierran los plazos para solicitar la capacidad para operar, el 15 de diciembre de 2019 el gestor publicará las asignaciones de capacidad a los distintos operadores.

La empresa tiene previsto cerrar los contratos marco a diez años a mediados de marzo para que las compañías ferroviarias tengan tiempo de sobra para fijar horarios y rutas y empezar a operar el 15 de diciembre de 2020. De momento, la francesa SNFC es la única que tiene trenes homologados para operar en España. El resto de operadores tendrán que homologar los suyos, que se tarda unos seis meses, y también los títulos de los maquinistas.

El resto de plan de Adif sigue igual: sacar a concurso la máxima capacidad disponible de tres corredores del AVE (Madrid-barcelona, Madrid-Málaga y Madrid-Alicante) y asegurarse de que haya tres competidores en la red de suficiente tamaño y capacidad para operar al máximo. Su plan es elevar un 60% capacidad de los mismos y duplicar su tráfico en los próximos cinco años.

Por su parte Renfe ha confirmado que su AVE low cost va a empezar a operar en Semana Santa (es previsible que opere en la ruta Madrid-Barcelona). Para bajar los costes va a duplicar las horas de rodaje anuales de los trenes de alta velocidad, que actualmente está en las 2.500 horas al año de circulación cuando la capacidad es de hasta 8.500 horas.

También van a aumentar la capacidad de los trenes para que tengan más asientos y limitar los servicios a bordo con personal asociado. Los costes de los cánones y la electricidad y los maquinistas se mantendrán fijos. En esta línea, el operador ferroviario quiere triplicar su inversión en I+D+i para mejorar las ventas por internet y que sean el 90% de todas (actualmente es el 45%).

"Esto nos permitirá reducir un 30% los gastos asociados a las ventas", explicó Taboas. El principal objetivo del grupo es convertirse en una operador integral de movilidad y mantener el control sobre la red de comercialización para evitar ser una utility de las plataformas de ventas de billetes o de viajes. La internacionalización es otra pata importante del grupo, sobre todo en servicios públicos. La idea es que la compañía crezca un 30% y que el 10% de los ingresos provengan de los mercados internacionales y un 30% del servicio de bajo coste.

comentariosforum2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

ja ja
A Favor
En Contra

Claro y fácil, es más barato limitar la velocidad a 50 que adecuar las carreteras, luego lo revestimos con un discurso progresista y listo.

Puntuación 6
#1
forrest gump
A Favor
En Contra

Por favor, no confundir GASTO CON INVERSIÓN, una inversión es cuando el dinero se recupera directa o indirectamente en un plazo razonable de tiempo, cuando no es así debemos considerarlo gasto

Puntuación 5
#2